Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Fundamentos del dibujo vectorial

Una relación de armonía con los diferentes clientes

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1288 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Tu cliente no es tu enemigo, pero tampoco es tu amo ni te está haciendo ninguna obra de caridad. Aprende a tratarlo en un punto medio: darle lo que quiere versus darle lo que necesita, para que no te coloques en un lugar donde las cosas pueden ponerse difíciles.

Transcripción

Tu cliente no es tu enemigo, no es tu amo y tampoco te está haciendo ninguna obra de caridad ni ningún favor. Vamos a ver, no es tu enemigo, no hay que partir de la idea de que no sabe lo que quiere ni sabe lo que dice, ni de que porque nosotros somos el experto le vamos a imponer nuestra idea. No va por ahí, ¿OK? Tampoco vamos a cumplirle todos los caprichos ni todo lo que pida, ni vamos a soportar malos tratos ni mucho menos. Y tampoco nos está haciendo una obra de caridad, estamos brindando un servicio, estamos haciendo un intercambio de negocios. Hay que estar muy atentos para poder diferenciar lo que el cliente quiere y lo que necesita. Hay que ser muy asertivos con esto y tratar esta conversación con mucha amabilidad. Esta conversación va a surgir siempre, tu cliente se va a colocar en este lugar varias veces y tú vas a tener que ser muy paciente, muy tranquilo para no dejarlo aquí y acomodarlo en otro lugar. Todo esto es en tu mente. También se va a colocar aquí y tampoco lo vas a dejar que se quede ahí. También te puede salir con el cuento de que pues te está haciendo un favor con este trabajo y pues que tú deberías de casi, casi hacer lo que él te pida. No, tu trabajo va a ser ser muy asertivo, muy asertiva y muy amable para encontrar este punto medio entre lo que quiere y lo que realmente necesita. A veces es lo mismo y ese momento, esa combinación es muy afortunada. A veces no, a veces tienen elementos en común, a veces son cosas completamente distintas y hay que ser muy claros, muy asertivos con eso y muy amables a la hora de tratar ese tema con el cliente. Para que esto suceda de manera correcta, tienes que tener claro el mensaje que van a comunicar. El cliente te pide un ícono de una taza de café caliente. Perfecto. Tú haces el dibujo y en algún momento te dice: "Oye, ¿sabes qué?, que me gustaría incluir color azul en el humo. OK, vamos a hacer el trazo para poner el ejemplo. Te pide un ícono de una taza de café caliente, entonces tú dibujas la taza y dibujas el vaporcito que sale, el humito. Y el cliente te dice que quisiera que eso fuera azul. Lo que el cliente quiere es el azul. Lo que necesita es cualquier otro color que no sea azul, porque a la hora de que la gente vea esta imagen con la taza emanando azul, va a parecer café frío. ¿Me explico? Lo que él necesita es el ícono de café caliente, porque es una cafetería de café calentito. Lo que el cliente quiere es un capricho o es una idea, pero no es lo que necesita. Entonces tienes que ser muy asertivo para encontrar ese punto y también ser muy amable para tratar ese punto con el cliente. Después tienes que tener muy claro quién es el receptor del mensaje. Vamos a pensar que tu cliente es un señor "biker" muy divertido, muy buena persona, pero es un señor "biker" pelón, todo tatuado, fuertote y que se le ocurre poner un negocio de guardería para niños y niñas de mamás "bikers". Entonces tu cliente asume que por ser de su mismo clan, digamos, de su misma tribu urbana, por ser mamás "bikers", motociclistas, piensan igual que él. No es cierto, el receptor del mensaje no deja de ser mujer, no deja de ser mamá, que son dos aspectos que tu cliente, por más que quiera, no tiene. Entonces, hay que tener muy claro este asunto. Tan sencillo como que el cliente podría pedirte que la comunicación de su guardería para niños de mamás con motocicletas fuera en masculino todo el tiempo, porque él es supermasculino y rudo. No está funcionando. El mensaje a lo mejor está claro, pero está perdiendo la idea del receptor del mensaje. O regresando al ejemplo del café: el receptor del mensaje, los receptores del mensaje van a recibir esta idea, si es azul, como frío. No importa que el cliente no lo vea así, el receptor del mensaje sí lo va a ver así. Y con esta idea de receptor del mensaje puede ser superpreciso también. Si quieres, puedes tener nivel socioeconómico, nivel de educación, género de la persona y si es una tribu urbana específica, un público ultramegaespecífico, todo eso vale la pena que lo tengas claro. Finalmente, hay que tener muy claro también la emoción que buscamos transmitir. Con estos tres elementos, es muy sencillo poder determinar lo que el cliente necesita, lo que el cliente quiere y ver de qué manera podemos lograr un balance entre estos dos para que tu cliente no se convierta ni en tu enemigo ni en tu amo ni parezca que te está haciendo una obra de caridad o un favor.

Fundamentos del dibujo vectorial

Aprende a crear dibujos vectoriales y como utilizar las herramientas, capas y paletas de color para ello, transforma tus bocetos en trazados vectoriales para formatos digitales.

3:16 horas (39 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:11/05/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.