Desarrolladores: Trucos semanales

Sé tolerante al fracaso

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Aprende los mejores trucos y tips, y descubre los conceptos básicos indispensable para todo desarrollador web, independientemente de tu experiencia. Si ya llevas desarrollando por años o si vienes del mundo del diseño y jamás has tocado una sola línea de código, todo lo que aprenderás con esta serie semanal de trucos serán una gran adición a tu actividad profesional y apuntalará tus habilidades como programador o desarrollador. Descubre desde increíbles consejos para que puedas tratar con tu cliente y saber cómo cobrar adecuadamente, hasta cuestiones técnicas claves para organizar y gestionar mejor tu tiempo y proyectos desarrollando.
01:37
  Añadir a marcadores

Transcripción

Mucha gente ajena al medio siempre comenta que trabajar en esta área es muy gratificante, pero te puede ir muy bien económica y profesionalmente. Pero lo que no ven son los berrinches diarios que hacemos cuando algo no compila, cuando el error era un simple punto y coma o cuando estamos tan metidos que no nos damos cuenta de otra solución de manera oportuna. Yo siempre digo que los desarrolladores somos buenos llevando los sinsabores de la vida. Porque a diario experimentamos con los sinsabores que nos un código erróneo. Diariamente nos volvemos más tolerantes al fracaso. Tanto que, incluso, cuando en un proyecto comienzan a salir los primeros errores o box, tu pensamiento deja de ser: "no ya empezamos mal", seguido de un rostro desencajado y de frustración; y en lugar de esto, tenemos un: "que se formen los errores, ahorita los atiendo uno a uno", mientras te remangas las mangas de la camisa. Los fallos en el código son el pan nuestro de cada día y con cada falla aprendemos nuevas cosas; y en el siguiente proyecto, podemos evitar toda esa problemática. Incluso, hasta llegar al momento en que muchos módulos o aplicaciones nos salen sin errores y a la primera, y cuando esto pasa, nos sentimos el rey del mundo, y con justa razón. Sin embargo, existen algunas cosas que podemos hacer para lidiar con esta frustración y, obviamente, con los errores. La primera es: si ya pasaste más de cinco o diez minutos allí atorado, pasa a lo siguiente; sino, no importa, déjalo pendiente para después y resuelve primero lo más fácil; así, puedes avanzar más rápido y te vas a frustrar menos.