Fundamentos del diseño: Composición

Variaciones en el uso de retículas

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1268 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Las variaciones son los diferentes tipos de retículas generalistas que podemos aplicar en nuestros proyectos gráficos. Ya sea un libro, una revista o un poster, disponemos de retículas de diferentes tipos que pueden ayudarnos a crear la composición que necesitemos.
08:07

Transcripción

Encontrar la retícula adecuada para el contenido de un proyecto concreto, no es algo que podamos dejar al azar. Necesitamos contar con la experiencia necesaria sobre la teoría del uso de retículas para poder desempeñar nuestra labor correctamente. Y uno de los primeros pasos, es conocer de la existencia de diferentes tipos de retículas. Entre las variaciones de retículas existentes, podemos encontrar las de tipo "clásico" o "manuscrito", para publicaciones más tradicionales. Las retículas multicolumna. Las de tipo modular. Y las retículas de corte jerárquico. Cada una tiene sus peculiaridades, como vamos a ver a continuación. Las de tipo clásico o manuscrito, bueno, pues es la retícula más sencilla de todas. Es un rectángulo sobre la mayor parte de la página y está indicada para libros con una sola zona de contenido de tipo texto generalmente. Los márgenes de la página delimitan el tamaño y la posición de la retícula. Su estructura secundaria marca la posición de elementos como la paginación, títulos, y si fueran necesarias, bueno, pues las notas a pie de página. Por norma general, se establece una longitud de línea de unos 52 caracteres aproximadamente. Aunque no lo tomes como una regla absoluta. Esto puede resultar repetitivo para el lector y por eso, para evitarlo, hay que ajustar el tamaño de los márgenes a lo que el diseñador quiera transmitir: calma, tensión, simetría... De igual forma, la lección tipográfica, el uso del color, los grises, el interlineado... Todo afecta. Vamos a ver algunos ejemplos rápidos que tengo abiertos en el navegador. Esto sería una retícula de tipo clásico, vemos que tenemos como una mancha de texto, delimitada por los márgenes superiores, izquierdo, inferior en este caso. Aquí tendríamos cómo se construiría, bueno, pues esta retícula de tipo manuscrito, donde tenemos el área dedicada para el contenido, el texto. Tenemos los márgenes. Y luego zonas inferiores y superiores para incluir otros elementos de información secundaria, como pudiesen ser en este caso, bueno, pues titulares, la paginación, lo que nosotros necesitáramos. Aquí otro ejemplo de retícula de tipo manuscrito. La retícula de tipo multicolumna se caracteriza por ser una retícula muy flexible. Las columnas pueden ser dependientes o independientes. El ancho puede ser igual o puede ser diferente. Se puede construir una retícula con columnas para el texto principal, también con imágenes, columnas más pequeñas con distinto ancho para textos secundarios. Siempre hay que tener en cuenta el cuerpo del texto, el tamaño, para definir el ancho de la columna. La lectura debe ser fácil y continua. La calle o distancia entre columnas tiene que tener una medida determinada. Y los márgenes generalmente se hacen con el doble de esa medida. De esta forma, la atención se dirige hacia el texto, creando armonía entre los espacios definidos en la retícula. Aquí tenemos un ejemplo de retícula multicolumna equilibrada casi de manera simétrica, donde cada página dispone de tres columnas y esto le da una sensación de estabilidad a la composición. Pero se ve afectada por la ubicación de las imágenes en la zona superior, y eso ayuda a romper ligeramente con la monotonía de la estructura. Aquí tenemos otro ejemplo de retícula multicolumna, donde se estructura la información y donde además se aplican otros conceptos ya vistos anteriormente, como la escala para jerarquizar los diferentes elementos, el uso del color para aportar contraste, elementos fijos en la zona superior. Veamos ahora un tipo de retícula adicional. La modular. Es adecuada para publicaciones de gran envergadura, muchas páginas y muchos elementos por página. No deja de ser una evolución de la retícula multicolumna. Se caracteriza por ser una retícula de columnas con elevado número de líneas de flujo, que modulan la propia retícula formando módulos. Estos además pueden ser independientes o empleados con un objetivo común. El uso práctico es la característica principal de esta retícula. Y además también se caracteriza por su orden, claridad, sencillez y versatilidad, aportando a la [inaudible] un aire cuadriculado, pero no por eso limitado, en cuanto a la disposición de los elementos propios que incluyamos en la publicación. Un ejemplo de retícula modular lo tenemos, bueno, pues cuando tenemos una página como el formato base en una revista, y sobre ella creamos una cuadrícula de diferentes elementos que podamos ir alternando, haciendo más grandes o más pequeños, para generar diferentes plantillas con las que poder trabajar. Aquí tendríamos, en el navegador ahora mismo viendo, bueno, pues la diagramación de un par de páginas de un proyecto editorial, el que estábamos viendo anteriormente. Se han creado una serie de módulos, en este caso cuadrados, tenemos un sistema de columnas. Y bueno, sobre este sistema se van construyendo las diferentes variaciones para las páginas del proyecto al completo. De esta manera no estamos restringiéndonos a tener solo un tipo de plantilla para usar en todas las páginas de la publicación, sino que podemos hacerla tan dinámica y tan diferente como nosotros necesitamos. Aquí tenemos muchos ejemplos creados a partir de la retícula. Y aquí otro ejemplo. Tenemos una página que podría parecer un sistema multicolumnas, pero bueno, luego realmente estamos ante un sistema de mulicolumna evolucionado, es decir, un sistema de retícula modular, estamos incluyendo imágenes que se intercalan con el contenido de tipo texto. Y además, no siempre estamos respetando la misma retícula, sino que en este caso, bueno pues tenemos tres columnas. Aquí tenemos un texto destacado con algunos elementos gráficos. Y en esa misma disposición de cinco columnas, bueno pues aquí si que las estamos empleando, pero estamos intercalando fotografías. Por último, tenemos la retícula jerárquica. Es la que fundamentalmente se adapta a las necesidades de la información que necesitamos transmitir. La disposición es intuitiva, con columnas variadas, vinculada a proporciones de los elementos, y no se suelen realizar repeticiones regulares como lo que podemos ver en una retícula modular. Como ya digo, las columnas son variadas, ofreciendo gran versatilidad. Y bueno, tal vez esta última no nos sirva para estructurar una revista al completo, o un libro, pero sí para estructurar la portada y la contraportada. Dos ejemplos de introducción a artículos en los que aparentemente no hay una retícula modular ni clásica, ni siquiera multicolumna. Probablemente detrás de estos diseños haya una retícula jerárquica, más libre, que nos ha permitido jugar con los pesos de los diferentes elementos. Lo que tenemos que tener siempre presente es que las retículas se emplean para ayudar al público objetivo a diagramar la información, a entender qué es lo más importante, lo que menos, y a seguir el flujo informativo del mensaje. Usar retículas nos va a permitir establecer relaciones entre los diferentes elementos presentes. Y bueno, como nota adicional, es prácticamente imprescindible en el mundo editorial usar una retícula. No se trata de crear una revista o publicación donde todas las páginas sean exactamente iguales, sino de aportar dinamismo y sorpresa. Y qué mejor forma de hacerlo correctamente si no es usando una buena retícula de base. Para ampliar información sobre el uso de retículas y las variaciones, podríamos acceder a la página web de thinkingwithtype.com, donde además de encontrar información a nivel de tipografía, del uso de textos, etc. tenemos una sección dedicada específicamente al uso de retículas.

Fundamentos del diseño: Composición

Aprende conceptos y principios básicos que te servirán para crear una composición exitosa desde el momento en que tengas una idea clara y un mensaje a transmitir.

2:17 horas (30 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.