El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Gestión empresarial: Trucos semanales

Solventa tus errores

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:30
  Añadir a marcadores

Transcripción

Nadie es perfecto, todos cometemos errores. Lo que diferencia a los empleados promedio de los estelares no es quién comete errores y quién no. La diferencia es quién encuentra soluciones más rápido. Por supuesto, no debes cometer muchos errores, pero cometer errores es normal. La diferencia está en lo que haces al respecto. Para sacar el máximo provecho a tus errores, mantén estas tres reglas en mente. Primero, cuando estés muy seguro de que cometiste un error, reconócelo, a ti mismo y luego ante el equipo. Si es una cuestión trivial, tal vez no necesites hablar con otros, solo arréglalo. Pero si es un error importante, asume tu responsabilidad y no culpes a los demás. Recuerda que la culpa es solo un acrónimo de Culpabilidad Unilateral que Las Personas Asumen. Aunque es cierto que puede haber más culpables, no desarrollarás un equipo si culpas a los demás, sino solucionando los problemas. Ahora, resolvamos el problema. El mayor objetivo es encontrar la causa. Usualmente, los profesionales se han ocupado tapando agujeros en lugar de solucionar el problema de fondo. Por ejemplo, supongamos que vendes máquinas industriales y un cliente llama y se molesta por el funcionamiento de uno de tus productos. Debes hacer una elección, puedes hablar con el cliente para mejorar las cosas o puedes enviar un técnico para asegurarte de que la máquina esté funcionando bien. O, incluso, podrías ir a ayudar a tus colegas de ingeniería y producción para identificar la raíz del problema. Si utilizas la solución a corto plazo, como el ejemplo de enviar un técnico, puedes hacer feliz al cliente, pero sabes que el problema se repetirá. Finalmente, registra lo que aprendiste, incluso si piensas que los demás empleados de la organización no tienen que lidiar con este tipo de problemas, nunca se sabe lo que podría pasar mañana. Por eso debes registrar lo que has aprendido. Podrías hacer notas en un archivo de computadora o fotos o vídeos digitales en un repositorio central. Invertir unos minutos para anotar lo que aprendiste podría ahorrarte horas o incluso días en el futuro. Nunca serás perfecto, y qué. Sí que puedes ser mejor aprendiendo a solucionar tus errores. Utiliza esas tres reglas y tus errores podrían ser útiles.