El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Docker esencial

Parar y borrar contenedores

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Con la facilidad que nos da Docker para ejecutar y manipular contenedores, debemos intentar no caer en un diógenes de las capas y la virtualización, así que en este capítulo aprenderemos cómo deshacernos de esos contenedores que ya no estamos usando.

Transcripción

Cuando llevéis un tiempo jugando y trabajando con Docker empezaréis a acumular contenedores ya bien corriendo, ya bien parados. Si echamos un vistazo a lo que tengo corriendo ahora mismo, vemos que tengo, tanto 3 contenedores "nginx" que están corriendo en este mismo momento como uno en "nginx" y dos de "bash" que están parados. Con el tiempo vais a ocupar mucho espacio y os vais a quitar recursos del sistema y todos los que no sean necesarios tendréis que intentar tanto pararlos como borrarlos. Los contenedores que están ahora mismo corriendo no lo están haciendo de modo interactivo. Se pueden lanzar, de tal manera, por ejemplo, en este caso "ngnix", que es un servidor web que se quedan corriendo de fondo, lo que se llama en "daemon", de tal manera que sigan haciendo las operaciones que tengan que hacer, por ejemplo, un servidor de todo tipo. Esto se puede hacer con el parámetro de "docker run - d". Si hacemos "docker run -d nginx", nos devuelve un número de identificación. Y, cuando volvemos a "docker ps", vemos que tienes un contenedor extra. Si os fijáis, ese número tan grande de identificación, el principio coincide con la identificación que nos da "docker ps". Como veréis, hay dos maneras diferentes de identificar los "containers". Una es el "hash" o número o identificador del "container", que es este número aleatorio que nos agrega a cada contenedor que creamos. Y otra sería el nombre. Y cualquiera de esos dos datos identificativos son los que podemos usar para referirnos a los contenedores para pararlos o para borrarlos. El nombre, concretamente, si no lo asignamos a la hora del arranque del contenedor, se trata de dos palabras aleatorias, concatenadas con un guion bajo. Podríamos especificarlo si utilizáramos como parámetro "- - name", es decir, "docker run -d - - name nombre_del_contenedor" y el nombre del contenedor. Y ahora tendríamos un nombre específico para nosotros. El "container ID" nunca se puede seleccionar, ese es aleatorio y nos lo asigna Docker para nosotros. Sin embargo, el nombre del contenedor sí lo podemos seleccionar en el momento del arranque. Digamos que queremos deshacernos de todos nuestros contenedores. Los que están parados se pueden borrar directamente ya bien, utilizando el nombre o ya bien utilizando el ID del contenedor. Podemos empezar por los dos últimos de "ubuntu" para eliminarlos para esto hay un comando que se llama "docker rm". Podemos utilizar, como decía, ya bien el identificador que podríamos copiar entero, desde la tabla de abajo, y borraríamos el contenedor; y ya no sale en nuestra lista como los primeros caracteres del contenedor. No necesariamente tenemos que utilizar la cadena entera, sino simplemente todos los primeros caracteres que no coincidan con ningún otro contenedor. Es decir, este último contenedor de "ubuntu" empieza por 767. Podríamos decir, "docker rm 767" y se eliminaría Si hubiera más de un contenedor que coincidiese con esos números de inicio, Docker nos avisaría y nos diría que hay más de una coincidencia y que fuéramos más específicos. Vamos a borrar también el último contendor de "nginx" y ya solo nos quedan contenedores que están corriendo. Si intentamos borrar un contenedor que está corriendo, Docker nos dará un error. Ya que no podemos cargarnos, no podemos borrar un contenedor que está activo, lo primero que tenemos que hacer es pararlos. Podríamos, sin embargo, hacerlo si lo forzamos. Vemos que tenemos un parámetro que nos dan como opción que es -f, de forzar, que podría forzar un borrado de un contenedor que está corriendo. Pero lo mejor, para no evitar problemas y borrar un contenedor sin querer en un momento que copiamos y pegamos o estamos tecleando como locos, lo mejor es asegurarse siempre de que estos contenedores están parados. Para ello tenemos el comando "docker stop" podemos hacer un "docker stop" y, de la misma manera, hacemos "54", que sabemos que no coincide con nadie más. Paramos el contenedor y, ahora sí, podemos borrarlo. Podemos hacer la misma prueba, refiriéndonos a los nombres. Sin embargo, en los nombres no podemos abreviarlos tenemos que utilizar el nombre completo exacto. Si yo intento, por ejemplo, borrar este contenedor que hemos llamado "nombre_del_contenedor" y lo intento abreviar, no lo va a encontrar en ningún momento. Tendremos que especificar, parándolo primero, e incluso después podremos borrarlo, utilizando como referencia su ID. Podemos borrar el resto, paramos el b5; 91, 34. Borramos el b5, 91, 34. Como vemos, tenemos ya el disco vacío y reluciente de contenedores. Siempre acordaros de esto: los contenedores hay que pararlos siempre antes de borrarlos. Os podéis referir a ellos con el "container ID" o con el nombre específico del contenedor. Si utilizáis el "container ID", podéis abreviarlo y si utilizáis el nombre específico del contenedor, tendrías que usarlo exactamente tal cual es, completo. Como veis, son comandos muy sencillos en su uso básico y os será más que suficiente para manejarnos a la hora de limpiar y mantener todo nuestro repositorio de contenedores.

Docker esencial

Descubre lo que te ofrece Docker y aprende a empaquetar aplicaciones junto con todas sus dependencias en un contenedor virtual que podrás ejecutar desde cualquier servidor Linux.

2:18 horas (36 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Software:
Fecha de publicación:26/04/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.