Desarrolladores: Trucos semanales

No hagas todo perfecto

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Aprende los mejores trucos y tips, y descubre los conceptos básicos indispensable para todo desarrollador web, independientemente de tu experiencia. Si ya llevas desarrollando por años o si vienes del mundo del diseño y jamás has tocado una sola línea de código, todo lo que aprenderás con esta serie semanal de trucos serán una gran adición a tu actividad profesional y apuntalará tus habilidades como programador o desarrollador. Descubre desde increíbles consejos para que puedas tratar con tu cliente y saber cómo cobrar adecuadamente, hasta cuestiones técnicas claves para organizar y gestionar mejor tu tiempo y proyectos desarrollando.
01:28
  Añadir a marcadores

Transcripción

Uno de los errores más comunes de todo desarrollador o diseñador es querer hacer todo bien y a la primera. Si bien no está mal querer siempre hacerlo todo bien y sin errores, en el mundo del desarrollo de software resulta un poco complicado llevarte invicto y sin errores toda la etapa de desarrollo. Otro factor importante que se suma, es que tu cliente y tu jefe siempre quieren ver avances, siempre quieren ver qué llevas hecho y qué tanto se han cumplido los objetivos. Por lo que si te estás dedicando a resolver un solo requerimiento y sin errores, puedo apostar a que estás perdiendo demasiado tiempo con eso. Así que mi recomendación es déjalo, sí, en serio. No importa si por ahora se queda con muchos bugs o no es una solución estable o tan elegante como quisieras. Pero sabes, ya tienes un avance. Y eso al cliente le importa mucho, por lo que si ve que hay avance, ya no está tanto tiempo sobre ti y se tranquiliza, lo cual te da mucho más margen para seguir programando cómodamente. Y, por otro lado, ya avanzaste en tus entregas internas, por lo que todas esas fallas, inconsistencias o bugs pueden quedar para la etapa de solución de bugs de tu proyecto. Lo que sí es un hecho es que no debes dejar de documentar en dónde dejaste de hacer algo o detectaste una falla. Cuando estés allí pregúntate: ¿Vale la pena resolverla ahora o me dedico a algo más importante? Si no la resuelves, solo déjate un comentario de ayuda a un to-do, para que después puedas volver y resolverlo.