Aprende lectura rápida

Velocidad óptima de lectura

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Nuestra velocidad óptima de lectura es aquella en la que somos capaces de asimilar un porcentaje muy elevado de la información en el menor tiempo posible. Una velocidad óptima de lectura alta requiere entrenamiento a base de repetición: tenemos que leer con frecuencia. Las velocidades bajas de lectura suelen llevar tasas de abandono muy altas, porque el lector hace mucho más esfuerzo en leer que en comprender el contenido.
03:00

Transcripción

La lectura rápida nace de nuestra capacidad de comprensión del texto, pero también de nuestra capacidad de leer y reconocer el contenido. Solo funcionará cuando estemos acostumbrados a leer, porque si hemos perdido esa práctica, iremos muy despacio, con lo que la lectura resultará muy frustrante y trataremos de evitar la acción de leer, perdiendo aún más esa capacidad de reconocimiento de contenido. La gente utiliza, para leer, una aproximación fonológica, es decir, lee en silencio, mira cada palabra de izquierda a derecha y la pronuncia mentalmente. Aunque este método es perfecto para la absorción de información, para la lectura rápida lo que tenemos que hacer es abstraernos de la aproximación fonológica para trabajar con un modo de visualización, en el que reconocemos las palabras como un todo o, incluso, grupos de palabras de un solo vistazo, lo que nos permite leer más palabras en menos tiempo sin sacrificar mucho la comprensión lectora. Lo que ocurre con este método es que nuestro cerebro es capaz de reconocer visualmente las palabras antes de oírlas de nuestra cabeza, y si eliminamos la lectura por subvocalización, en lugar de leer palabra por palabra seremos capaces de leer grupos de palabras. Esto se logra centrando la vista en pocos puntos por línea haciendo que nuestro cerebro capte entre tres y cuatro palabras por línea. Las palabras son reconocidas visualmente por el cerebro de forma que incluso pueden tener una letra mal colocada y, aún así, entenderíamos su significado, porque la habilidad de anticipación de la comprensión lectora es capaz de asignar el mismo valor incluso cuando la palabra no esté totalmente bien escrita. Al respecto de nuestra velocidad óptima de lectura, cualquier mejora utilizando diferentes métodos será siempre bienvenida. Pero tienes que tener en cuenta un punto de partida: y son 160 palabras por minuto, que es la cantidad de texto que puedes leer y vocalizar simultáneamente como mínimo. Todo lo que consigas por encima es ya un éxito, y solo tienes que ir haciendo mediciones de tanto en tanto, sin engañarte, para ver qué cifras has alcanzado. Una buena forma de aumentar nuestra velocidad lectora, reteniendo conocimiento, es utilizar los subtítulos en películas y series. La idea es usar la verisón original o eliminar el audio y utilizar solo los subtítulos para absorber información. Ver una serie o una película requiere que fijemos en nuestra mente una serie de contenidos basados en los eventos, por lo que, además de la vista, debemos acreditar nuestra lectura rápida y nuestra capacidad de comprensión lectora al máximo. Recuerda, de nuevo, y es muy importante que la velocidad óptima de lectura puede variar en función del tipo de contenido y el conocimiento acumulado anteriormente que te permita reconocer ese contenido. Mi velocidad, por ejemplo, de lectura de documentación técnica sobre informática es muy alta, pero tengo que variar esa velocidad óptima cuando se trata de una novela o de un documento médico, por ejemplo.

Aprende lectura rápida

Aprende a captar los conceptos fundamentales de toda la documentación que pasa por tus manos, gracias a técnicas de lectura rápida con las que mejorarás tu compresión lectora.

37 min (15 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:7/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.