Mejora tu concentración

Notificaciones digitales

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Las notificaciones digitales son nuestro mayor enemigo, porque todos nuestros sistemas informáticos han sido diseñados para enviarnos información puntual cuando ocurre algo. El filtrado de estas notificaciones es, pues, una tarea esencial a realizar para proteger nuestra capacidad de concentración y evitar que estemos saltando entre tareas, muchas de ellas irrelevantes.
04:22

Transcripción

La gestión de notificaciones digitales, más allá del propio hecho de tener que enfrentarnos a un sistema operativo de ordenador o dispositivo móvil y hacer unas decisiones más o menos justificadas en los diferentes paneles de control, es un tema importante, porque requiere de una política de diferenciación de lo que realmente debería de poder interrumpirnos, es decir, crear una distracción, de lo que es totalmente accesorio. En la mayoría de los casos, no hacemos esta gestión de las notificaciones digitales y estamos continuamente siendo bombardeados por pequeños sonidos o la aparición de cuadros de diálogo en las pantallas que no son más que la forma más efectiva de las distracciones, las sonoras y las visuales. El concepto más importante que tienes que aprender al respecto de esta gestión se llama'granularidad', que es la forma de expresar con qué notificaciones vamos a quedarnos y cuáles vamos a desestimar. Vamos a empezar por las notificaciones que deberíamos desestimar y las primeras han de ser las de las aplicaciones de redes sociales, por una razón muy sencilla: porque además de ser muy frecuentes exigen nuestra interacción en la mayoría de los casos, con lo cual estaremos interrumpiendo con mucha frecuencia nuestra concentración. Después están las notificaciones periféricas, aquellas que nos llegan desde aplicaciones y que nos informan de cambios de estado, funcionamiento de servicios, acciones de las aplicaciones y otros sistemas de información. Aquí solo debes dejar las notificaciones de las aplicaciones con las que realmente trabajes. Como también puedes granularizar el comportamiento de las notificaciones. Puedes indicar a tus dispositivos que no emitan un cuadro de diálogo con la notificación pero que sí se retenga la notificación en el centro de notificaciones, para que luego puedas revisarlo entero y realizar acciones al respecto de esas notificaciones. De hecho, esta tarea, revisar notificaciones y tomar acciones al respecto, es una muy buena forma de mantener el control sobre todo lo que tienes que hacer cuando se realiza en paradas entre tareas de mayor entidad. Después están las notificaciones de correo electrónico que deberías de tener activadas, aunque existe un problema. Generalmente, mezclamos en el mismo cliente de correo electrónico el correo personal con el profesional y, al tener las notificaciones activas, fuente de distracción e interrupciones, nos podemos encontrar con que estamos recibiendo más notificaciones de las que deberíamos, porque además de los posibles correos personales empiezan a llegar las "newsletters", correos comerciales o los boletines. La mejor forma de solucionar esto es separar el correo personal del correo profesional en dos clientes de correo electrónico diferentes. Así podemos establecer diferentes niveles de frecuencia de consulta de correo, tanto si es profesional como personal. Las reglas de correo electrónico también te permitirán crear filtros que apunten a un único buzón que será el seleccionado para recibir notificaciones, granularizando aún más, si cabe, la recepción de notificaciones a una serie de personas o comunicaciones muy específicas y que sí requieren nuestra atención inmediata aunque sea para una decisión sobre la marcha. El sistema operativo de tu dispositivo móvil, e incluso de tu ordenador, pueden incluir una característica que se llama "No molestar", que se suele utilizar con frecuencia para evitar las notificaciones a lo largo del período nocturno, pero que puede activarse manualmente para que, en un momento determinado, simplemente dejes de recibir cualquier notificación porque estás enfrentando una tarea para la que no quieres ninguna distracción, aunque sea legítima. El siguiente paso es eliminar el "coro", que es cuando tienes varios dispositivos bajo tu misma identificación y cuando llega una notificación la repite en cada uno de ellos. Por ejemplo, el ordenador, a continuación el teléfono y unos segundos después en el "tablet", que supone una distracción bastante importante de sonidos y cuadros de diálogo. Deja un único dispositivo como principal y, por defecto, mantén en silencio el resto para recibir una única notificación, no una catarata de ellas. A la hora de gestionar las notificaciones digitales, tienes que ser muy estricto al tomar las diferentes decisiones. Muchas de las notificaciones requieren una acción por tu parte, pero esta acción no tiene por qué ser inmediata. Puedes aplazarla para más tarde, trabajando con ella luego desde el centro de notificaciones y evitar que rompa tu concentración.

Mejora tu concentración

Aprende a mejorar tu concentración al momento de trabajar y cómo enfrentarte a las interrupciones gestionando tanto tu entorno digital como físico para limitar notificaciones.

50 min (16 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:9/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.