LinkedIn para empresas

Qué es adecuado y qué no lo es en la plataforma LinkedIn

Ver videos gratis

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
No hay más que echar un vistazo a las publicaciones de algunos perfiles en LinkedIn para darse cuenta de que publican lo mismo que seguramente habrán puesto en su muro de Facebook. Esto es un gran error. Tener claro qué es LinkedIn y sobre todo qué no es, nos ayudará a mejorar la presencia en la red.

Transcripción

Muchas empresas y personas creen que todas las redes sociales son iguales y, o bien por desconocimiento o por falta de medios en algunos casos, gestionan todas de igual manera pensando que es imprescindible estar en todas, publicar en todas y con el resultado de poner lo mismo en todas. Pues, bien, no todas son iguales. Los públicos que hay en cada una, sus perfiles son distintos y, sobre todo, buscan y esperan distintos contenidos en una o en otra. Las diferencias no se limitan a poner fotos en Instagram o Pinterest y condensar el texto en 140 caracteres en Twitter. Hay mucho más y las empresas que no lo vean estarán perdiendo fans, "followers", seguidores o usuarios en cantidad y en calidad, y sobre todo desaprovechando plataformas muy útiles de comunicarse con los públicos. En el caso de LinkedIn, esto es aún más notable porque nadie está en LinkedIn para ver fotos de gatitos o amaneceres; están y estamos para hacer negocios. A continuación vamos a ver qué no es LinkedIn y, por tanto, qué no debemos hacer en esa red. Como en casi todo, hay algunas afirmaciones que son tajantes. Hay cosas totalmente inadecuadas para una empresa o un profesional en esta red y otras que pueden ser más discutibles según las circunstancias. Siempre debe primar el sentido común. Lo que no debe hacerse en LinkedIn, ni como profesional ni como empresa, es lo siguiente: publicar contenido no relevante. Soy una gran amante de los animales, pero LinkedIn no es Facebook ni Youtube. Esto es aplicable a las puestas de sol, paisajes maravillosos, niños encantadores o cualquier imagen que, pese a su belleza, no aporte nada a nivel profesional. Para ver monerías no se entra en LinkedIn; hace perder el tiempo a los contactos. En segundo lugar: publicar temas personales. Si no tiene relación con el trabajo, no es el lugar ni para contar las vacaciones ni lo bien que se come en un restaurante o asuntos personales de otra índole, a no ser que la recomendación del restaurante sea, por ejemplo, para tener comidas de trabajo. Una excepción, que es personal y profesional al mismo tiempo, son las personas que buscan trabajo y publican su situación personal, que en realidad es profesional, pero debe hacerse con el claro objetivo de comunicar los valores profesionales de la persona y su disponibilidad para un determinado trabajo o sector, no simplemente para contar que nos han echado. En tercer lugar: usarlo para contactos personales. Puede parecer raro, pero hay personas que utilizan cualquier sitio para buscar relaciones sentimentales o personales inadecuadas. Lo mismo sucede con el lenguaje que se utiliza. Hay que ser profesional y evitar los comentarios personales del tipo "Qué guapa sales en la foto de perfil" o los apelativos cariñosos. En cuarto lugar: usar imágenes no apropiadas. En línea con el punto anterior y aunque ya hablaremos con detenimiento de las fotos de perfil, nunca se deben usar fotos poco profesionales, con poca ropa, por ejemplo, aunque la empresa sea una agencia de modelos o el profesional, un culturista. En el perfil o en la descripción se pueden poner enlaces a webs con las fotos que sean necesarias, pero no en LinkedIn como imagen de la empresa o del profesional. En quinto lugar: ser poco específico. Por ejemplo, poner que estamos en paro y disponibles para cualquier trabajo. Hay que comunicar que se está disponible, pero no para cualquier cosa, igual que no enviaríamos nuestro currículum a una empresa de búsqueda de personal y pondríamos ese mensaje. se muestra una persona desesperada y, aunque puede ser el caso, no es bueno transmitirlo así. Y no aporta nada porque ¿de verdad estamos disponibles para cualquier cosa? ¿Nos da igual una vacante de fontanero que de diseñador gráfico o arquitecto? ¿Nos trasladaríamos a trabajar a Pakistán, por ejemplo? ¿Trabajaríamos en turno de noche o media jornada o 40 horas a la semana por lo que se paga por media jornada? Puede que sí o puede que no, pero vamos a darle a los que seleccionan personal información valiosa sobre nosotros para hacernos valer e interesarles. En sexto lugar: entrar en polémica. La política, la religión, el sexo y el fútbol son temas que mejor dejar a un lado en las publicaciones de empresa profesionales. En principio, todos ellos pertenecen a la esfera privada y deben permanecer ahí. En séptimo lugar: pedir validaciones falsas; por ejemplo, a alguien que no nos conoce. No tiene sentido que alguien con el que no hemos trabajado nos valide. Es cierto que hay gente que lo hace para recibir validaciones a cambio, pero pedirlas pone en una situación incómoda a los demás. En octavo lugar: invitar para pedir favores. Por ejemplo, invitar a alguien a tu red para pedirle que te presente a una tercera persona en cuanto ha aceptado su invitación, o lo que es lo mismo, invitar a alguien para usarle como medio para llegar a otro. Está claro que LinkedIn tiene como objetivo crear redes de contacto, pero hacerlo así implica muy poco tacto. Al menos hay que dejar que pase un tiempo o establecer algún tipo de relación con el intermediario. En noveno lugar: incluir información falsa. Un punto fuerte que ofrece LinkedIn, que es la enorme visibilidad que proporciona, se puede volver en nuestra contra si mentimos, puesto que es muy fácil que un ex trabajador, antiguo cliente, socio o jefe desvele la mentira.

LinkedIn para empresas

Aprende a usar los servicios que LinkedIn te ofrece para mejorar tu presencia en su red empresarial. Ya seas un profesional o una empresa, con estas pautas no dejarás nada al azar.

2:32 horas (31 Videos)
Actualmente no hay comentarios.

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.