Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Aprende lectura rápida

Mitos y realidades de la lectura rápida

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1289 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Ahora que hemos aprendido qué es la lectura rápida, para qué sirve y para qué no, vamos a establecer un entorno básico al respecto de los mitos y realidades para que podamos comprender claramente cómo llegar a nuestro objetivo, que es asimilar la mayor cantidad de información lo más rápidamente posible.
02:19

Transcripción

Antes de seguir adelante, vamos a recapitular de forma práctica algunas de las cosas que hemos aprendido y otras que vamos a aprender sobre la lectura rápida, en forma de algunos conceptos de uso común sobre técnicas y tácticas, y si son ciertas, casi ciertas o simplemente no lo son. El primer mito es que la lectura rápida no funciona, y esto puede ser cierto o falso. No funciona cuando se intenta tomar un atajo con un curso milagro que, al final, lo único que busca es un retorno económico, pero también este primer mito es falso, porque la lectura rápida es una forma más eficiente de leer que tiene que ser trabajada como un proceso de reaprendizaje, donde el esfuerzo, la práctica y la comprobación continua de los avances son parte tan importante como la técnica que vayamos a utilizar en sí. También hay quien dice, como segundo mito, que es necesario mover los ojos muy deprisa. No se trata de mover los ojos muy deprisa para poder abarcar más texto, sino que mover los ojos muy deprisa es una consecuencia directa de la lectura rápida. Como parte de los falsos métodos de lectura rápida, se incide mucho en pasar la vista muy deprisa por los textos, incluso indicando que ese contenido se comprenderá y absorberá subliminalmente cuando esto no es cierto. El tercer mito dice que con la lectura rápida se pierde comprensión, y esto no es del todo cierto. Hay que diferenciar entre el escaneado de texto o skimming, que se dice en el mundo anglosajón, y la lectura rápida como un proceso mucho más amplio y más eficiente que el escaneado, aunque a una velocidad menor que el propio escaneado. En el primer caso, sí es factible perder comprensión de lo revisado rápidamente cuando buscamos el contenido esencial, mientras que en el segundo es factible disponer de razonable capacidad de comprensión, junto con un uso eficaz de la memoria. El cuarto mito es que los resultados no perduran, que lo que has leído con lectura rápida lo olvidas igual de rápido. Esto no es cierto. Aquello que has enviado a tu cerebro y lo has almacenado correctamente quedará perfectamente fijado y no lo perderás.

Aprende lectura rápida

Aprende a captar los conceptos fundamentales de toda la documentación que pasa por tus manos, gracias a técnicas de lectura rápida con las que mejorarás tu compresión lectora.

37 min (15 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Formadores:
Fecha de publicación:7/08/2017
Duración:37 min (15 Videos)

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.