Aprende caligrafía con brush-pen

Vectorización de pieza escaneada

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Otra de las posibilidades que nos ofrece nuestra pieza caligráfica es la de servirnos de base para la realización de un lettering digital. Vamos a ver cómo vectorizarla teniendo en cuenta que podemos hacer modificaciones con respecto al trabajo manual.
11:27

Transcripción

Bueno, ya hemos visto cómo realizar una pieza caligráfica: papel Brush pen y mucha práctica, muchas horas, buena música y a caligrafiar. Luego hemos visto cómo podemos escanearla, pasarla por Photoshop y, mediante un par de pasos muy sencillos, pues la independizamos y la podemos usar tal y y como ha salido de nuestra mano, esta pieza caligráfica, en nuestros trabajos. Otra de las posibilidades que se nos plantean, bueno pues hacer "lettering" digital. De esta manera, nos ahorramos los pequeños errores o pequeñas imperfecciones que puedan surgir de nuestro trabajo hecho directamente a mano. Así que por ese lado, punto positivo. El punto negativo es que, bueno, pierde esa calidez, ese aspecto orgánico de algo que realmente es irrepetible y que ha salido directamente de nuestra mano. Así que como digo, bueno, hemos visto también como vectorizar, de la manera que podemos el Illustrator y aquí estamos. En un nuevo documento de Illustrator he incrustado las pieza escaneada, tal y como hemos hecho en Photoshop. ¿Y cuál sería el siguiente paso? Bueno, pues empezar a vectorizar. Como este es un proceso largo, que según tu pericia, pues bueno, te puede llevar entre –no sé– dos, tres, cuatro horas, pues bueno, yo ya he adelantado trabajo y vemos que tengo aquí tres capas. En una he puesto guías para mantener una misma proporción de altura de letras. Y en esta otra capa, bueno, pues el trabajo que he ido adelantando, como ves, he ido modificando cosas, he ido arreglando... Es lo que tiene el "lettering", que en realidad no estás escribiendo letras, sino que las estás dibujando, las estás creando. Con lo cual, tienes la libertad de ir modificando lo que quieras, ir arreglando cositas. Bueno, pues si se te ocurre que esto quedaría mejor así, pues lo haces, y por supuesto va a quedar siempre todo mucho más homogéneo. También depende de la pericia tuya como calígrafo. Pero bueno, como esto es un curso de iniciación o introducción a la caligrafía, pues es normal que no nos salga perfecto. Aunque, como digo, siempre va a tener un valor añadido nuestra pieza hecha a mano. Como ves, he adelantado este trabajo. Quedaría por hacer la N y esta raya de aquí, esta floritura, así que vamos a hacerla juntos. ¿Cosas que hay que tener en cuenta? Pues bueno, yo trabajo por capas. En la primera, coloco la pieza y la bloqueo para que no moleste. En la segunda, pues yo coloco estas guías a modo de la pauta que usábamos para la caligrafía –¿recuerdas?–, la ponemos aquí. Y luego pues una tercera capa para ir trabajando. Y conforme las necesito o no, pues las voy ocultando. ¿Otro puntos con los que trabajo? Yo, como solo vamos a utilizar la herramienta Pluma y sus subherramientas, pues bueno, hago clic aquí en este botón y nos despliega un panel con estas cuatro herramientas, que es independiente y que lo podemos mover y entonces así o te aprendes los atajos de teclado... Pero yo así, bueno, pues los tengo como a golpe de ratón y puedo utilizarlos más fácilmente. Y luego en cuanto a la anatomía, cuestión de seguir la pauta que nos marca la caligrafía y vamos ajustándonos a las guías que hemos hecho y tenemos mucho cuidado en que si esta curva es de esta manera, pues intentamos repetirla aquí, o incluso podemos duplicarlo, como he hecho aquí, y ya tenemos media letra hecha y cosas así. Hacemos un poquito de reciclaje tipográfico. ¿Cosas que hay que tener en cuenta también? Bueno, pues que los gruesos van a ser siempre iguales, ¿de acuerdo? Así lo que creamos es un ritmo. Además, si mantenemos la inclinación, bueno, pues estamos creando un ritmo visual muy interesante. Lo mismo con los finos. Vamos a intentar que todo sea homogéneo y que todos los gruesos sean de un grosor y que todos los finos sean de ese mismo grosor, finito. Y por último, bueno, sé que soy un pesado con la ortogonalidad, pero es importante. Por muy rara que sea la letra –vamos a ver por ejemplo la S– vamos a ver que se cumplen los principios de ortogonalidad. Vemos que los puntos están... Empezamos a subir hacia la derecha y cuando giramos hacia la izquierda, plantamos un punto y lo ponemos en ángulos nobles los manejadores. Seguimos subiendo, aquí hay un cambio de dirección brusco. Aquí esto es un vértice, no es un cambio dirección, así que colocamos el punto, como con los manejadores, como nos venga bien. Lo mismo aquí, pero aquí ya, al ser una curva, pues lo plantamos allí. Ángulos rectos, algunos rectos. Como ves, no he mentido y, usando la ortogonalidad, podemos construir cualquier forma. Así pues, vamos a realizar ya la siguiente letra. Vamos a hacer la N y la vamos a hacer con un poco de reciclaje tipográfico. De hecho, no hay que pensar mucho. La N la podemos sacar de aquí. Vamos a colocarla a su sitio. Lo idóneo para este tipo de cosas es una pieza para este asta, otra pieza para esta otra pieza. ¿Por qué? Porque es más cómodo a la hora de hacer modificaciones, ¿Pero cómo decidimos cuántas piezas? Bueno, pues depende casi del número de trazos que hayamos hecho al caligrafiar. Nosotros presionamos aquí el pincel, bajamos, levantamos un poquito –no hace falta levantarlo pero bueno, imaginemos que lo levantamos– y aquí empezaríamos a hacer otra. Haríamos este bucle y saldríamos. Vale, levantamos el pincel para hacer la E. Pues bueno, otra pieza. Lo mismo ahí y así vamos construyendo una pieza, otra pieza, otra pieza, otra pieza, otra pieza... Aquí esta pieza es diferente a esta, pero bueno... porque he introducido este tipo de juegos visuales, para hacerlo un poquito más interesante el conjunto y que también se entiendan mejor los cambios de letras. Así pues, como digo, vamos a hacer la N. Aquí, como esto es mucho más corto... de hecho, vamos a eliminar este punto. Yo la pluma siempre la uso desde aquí, aunque es la P, porque este es el más, menos y este la Mayúscula + C. Exacto. Pero cuando quiero cambiar entre flechas, pues bueno uso la V para selección y la A para selección directa. Entonces entre la A y la V y este panel de aquí, voy trabajando. Aquí se hace una pequeña trampa, un truco podríamos decirlo, que consiste en engañar al ojo y de esta manera –aunque esto tendría que bajar por aquí– pues lo metemos un poquito y así lo que hacemos es una sensación de blanco, que al alejarnos no se nota que hemos hecho esa trampa, pero sí que entra más luz por esa forma y entonces es más latente esta subida del hombro de la N. Bien, ya tendríamos la N. Aquí ya podríamos exagerar más este trazo como quisiéramos, ya para terminar. Si quisiéramos hacer así, pues sin ningún problema, ¿no? En este caso, no lo vamos a hacer y lo que vamos a hacer va a ser acabar con una floritura. Y para ello vamos a usar la pluma y vamos a ver cómo vectorizo yo. Hay varias formas, pero bueno. Si tu ya estás acostumbrado a trabajar con este tipo de herramientas, pues hazlo a tu manera. Yo lo que hago para asegurarme de que planto los puntos es colocarlos sin curvas allí donde deberán ir –vamos a hacer por ejemplo esto así– y a partir de allí, los hago curvos. ¿Por qué hago esto? Bueno, porque así me aseguro de que los estoy colocando allí donde hay que colocarlos. Por ejemplo, para hacer la E lo que hago es así. Y a partir de allí, he construido esto. Ya simplemente luego voy haciendo así y voy ajustando. Pero de esta manera me aseguro y no tengo tentaciones de... Pues si voy trabajando así, voy colocando más puntos. Igual es una tontería de técnica, pero bueno, en mi experiencia he visto que funciona muy bien. Incluso si no estás muy acostumbrado a la técnica de la ortogonalidad, bueno, pues es una manera muy, muy sencilla de entenderlo. Así pues... Y ahora sería cuestión de ajustar esto. Aquí vamos a hacer un poquito más redondo este vértice. De hecho, aquí, con la tijera, vamos a seguir haciendo esos cortes, eliminamos lo que nos ha quedado y unimos esto, para que no se nos quede nada colgando. Y bueno, de esta manera tendríamos ya nuestro "lettering" acabado. ¿Ves que es fácil? Bueno, en realidad... o sea sí, es fácil, lo que en realidad necesitas es paciencia. Como ves, bueno, vas aprovechando partes, vas plantando puntos, o lo haces como tu estés acostumbrado a vectorizar, y poco a poco y con estas guías mantenemos cierta homogeneidad entre altura de letras, intentamos mantener la verticalidad o la diagonalidad, el ángulo, de nuestras astas, y homogeneidad también entre gruesos y finos en todas las letras. De esta manera, conseguiremos un "lettering" a partir de nuestra caligrafía muy bien hecho y que podemos utilizar en cualquier ocasión.

Aprende caligrafía con brush-pen

Aprende a enriquecer tus diseños con las posibilidades que nos brinda la caligrafía, escribiendo con brush-pen de una manera muy expresiva. Eso sí, ¡con algo de práctica!

2:39 horas (38 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.