Gestión financiera: Punto de equilibrio

Qué pasa si la empresa vende varios productos

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Para comenzar a estudiar el punto de equilibrio lo hemos hecho considerando que las empresas venden productos con características homogéneas, pero eso en realidad no se cumple casi nunca.
04:45

Transcripción

Hasta ahora el análisis del punto de equilibrio o punto muerto lo hemos vinculado a un solo producto. Fábrica de pan, fábrica de mesas, de zapatos... Sin embargo, la inmensa mayoría de las empresas, cualquier negocio hoy en día es multiproducto, vende distintos productos o servicios, y muy probablemente con márgenes distintos que haría inviable aplicar las fórmulas que hemos visto hasta ahora. Dos son las posibles soluciones a este inconveniente. Método completo: consiste en dividir la información contable de la empresa en familias de productos o líneas de negocio que tengan márgenes iguales o muy similares. Una vez hecho esto, solo resta repartir el total de los costes fijos entre todas las familias o líneas de negocio, aplicando porcentajes que justifiquen la carga que cada familia o línea de negocio deba soportar del total. Por ejemplo, un centro deportivo podría ser dividido en las siguientes líneas de negocio: artes marciales, pádel, "spa" y cafetería. Los costes fijos se dividirán de forma justificada entre cada una de ellas. Por ejemplo, el coste del alquiler del local se podría dividir en función de los metros cuadrados que cada línea de negocio ocupe. De esta manera tendremos unos costes fijos para cada línea y su margen de cobertura específico. Imaginemos que las artes marciales se desarrollan en un espacio que supone la quinta parte del local. Por tanto, si el alquiler total es de 1000 euros, le corresponderá a esta línea 200 euros; y así haríamos con todos los costes fijos. Si una vez realizado el reparto todos los costes fijos de esta línea suman 900 euros, esto es lo que diríamos entre el margen de cobertura, que recordemos sería 1 menos el ratio de coste variable. en este caso para el rato el coste variable indicamos en el numerador el precio mensual por alumno que nos cobra el profesor que hemos subcontratado para impartir las clases –20 euros en este caso– y en el denominador el precio de las cuotas que paga cada alumno –50 euros–. El punto de equilibrio de esta sección o línea de negocio resultaría de dividir los costes fijos al mes, que hemos dicho 900 euros, entre el margen de cobertura y nos daría un resultado de 1500 euros que tendríamos que facturar al mes para pagar los costes de esta línea de negocio. Si lo calculamos en número de unidades, para esta línea de negocio de artes marciales serían 30 los alumnos necesarios para alcanzar el punto de equilibrio. Y del mismo modo procederíamos con el resto de las líneas de negocio. La segunda solución a las empresas multiproducto es el método sencillo. Consiste en calcular el porcentaje de coste variable ponderado de la empresa y utilizarlo de forma normal en las fórmulas. Por ejemplo, si el 50 % de los productos de una empresa tiene un coste variable del 30 % y el otro 50 de la producción, un coste variable del 60 %, el margen ponderado a utilizar en la fórmula sería: 50 x 30, 15 %; y 50 x 60, 30 %. El coste variable medio ponderado resultaría ser del 45 % y como consecuencia el margen de cobertura sería del 55 %. Las empresas que opten por el primer método tendrán, a la vez de un cálculo del punto de equilibrio, todo un mundo de posibilidades de información que nace de cada una de las líneas de negocio, entre otras saber la rentabilidad de cada una de ellas con lo que esto implica para la toma de decisiones. Por supuesto, esta opción obliga a que el sistema de información de la empresa ofrezca los datos de las compras y de las ventas por separado, además de tener que aplicar la imputación de los costes fijos que antes hemos comentado. Es necesario recordar que no se pueden aplicar los porcentajes de costes variables que el empresario prevé y calcula para presupuestar sus productos de forma anticipada. Por el contrario, deben ser el resultado de los registros contabilizados reales. Las empresas que elijan el segundo método, mucho menos aconsejable, solo necesitan realizar el cálculo del coste variable medio ponderado según los costes que prevé presupuestar y los porcentajes de ponderación que también supone que debe aplicar. Es un método más sencillo y rápido, pero mucho menos fiable.

Gestión financiera: Punto de equilibrio

Domina el concepto de punto de equilibrio y el modelo de cálculo en el ámbito empresarial fundamental para la buena salud de una empresa y para garantizar su supervivencia.

1:32 horas (21 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
Fecha de publicación:30/03/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.