Aprende lectura rápida

Para qué sirve y para qué no la lectura rápida

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La realidad nos dice que, cuanto más rápido somos capaces de leer, menos contenido somos capaces de asimilar, de forma que la lectura rápida, o lo que nosotros pensamos que es lectura rápida, nos permite captar la esencia de algo, pero deberemos entrar en modo de lectura diferente para activar la mejor comprensión lectora.
03:20

Transcripción

Lo primero que tenemos que quitarnos de la cabeza, a la hora de trabajar con lectura rápida, es que vamos a mantener el mismo nivel de retención de información que con una lectura pausada. Solo mentes muy brillantes pueden retener toda la información que leen a gran velocidad y la mayoría de nosotros podemos entrenar nuestra memoria pero, inexcusablemente, se escaparán datos, sobre todo si no les hemos asignado una importancia relativa cuando los hemos leído y los almacenamos en nuestra cabeza. Por ejemplo, te resultará más llamativa la cifra de los resultados totales del trimestre de una compañía y, seguramente, la almacenarás o la redondearás automáticamente; un truco de la mente para poder recordar cifras complejas, pero el dividendo para los accionistas se te escapará porque es una cifra, en general, compleja a la que no se le puede, ni debe, aplicar redondeo. La lectura rápida, sobre todo, te va a servir para inspeccionar documentos, obtener varias de sus ideas más importantes y sobre todo, para la identificación de información que pueda ser relevante. Su función se acerca más al escáner que identifica rápidamente aquellas porciones de información interesante. Entrenar esta forma de lectura rápida es interesante porque la usamos con frecuencia en nuestro día a día y nos es extraordinariamente útil. La lectura rápida te servirá también para los contenidos de consumo como blogs o prensa digital en la que puedes escanear un contenido en busca de la información que necesitas de forma rápida o hacer búsquedas, incluso, dentro de un documento. En estos casos, incluso existen medios que promueven el uso de hojas de estilo para favorecer la lectura rápida con técnicas heredadas del uso de los primeros procesadores de texto y convenciones tipográficas. Esta lectura rápida dirigida puede incluso manipular la información del artículo sin tocar su contenido y hacernos creer algo que no está ahí cambiando nuestro punto de perspectiva de la noticia. La lectura rápida, sin embargo, no es un método altamente recomendable para estudiar. Sí puede ser interesante usarla para localizar información para realizar un trabajo, por ejemplo, buscando información aquí y allá para encontrar aquello que nos interesa especialmente, pero a la hora de trasvasar información a tu cabeza, este proceso requiere su tiempo, ordenación del trabajo y más. Recuerda que los datos complejos han de ser leídos varias veces para ser totalmente asimilados o usar reglas memotécnicas para almacenarlos en nuestra mente. Podrás después usar la lectura rápida para repasar dónde funciona muy bien. Por extensión, la lectura rápida tampoco es un buen método para la investigación. Si bien podemos usar nuestra lectura rápida en modo "escaneo" para interpretar documentación, cualquier tarea que requiera investigación da igual para un informe o trabajo de todo tipo, incluido escolares y universitarios, a la hora de extraer el contenido relevante de esas fuentes con las que vamos a trabajar necesitaremos centrarnos de una en una con ellas y hacer un marcado de sus partes más importantes, incluso, a varios niveles para luego poder integrar ese conocimiento asimilado en nuestra mente dentro del documento que será producto de la investigación que estamos realizando.

Aprende lectura rápida

Aprende a captar los conceptos fundamentales de toda la documentación que pasa por tus manos, gracias a técnicas de lectura rápida con las que mejorarás tu compresión lectora.

37 min (15 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:7/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.