Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Aprende lectura rápida

Qué es la compresión lectora

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1288 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La comprensión lectora es el proceso de elaborar un significado al aprender las ideas relevantes de un texto, es también la decodificación de un texto y relacionarlo con los conceptos que ya tienen un significado para el lector. Es importante para cada persona entender y relacionar el texto con el significado de las palabras. Es el proceso a través del cual el lector interactúa con el texto sin importar la longitud o brevedad del mismo.
03:55

Transcripción

La comprensión lectora es nuestra capacidad de entender lo que estamos leyendo, tanto en referencia al significado de las palabras que forman un texto como con respecto a la comprensión global de un escrito. La compresnión lectora es muy importante en todos los ámbitos y estilos de lectura, porque al final es el mecanismo que nos permite asimilar conocimiento extrayéndolo de algo escrito y relacionando ese conocimiento con algo que ya tiene un significado para el lector. En el proceso complejo de la lectura, en el que intervienen tanto los sentidos como varios procesos mentales, la comprensión lectora es el mecanismo que va a aportar valor, es decir, conocimiento a nuestra mente. La voluntad, la disciplina, la concentración, incluso los métodos de lectura rápida que debes utilizar son las herramientas que te llevan a ejecutar el proceso de comprensión lectora. Existen diferentes teorías alrededor de la comprensión lectora y su funcionamiento. La primera que predominó hasta los años 60 aproximadamente concibe la lectura como un conjunto de habilidades o como mera transferencia de información. La segunda considera que la lectura es producto de la interacción entre el pensamiento y el lenguaje. Mientras que la tercera concibe la lectura como un proceso de transacción entre el lector y el texto. Cualquiera de estas teorías se basan en el hecho de que el proceso de lectura, que es el que envía información al cerebro para ser interpretada por la comprensión lectora, debe asegurar que el lector comprende el texto y que puede ir contruyendo ideas sobre el contenido extrayendo de él aquello que le interesa. Esto solo puede hacerlo mediante una lectora individual, precisa, que le permita avanzar y retroceder, que le permita detenerse, pensar, recapitular, relacionar la información nueva con el conocimiento previo que posee. Además deberá tener la oportunidad de plantearse preguntas, decidir qué es lo importante y qué es lo secundario. Es un proceso interno que es necesario enseñar. Cuando se trata de lectura rápida, las cosas cambian un poco, pero solo un poco, manteniéndose toda la base del proceso de lectura y la comprensión lectora. Básicamente vamos a predisponer nuestro cerebro a asimilar información de forma rápida en lugar de una más lenta, pero todo está supeditado a la comprensión lectora. sino no habremos aprendido nada. Una buena forma de excitar la comprensión lectora es limitar el alcance de la lectura, acotando el entorno, haciéndonos una pregunta previa y elegiendo entre las respuestas posibles que nos va a ayudar a determinar qué información queremos conseguir y cómo la vamos a manipular con la comprensión lectora para adquirir conocimiento. La pregunta es, ¿para qué voy a leer? Y las respuestas posibles son: para aprender, para obtener información precisa, para seguir intrucciones, para revisar un escrito, por placer. Cuando tengamos la respuesta, solo tenemos que configurar internamente nuestro modo de lectura rápida que hacemos para filtrar el contenido usando la respuesta elegida entre las disponibles. En ocasiones, nos podemos encontrar que aunque nuestra comprensión lectora es buena, el texto al que nos enfrentamos queda fuera del alcance de nuestro conocimiento. Aun así, podemos usar la lectura rápida, pero inmediatamente se requiere un proceso de investigación de términos o información que no conocemos. Un buen truco, si es posible, marcar los términos que se desconocen mientras se hace la lectura rápida para volver a ellos inmediatamente tras terminar. En muchos documentos, por la forma de tratar ciertos términos como un nombre propio o un proceso industrial, en función de la cantidad de veces que se repita y el contenido que se destina a explicarlo o a matizarlo sabemos que se trata de algo importante. Y por lo tanto, lo marcaremos con el contenido que consideremos importante, porque así está tratado en el texto.

Aprende lectura rápida

Aprende a captar los conceptos fundamentales de toda la documentación que pasa por tus manos, gracias a técnicas de lectura rápida con las que mejorarás tu compresión lectora.

37 min (15 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:7/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.