Fundamentos de la gestión de proyectos: Riesgos

Respuestas típicas a los riesgos

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1220 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Vamos a ver los tipos más comunes de respuesta. Deberías valorarlos todos con cada uno de los riesgos. Decide si evitar el riesgo, transferirlo, mitigarlo o aceptarlo. Respondiendo a los riesgos, mejoras las oportunidades y reduces las amenazas a los objetivos del proyecto.
03:46

Transcripción

Los análisis no servirían de nada si no cuentas con un plan para manejar los riesgos y que su impacto sea mínimo. Sin embargo, la mayoría de gestores no tienen en cuenta todas las alternativas de respuesta que tienen disponibles. Para no caer en la trampa de valorar solo una solución y adelantarte, aquí tienes los tipos más comunes de respuesta. Deberías valorarlos todos con cada uno de los riesgos El primer tipo de respuesta es evitar el riesgo. Te olvidas por completo, incluso lo eliminas del alcance, quizá cambies el plazo para implantar la medida para esquivar el riesgo. Por ejemplo, digamos que estás diseñando y construyendo un componente importante de una máquina y tu equipo cree que tu plan actual para fabricar la pieza a partir de fibra de vidrio es inadecuado, porque debería ser rígida y la fibra es demasiado flexible. Entonces tú y el equipo deciden hacer el componente de acero. Acabas de aplicar la técnica de evitación. Ya no vas a usar fibra de vidrio. La segunda respuesta al riesgo es la transferencia, es decir, pasar el riesgo a otra persona. Un ejemplo es contratar un seguro por si ocurre algo malo. Como cuando aseguras el auto. El impacto del riesgo se transfiere a la empresa aseguradora. No eliminas el impacto por completo, porque tienes que pagar lo desgravable, y el impacto del proyecto es algo con lo que todavía tienes que lidiar. Así que el impacto no es cero. Sin embargo, se reduce considerablemente. Con una transferencia te alivias, como al pagar el seguro. La tercera respuesta es mitigar el riesgo. Veamos cómo reducir la probabilidad de un riesgo potencial en el primer ejemplo. En tu proyecto dependes de varios proveedores; te suministran piezas. Si un riesgo es que un proveedor se retrase, necesitas una estrategia de mitigación. Un planteamiento es hacer un contrato de contingencia con un segundo proveedor. Puede que gastes más, pero ese contrato alternativo hará que tengas las cosas a tiempo. También puede ocurrir que el proveedor alternativo se retrase, pero estás disminuyendo la probabilidad de que ocurra el riesgo. Veamos un segundo ejemplo de mitigación para reducir el impacto de que ocurra el riesgo. Tenemos la misma situación: dependes de que un proveedor te entregue el producto a tiempo. Puedes crear un calendario alternativo en el que haces la instalación, de las piezas del proveedor más tarde. Puede que no sea lo ideal, pero si el proveedor se retrasa el impacto en tu proyecto no será tan grande. Además de la evitación, la transferencia y la mitigación, tenemos otra opción de respuesta: puedes aceptar el riesgo. Significa que no haces nada para evitar el riesgo. Es una respuesta común para los hechos de prioridad baja, aceptas el riesgo. Si ocurre, solo tienes que asimilar el impacto, porque no vale la pena gastar tiempo y dinero para solventarlo. Analiza las opciones de respuesta detenidamente Respondiendo a los riesgos, mejoras las oportunidades y reduces las amenazas a los objetivos del proyecto.

Fundamentos de la gestión de proyectos: Riesgos

Descubre cómo tramitar la tolerancia de las partes involucradas al riesgo, cómo crear un registro de riesgos y cómo mantener la continuidad del proyecto cuando estos aparezcan.

1:13 horas (20 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:27/04/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.