El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

WordPress: Trucos semanales

Qué son los temas hijos y para qué usarlos

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
WordPress como herramienta de gestión y creación se ha convertido por méritos propios es una completa solución de desarrollo de proyectos digitales que puedes adaptar a prácticamente todo tipo de necesidades. En esta serie semanal, dedicada por completo al desarrollo de proyectos digitales empleando WordPress, verás un amplio surtido de trucos, técnicas y plugins variados con los que podrás añadir nuevas posibilidades a todos nuestros proyectos orientados al mundo web. De esta forma conseguirás ahorrar tiempo y los esfuerzo necesarios para dar con ellos, aportándonos nuevos conocimientos de aplicación directa desde el primer momento.
08:31
  Añadir a marcadores

Transcripción

Atendiendo a la definición que podemos encontrar en el "codex" de WordPress, un tema hijo es un tema que hereda funcionalidades de otro llamado padre. Lo interesante de usar temas hijos es que permiten sobrescribir funcionalidades o añadir algunas nuevas sin alterar en absoluto los archivos del tema padre original. Es por tanto la forma más segura de modificar un tema existente, tanto si queremos realizar cambios pequeños o aquellos que sean de mayor envergadura. Es decir, en vez de toquetear los archivos del tema directamente, podemos crear un tema hijo independiente y así trabajar en un entorno mucho más seguro. Ponte en la siguiente situación: has comprado un tema o has descargado alguno y has realizado cambios. Sale una nueva versión del tema y ¿qué es lo que haces? ¿Tienes anotados exactamente todos los cambios que hiciste? Es una situación que se va a dar en más de una ocasión, créeme. A continuación vamos a tener la introducción necesaria para que sepas qué son los temas hijos y cómo poder empezar a trabajar con ellos. Además es una forma segura de empezar a entender cómo se desarrollan temas de WordPress. Lo bueno a la hora de trabajar con temas hijos dentro de WordPress es que vamos a poder añadir funcionalidades o poder realizar modificaciones sobre el tema padre, o tema principal, sin que este se vea afectado en ningún momento. Es decir, si no estamos satisfechos con los ajustes, bastaría con desactivar el tema hijo y vamos a poder recuperar el aspecto y la funcionalidad del tema padre sin ningún tipo de problema. Con lo cual, si queremos hacer cambios pequeños o cambios de mayor envergadura, yo creo que empezar a trabajar sobre un tema hijo es la solución ideal. Para crear un tema hijo dentro de WordPress, no hay muchos pasos que seguir, realmente será todo lo complejo que necesitemos en función de cómo vayamos desarrollando los ajustes y las modificaciones. Por ejemplo, para crear un tema hijo a partir del tema padre, en este caso, 'twentysixteen', lo que yo tendría que hacer es crear una carpeta –puedo darle el nombre que yo quiera, pero lo ideal es tener una nomenclatura que nos ayude a entender qué es lo que estamos haciendo–, creo una carpeta nueva y la llamo igual que el tema padre pero le añado un guión y la palabra "child" para indicar que es el tema hijo. Dentro de esta carpeta, ¿qué es lo que tengo que tener? Bueno, realmente, lo mínimo, mínimo que haría falta es una hoja de estilo, es decir, un archivo . css. Ahora veremos a continuación también por qué he añadido un'functions. php'. En el fondo, es uno de los archivos más importantes, es el que añade funcionalidades y modifica comportamientos de nuestro tema de WordPress. Pero, bueno, como base bastaría con incluir la hoja de estilos. Realmente, yo puedo incluir dentro de esta carpeta de un tema hijo todos los archivos que tuviese dentro del tema padre. Si, por ejemplo, quiero modificar la estructura de, por ejemplo, el "header" o si quiero modificar la estructura del "index", bueno, pues bastaría con copiarlos y pegarlos dentro de la carpeta del tema hijo, realmente. Vamos, no obstante, a dar primero estos primeros pasos. Lo que tengo que hacer para que el tema sea reconocido por WordPress es dentro de este archivo de hoja de estilos, que lo voy a abrir en el editor de código, añadir una serie de líneas que son imprescindibles para que puedan ser reconocidas. Por un lado, tengo que incluir el nombre, tengo incluir también el autor, la descripción, la versión que nosotros quisiéramos y, muy importante, el "template" para poder indicarle a WordPress cuál es el tema padre en este caso. Si no lo tuviésemos bien escrito, esto no va a funcionar. En este caso, lo único que he añadido también a la hoja de estilos es una regla de'import'para poder importar todos los estilos y que se puedan heredar del tema padre. Se puede hacer de muchas maneras. En vez de hacer un'import', puedo copiar todas las reglas de las hojas de estilo del tema padre y copiarlas aquí, lo que pasa es que es mucho más práctico hacer un'import'. O también, si no quisiese hacer un'import', puedo dirigirme al archivo'functions' en donde lo único que voy a necesitar para que no dé ningún error es incluir las aperturas de llave para funcionalidades de PHP. Y en este caso, estas líneas que he escrito aquí, que tengo ahora mismo en pantalla, me están permitiendo también, bueno, pues cargar las diferentes hojas de estilo del tema padre. Esta opción o esta opción son las que tendríamos disponibles además de poder copiar y pegar directamente las reglas de estilo dentro de este archivo, está el. css; cualquiera de las dos, las dos no harían falta. Con esto ya tendría todo lo necesario para poder dirigirme al panel de administración de WordPress y comprobar si ha funcionado todo correctamente. Voy a guardarlo y voy a dirigirme ahora al navegador y veo que aquí, en Temas, ya tengo disponible mi tema hijo. Para que veamos bien cómo funciona, realmente si aquí no escribiese bien el nombre, vamos a poner, por ejemplo, esto así y borrarle unas letras, voy a guardar y voy a recargar en el entorno de administración, me va a dar un error. No me va a parecer ese tema aquí y, de hecho, no lo tengo disponible. Lo tengo en Temas dañados, es decir, WordPress está detectando que tengo un tema, que algo sucede en ese tema y que en este caso, bueno, pues, estamos diciéndole que es un tema hijo, pero que no encuentra WordPress el tema principal. Por lo tanto, evidentemente si tenemos una carpeta del tema padre que es'twentysixteen'pero estamos dándole un nombre'twentysi', bueno, pues, en este caso no va a poder funcionar. Bastaría con dejarlo como estaba para ver lo importante que es esta línea en concreto para poder empezar a trabajar con temas temas hijos. Ahora recargo y ahora ya lo tendría aquí. No se ve una imagen, porque es otra de las opciones que tenemos a la hora de trabajar con temas hijos. Yo aquí no tengo ninguna imagen, bastaría con, por ejemplo, pues, crear una imagen del mismo tamaño que tengo creada en el tema padre. En este caso, es una imagen que tendríamos que llamar'screenshot' y que tendría que tener unas dimensiones de 1200 x 900 para que la pudiese reconocer el panel de WordPress. Pero, realmente, con esto ya tendríamos todo lo necesario para poder empezar a realizar modificaciones del tema padre con total seguridad. ¿Por qué es útil esto? Bueno, pues, supongamos que nos hemos comprado un tema, un tema que bueno, pues, los desarrolladores van a seguir actualizando y nosotros queremos realizar pequeños ajustes, por ejemplo, pues, en las hojas de estilo o en algún "template" por defecto. Pues en vez de estar modificando cada vez los archivos que se van a ver modificados por las actualizaciones, es decir, nosotros hacemos un cambio, aparece una nueva actualización del tema, tenemos que volver a hacer el cambio, vuelve a aparecer otra actualización, tenemos que volver a hacer el cambio... Evidentemente eso no es práctico, para eso están los temas hijos, para poder realizar nuestros cambios aparte y dejar totalmente intacto lo que sería el tema padre. Con esto ya podríamos empezar a trabajar y, por ejemplo, bueno, pues, descargar el "index" o el "template" de contenidos. Lo que quisiésemos hacer nosotros dentro del tema hijo no va a afectar para nada al tema padre. Ya para terminar sí que es verdad que pueden darse situaciones en las que a lo mejor hagamos modificaciones mayores dentro de nuestro tema hijo con respeto al tema padre y, bueno, pues, haya actualizaciones del tema principal en las que se arreglen problemas de seguridad o se incorporen funcionalidades nuevas que nosotros no tenemos en los "templates" que hemos tocado. Me gustaría recomendar, para terminar ya este vídeo, un "plugin" llamado Child Theme Check, que nos permite ver, bueno, pues, las diferencias entre los diferentes "templates" de un tema hijo y los "templates" originales del tema padre. Con esto, realmente, nos va a ser mucho más sencillo mantener bajo control la diferencias entre los diferentes "templates" de los temas hijos y los temas padres.