El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Fundamentos de la gestión de proyectos ágil

Selecciona un proyecto ágil

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Usar la gestión ágil para los cambios de procesos obliga a que la empresa priorice el trabajo e implemente primero las prestaciones más importantes y los cambios del proceso. Para reubicar a los trabajadores es mejor un enfoque más tradicional.
03:56

Transcripción

Uno de los principales factores de éxito es la selección del proyecto al que aplicar los métodos ágiles. Los buenos candidatos para proyectos ágiles comparten las siguientes características. Primero, tienes que entregar un producto de calidad rápido pero no todo a la vez. Segundo, esperas que los requisitos cambien o evolucionen. Tercero, tu organización está dispuesta a ofrecer empleados capacitados que de forma autónoma puedan tomar decisiones sobre el producto que se va a producir. Y por último, crees que el producto puede hacer que el valor comercial aumente. Vamos a ver un ejemplo de proyecto ágil y de un proyecto no ágil. Digamos que quieres implementar un sistema de información ejecutiva. Tienes un presupuesto acordado. Ejecutivos interesados: siete. Cada uno con necesidades muy distintas. Quieren tener el producto cuanto antes mejor. Quieren que el proyecto esté completado antes de que acabe el año. Este proyecto es ágil con todas las letras. Los requisitos cambiarán sin lugar a dudas y evolucionarán cuando los ejecutivos empiecen a ver más posibilidades. El proyecto se desglosa en sprints fácilmente y puedes categorizar e implementar prestaciones para cada ejecutivo. Veamos otro ejemplo. Tienes que actualizar un proceso comercial y sustituir los procesos administrativos con otros más actualizados para cumplir la demanda del cliente. Esto es algo que tu empresa hace cada tres o cuatro años con una serie de pasos y procesos que seguir. El presupuesto ya está acordado. Hay que completar el alcance y conoces las áreas y el número de procesos que hay que actualizar. Este no es un buen candidato para la gestión ágil. No hay motivos para establecer sprints y preguntar si se requieren nuevas prestaciones al final de cada sprint. El proyecto ya se ha completado en el pasado con otros métodos. Funcionó y ya todos están acostumbrados a hacerlo así. ¿Este proyecto podría implementarse en iteraciones similares a los sprints? Sí, pero hacer iteraciones a algo no lo convierte en un proyecto ágil. El ciclo de vida del proyecto a veces se llama iterativo y puede ser una forma astuta de gestionar un proyecto. También sabemos que todos los procesos tienen que ser actualizados. Entonces no conviene desglosar el proyecto y permitir que solo algunos de los procesos se actualicen en base a un calendario preestablecido que podría ocurrir con un proyecto ágil. Lo mejor es aplicar un enfoque más tradicional que ya funcionara en el pasado. No todos los proyectos tienen que implementarse como un proyecto ágil o uno no ágil. Es posible crear un híbrido entre ambos. Por ejemplo, para la presentación de una nueva línea de productos de un negocio ya existente. Se podrían usar técnicas ágiles para desarrollar nuevos productos de marketing y tener tantos como sea posible en la fecha de entrega del producto. Y usaría un ciclo de vida más tradicional para la reorganización de empleados en el nuevo departamento de producto. Ya que hay que evaluar a cada uno se le tienen que cambiar las responsabilidades y crear un nuevo trabajo. Yo aplicaría primero los cambios de personal a un área determinada y después, los cambios del proceso los haría una nueva plantilla reasignada. Usar la gestión ágil para los cambios de procesos obliga a que la empresa priorice el trabajo e implemente primero las prestaciones más importantes y los cambios del proceso. Para reubicar a los trabajadores es mejor un enfoque más tradicional. En resumen, los proyectos ágiles pueden aplicarse en distintas situaciones e implementarse de formas distintas. Todo depende del proyecto y la organización en la que estés trabajando y si las características ágiles son la mejor forma de crear cambio para tu cliente.

Fundamentos de la gestión de proyectos ágil

Aprende a aplicar este tipo de gestión con los proyectos apropiados, así como las herramientas y técnicas que son necesarias para gestionar un proyecto en su ciclo de vida ágil.

1:16 horas (22 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:22/03/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.