Prepara tu entrevista de trabajo

Prepara preguntas y respuestas

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1220 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Te mostramos la importancia de pensar qué preguntas podrían hacerte los entrevistadores acerca de tu forma de ser, tu trayectoria, etc. y a armar posibles respuestas. Cómo anticiparse las preguntas que nos puedan hacer.

Transcripción

En este vídeo, te mostramos la importancia de pensar ¿qué preguntas podrían hacerte los entrevistadores acerca de tu forma ser, tu trayectoria, y armar posibles respuestas. Una de la mejores formas de prepararse a la incertidumbre de lo que puede suceder durante una entrevista es anticiparse a las preguntas que nos puedan hacer. Y esta técnica vale y es muy útil, no solo para la entrevista laboral, sino para cualquier situación de incertidumbre que se nos pueda presentar. Las personas más espontáneas no tienen tanto miedo, ni se ponen tan nerviosas ante situaciones de incertidumbre. Pero las personas a las que les gusta tener todo controlado pueden sentirse muy mal y ansiosas si no planifican, ni se preparan previamente. Veamos entonces cómo podemos prepararnos para hacer frente a preguntas difíciles o inesperadas. Tenemos dos caminos. El primer camino es investigar, averiguar qué suele preguntar un entrevistador en particular, o qué suelen preguntar en una empresa determinada. Tal vez tengamos algún amigo, familiar o conocido que ya haya pasado por el proceso de selección con anterioridad. y pueda contarnos qué le preguntaron. Tal vez haya algún mensaje en redes sociales sobre las preguntas realizadas por el entrevistador. Puede que alguien haya comentado algo en la página de Facebook de la empresa. Todas esas serán pistas sobre lo que podrían llegar a preguntarnos. Otra alternativa, que podemos considerar, es conocer las preguntas que con más frecuencia hacen las personas de recursos humanos. Consultar a nuestros contactos qué les han preguntado en entrevistas en el pasado puede ser también una buena forma de prepararnos. El segundo camino es imaginar qué es lo que nos podrían preguntar según nuestra experiencia y trayectoria, y también qué es lo peor que nos podrían preguntar. Nadie mejor que nosotros mismos para imaginar qué es lo peor que nos podrían preguntar. Anoten todas las preguntas que se les ocurran, que no les quede nada sin cubrir. En general, al hacer este ejercicio las personas siempre imaginan cosas mucho más difíciles que las que el entrevistador va a preguntarles. La recomendación es que agrupen las preguntas en función de aquellas referidas a la personalidad, los estudios, la trayectoria laboral, los objetivos alcanzados, relación con el jefe, relación con los compañeros de trabajo, por qué dejaron o terminaron relaciones con trabajos anteriores, su vida extra laboral, cómo imaginan o ven su futuro laboral, qué piensan del país y qué piensan y esperan de la empresa en la que están postulando. A veces, las preguntas no son tan complejas, simplemente no estamos preparados para responderlas, porque nos las imaginamos previamente. Entonces, una vez que hemos hecho un listado de preguntas posibles, tanto por investigación como por la propia reflexión, tenemos que pasar a responderlas. Tener las posibles preguntas respondidas, especialmente aquellas más complejas o que nos producen más ansiedad, nos servirá para tranquilizarnos y ofrecernos una zona de confort, a donde siempre podemos recurrir. Algunas recomendaciones adicionales. Utiliza siempre lenguaje positivo y convierte todo lo negativo en positivo. Por ejemplo, si te preguntan: ¿Por qué duraste tan poco tiempo en tu trabajo anterior? No repitas lo negativo de la pregunta. "En realidad, no duré poco tiempo, porque primero es tomar algo negativo, y segundo es mostrarle al entrevistador que tienen criterios muy distintos en cuanto al tiempo de permanencia en una compañía. Podrías responder, por ejemplo: "Yo estaba buscando un cambio para lograr acercarme cada más al trabajo de mi interés, y a la empresa le vino bien mi salida, porque fue una oportunidad para repensar el área y le dieron una nueva estructura funcional a partir de una recomendación que les hice". Nuevamente, que la repuesta siempre sea la verdad: honestidad y transparencia ante todo. Utiliza un lenguaje fácil de comprender, sobre todo si eres técnico en una temática en particular. Habla de manera que alguien que no es especialista, pueda comprenderte. Responde sin especular, siempre cuenta hechos verdaderos, reales y concretos. No uses condicional. Por ejemplo, "si yo fuera el jefe hubiera hecho tal cosa." "Si yo hubiera estado en su lugar, hubiera hecho tal otra." Trata de responder en función de tu experiencia real y concreta, y no de lo que harías en lugar de otro. Por ejemplo, "cuando me sucedió algo similar o ante una situación como esa lo que hice fue tal cosa."

Prepara tu entrevista de trabajo

Prepárate para la búsqueda de empleo y realizar tus entrevistas de trabajo de la mejor forma posible. Analiza y planifica las posibles situaciones para obtener resultados exitosos.

2:29 horas (35 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:18/01/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.