Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Gestión empresarial: Trucos semanales

Toma mejores decisiones en el trabajo

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1288 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
03:10
  Añadir a marcadores

Transcripción

La habilidad para tomar decisiones es fundamental para el éxito profesional. Ya sea que estés por hacer una contratación o lanzar un nuevo producto, tomar decisiones es la base de lo que hacemos. Por eso es sorprendente lo poco que pensamos en la toma de decisiones. Estamos tan ocupados que solo reaccionamos en lugar de pensar. Aquí tienes cuatro consejos prácticos diseñados para hacerte más eficaz al tomar decisiones. Primero, antes de tomar una decisión, pregúntate: ¿esta decisión es importante o solo algo que debo hacer? La llamo la regla del 80-20. El 80 % de lo que hacemos son solo cosas que deben hacerse, no son irrelevantes pero tampoco son de importancia estratégica. El 20 % son decisiones relacionadas con las personas, las tareas y los proyectos más vitales. Esos son los impulsores de tu futuro éxito. Si no piensas en el 80-20, corres el riesgo de invertir tiempo y decisiones en cosas de menor importancia. Segundo, luego de determinar la importancia de una decisión, piensa en la cabeza y el instinto. La cabeza se refiere al uso de un enfoque lógico y sistemático para la toma de decisiones, mientras que tu instinto se refiere a un enfoque más rápido basado en la intuición. En términos generales, la intuición es más segura para las decisiones en el grupo del 80 % y la cabeza es mejor para las decisiones en el grupo del 20 %. Tendemos a usar la intuición demasiado, porque estamos muy ocupados. El problema es que la intuición puede fundarse en decisiones pasadas. Cometemos el error de suponer que la situación actual es similar a una anterior y pensamos que podemos emplear con seguridad las soluciones que hemos aplicado en el pasado. Cuando dudes revisa tus suposiciones. Luego piensa por qué la nueva decisión es única. Tercero, si decides usar la cabeza en lugar de la intuición, utiliza un modelo en el proceso de toma de decisiones. No solemos aplicar un modelo específico en el proceso o una metodología para tomar decisiones importantes. Por ejemplo, aquí tienes una versión de un modelo famoso y simple: define el problema, genera alternativas, evalúa las opciones y ejecuta la decisión. Hay muchos modelos fáciles como este, te ayudarán a evitar suposiciones erradas y decisiones prematuras, así que busca un modelo. Por último, no tomes decisiones por ti mismo, busca ayuda de una persona que esté dispuesta y sea capaz de cuestionarte, que esté dispuesta a pensar en tus suposiciones y a debatir un poco para comprobar la calidad de tu lógica. Esa persona puede ser útil, suponiendo que tienes tiempo, pero puede ser muy útil para grandes decisiones. No temas a un pequeño y honesto debate. En términos generales, aumentará la calidad de tus decisiones. La toma de decisiones es fundamental para tu carrera. Quiero que empieces a pensar un poco más, piensa en la importancia de cualquier decisión, en el uso de la intuición frente a la toma sistemática de decisiones, en la necesidad de un proceso de toma de decisiones y en el valor de esa persona capaz de cuestionarte. Si lo haces, pronto estarás listo para tomar decisiones más reflexivas y eficaces.