Gestión empresarial: Trucos semanales

Planea tu próximo aumento

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:06
  Añadir a marcadores

Transcripción

¿Por qué tanta gente cree que merece un aumento luego de haber estado un año en el trabajo o pide uno porque se le ocurre? Cualquier cosa que valga la pena, debes ganártela. Un aumento no es diferente. No deberías esperar uno o pedirlo cuando se te ocurra, en su lugar hablemos de un camino más positivo, de lo que significa ganar un aumento. Primero, si estás entre los mejores usualmente no tienes que pedir un aumento. La gerencia quiere mantener a los mejores, así que serán más proactivos al compensar a sus superestrellas. Pero los jefes suelen estar tan ocupados que a veces no piensan en eso y a menudo los presupuestos son limitados. Esto significa que debes ser más agresivo para asegurarte el aumento que mereces. Primero, no pienses en pedir un aumento ahora mismo, crea un diálogo informal y continuo sobre un aumento futuro. Tu rendimiento y expectativas de pago son temas legítimos de conversación de vez en cuando. Aparte de las revisiones de tu desempeño, encuentra ocasiones para hablar sobre tu desarrollo con tu jefe. Necesitas saber cómo ven tu progreso y ellos deben conocer tus expectativas. Cuando hayan pasado de seis a nueve meses desde tu último aumento y estés seguro de que tu rendimiento ha excedido las expectativas, piensa en hablar sobre un aumento. No pidas un aumento, más bien habla con tu jefe sobre tu deseo de ganarte un aumento en seis meses o en el tiempo apropiado. Define con él las habilidades específicas nuevas o los hitos que debes lograr para asegurarte un aumento después del tiempo acordado. Velo de esta manera: si recibes el aumento acordado, felicidades. Si no lo recibes, el trabajo que hiciste mejorará tu currículum, así que estarás en mejor posición para ascender internamente o incluso considerar otras organizaciones. En todo caso, habrás hecho lo correcto. Tu trabajo no es esperar un momento, sino establecer un plan para ganarlo.