Aprende a ser asertivo

Reduce tus emociones negativas

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1150 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La preocupación, el miedo, el enfado, el odio, los celos, el arrepentimiento, la culpa, la impaciencia, la vergüenza y el remordimiento. Todas son emociones negativas de las que deberías querer deshacerte, puesto que eres tú el responsable de sentirlas.
05:15

Transcripción

Hablemos de las emociones negativas. ¿Te gustaría deshacerte de ellas? La preocupación, el miedo, el enfado, el odio, los celos, el arrepentimiento, la culpa, la impaciencia, la vergüenza y el remordimiento. Claro que querrías. Algunos tienen emociones negativas a las que se quieren aferrar. Te dejo que mantengas tus favoritas si quieres. ¿Por qué ibas a querer? Para deshacerte de las emociones negativas, el primer paso es asumir la responsabilidad, darte cuenta de que eres responsable de la mayoría de las situaciones en las que estás y de cómo las manejas. Los hechos que más nos enfadan son los que sabemos que son nuestra culpa. Veamos otra emoción: la preocupación. Cuando entendemos que tenemos que asumir la responsabilidad del resultado en vez de preocuparnos por él, podemos empezar a planear y trabajar, y la preocupación se reducirá. La responsabilidad se conecta con cualquier emoción negativa: los celos, el remordimiento, el arrepentimiento y la culpa, pero cuanto más lo pienso, más convencido estoy de que es verdad. Eres responsable incluso de elegir las emociones negativas. ¿Eres consciente de que tú eliges las emociones negativas? Puede que te parezca que brotan de ti automáticamente, pero piénsalo. Quizás eres el responsable de elegirlas. ¿Elegiste enfadarte? Es decir, ¿podrías elegir no enfadarte? Creo que sí. Entonces, ¿por qué elegir una emoción negativa como el enfado o la culpa? Porque pensamos que tienen ventajas. Pensamos que obtendremos algo que en realidad no obtenemos. Vamos a fijarnos en la ira y la culpa y sus falsas ventajas. ¿Cuál podría ser la ventaja de enfadarte? Yo veo dos. Una es que nos hace más fuertes, pero si lo piensas, ¿te haces más fuerte si te enfadas? Si te enfadas, ¿es más probable que consigas lo que quieres? No. La otra ventaja es sentir que nos desahogamos y que después nos sentiremos mejor, pero en realidad, ¿te sientes mejor cuando te enfadas? Probablemente no. Cuando te das cuenta de que enfadarte no te hace más fuerte ni te hace sentir mejor, puedes decidir no elegir el enfado. Veamos la culpa. ¿Cuáles son las ventajas de sentirnos culpables? Hay dos. Una es que sentirte culpable hace que sientas que eres una mejor persona. Aunque hayas hecho algo malo, al menos eres una buena persona. Pero por otro lado, ¿la culpa te hace una buena persona después de haber hecho algo malo? Pues no. Has hecho algo malo. La otra ventaja que puedes apreciar es que impedirá que vuelvas a hacer algo malo, pero en realidad, ¿tienes esa ventaja? Pues no. Creo que la culpa casi te da permiso de seguir haciendo algo malo; al menos te sientes mal cada vez que lo haces, así que la culpa hace que sea más probable que sigas portándote mal. Cuando te das cuenta de que eliges estas emociones y que las ventajas que aprecias son falsas, puedes empezar a elegir no tenerlas. ¿Cómo sería una vida sin culpa? ¿Sería posible deshacerse de la culpa? Hay dos opciones para una vida libre de culpa. Una sería ser un ángel; ser perfecto, nunca portarse mal; algo imposible, al menos para mí. La otra opción es ser un demonio; comportarse mal todo el tiempo y que te dé igual. Creo que concordamos en que es una opción inaceptable. Pero por supuesto, hay una combinación de estas dos opciones. Podría ser una mezcla de la opción del ángel y la del demonio. Esto funcionaría. Por ejemplo, si el gato del vecino entra en mi jardín e intenta comerse el pez de mi estanque, podría echarle agua con la manguera, pero si lo hiciera, me sentiría mal, me sentiría culpable, así que esta vez elegiré ser un ángel y no lo haré. Cuando dudo si comer un segundo postre, creo que voy a optar por la opción del demonio y hacerlo. Si en la vida tengo una combinación de elecciones de ángel y de demonio, puedo vivir una vida libre de culpa. La respuesta a deshacerse de la culpa es cambiar lo que haces, que es la opción del ángel, o cambiar lo que te dices, que es la opción del demonio, y hacer desaparecer la culpa. Ocurre lo mismo con las demás emociones negativas. ¿Cuál es tu favorita? ¿Cuál es la ventaja que crees que obtienes de ella? ¿Es una ventaja poco natural? Sí. Decide no tener más esa emoción negativa.

Aprende a ser asertivo

Aprende qué significa la asertividad, en qué se diferencia de la agresión y cómo evitar respuestas violentas siendo asertivo gracias a técnicas específicas que podrás aplicar.

53 min (17 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:29/09/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.