El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Gestión de proyectos simplificada

Los tres círculos en un proyecto

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En cualquier proyecto tendremos un objetivo final que vendrá definido con una calidad, probablemente un tiempo limitado, y sin duda con un presupuesto restringido. El problema es que los clientes siempre quieren algo fantástico, lo quieren ya y con el mínimo presupuesto, así que tendremos que gestionar bien estos tres elementos.

Transcripción

El primer paso del proceso de planificación es definir el proyecto con precisión, en particular tenemos que definir el coste, la calidad y el tiempo. Estos tres círculos están presentes en todos los proyectos. En cualquier proyecto tendrás que entregar productos finales con unos criterios de calidad, probablemente en un tiempo limitado y, sin duda, con un presupuesto restringido. El problema es que los clientes siempre quieren algo fantástico en un mínimo de tiempo y por un precio reducido, así que tendremos que gestionar y priorizar estos tres elementos. Este es el problema central de la gestión de proyectos, sabemos que es difícil conseguir todo lo que pedimos, así que tendremos que preguntar al cliente para saber qué es lo que quiere y asegurarnos de no prometer algo que no podemos ofrecer. Por tanto: ¿cuál es la prioridad del cliente: calidad, tiempo, precio? Debemos descubrir cuál es el elemento primordial, el factor clave. Por ejemplo, en la organización de unos juegos olímpicos sabemos que la prioridad es el tiempo. El factor tiempo no es negociable, el día D para la inauguración de los juegos olímpicos está previsto con años de antelación. Si tenemos que hacer algo para esa fecha lo haremos cueste lo que cueste. Si para ello tenemos que reducir la calidad, lo haremos, pero pase lo que pase la fecha de apertura no cambiará. Por poner otro ejemplo clarificador: si construyéramos una central nuclear, el factor clave sería la calidad, incluso si ello nos obliga a esperar un año o dos, habría que esperar. Estos son ejemplos muy evidentes, muy claros, pero ¿qué pasa si un cliente insiste en tener los tres factores? Tendremos que descubrir de alguna manera cuál es la prioridad. Por ejemplo: si estuviésemos haciendo una web, el cliente querría tenerla enseguida, que fuera magnífica y barata, pero el factor clave no es lo que quiere, sino lo que obtendrá: ¿con qué variable?, ¿cuál de estos tres criterios están abiertos a negociación? Para descubrirlo, como gestor de proyectos, deberemos formular tres preguntas a nuestro cliente: la primera es: ¿por qué?, ¿por qué lo quiere en esa fecha?, ¿por qué un presupuesto de 20. 000 euros? Por cierto, si el presupuesto es de 20. 000 euros, ya sabemos que no es el factor principal, porque es un número redondo, así que probablemente solo sea una estimación. Si el presupuesto fuera 21. 420 euros, podría obedecer a alguna razón concreta que fija ese límite y no otro. Preguntando por qué obtendrás respuestas interesantes. Si te responde: "Lo necesitamos en esa fecha porque tenemos la presentación en una feria comercial dentro de 10 días". En ese caso, el factor principal es el tiempo. Si dice: "Lo queremos en esa fecha porque creemos que llevará ocho meses hacerlo", sabrás que no hay un motivo definido y que el factor clave no es el tiempo. En cuanto al presupuesto, si te comenta "Es de 20. 000 euros porque consideramos que una web de esas características costará eso". En este caso implica que si vas a gastar 25. 000 se te adjudicarán 25. 000, entonces sabrás que hay 5. 000 euros que se pueden gastar más. Por tanto, aclarar por qué es la primera pregunta. La segunda es: ¿Qué pasaría si...? ¿Qué pasaría si no lo tuviéramos en esa fecha? Entonces veremos si el otro se inquieta, se remueve en la silla con horror o dice: "Bueno, podríamos seguir con la web actual más tiempo". Por tanto, debemos preguntar qué pasaría si tardamos más, qué pasaría si gastamos más y observar la reacción. Por último, podemos negociar. Si vamos a necesitar más presupuesto es posible que haya alguna característica particular que lo permita. Una buena salida es ofrecer opciones. Por ejemplo, aconsejarle: "Si gastáramos un poco más podríamos añadir varias características". Y cuando el cliente responda: ¿Sí?, ¿cuáles?, sabremos que tiene más dinero. También el cliente se dará cuenta de que puede invertir más a cambio de incorporar prestaciones que antes no había considerado. En este caso comprobamos que la calidad era más importante que el dinero. En realidad, esto es vender, conseguir que alguien quiera pagar a cambio de obtener más calidad. Con ese pequeño cuestionario, hemos ayudado a nuestro cliente a clarificar sus necesidades y a dar prioridad a sus preferencias. ¿Qué es lo más importante para él: mantenerse dentro del presupuesto, tenerlo en un corto plazo de tiempo o tener un trabajo brillante? Estas preguntas para negociar obligan a que el cliente elija. La idea es: "Si tuviera más tiempo, podríamos hacer mejor trabajo", "Si tuviera más dinero, podría hacerlo mejor". Ahora te invito a que piensas en el proyecto en el que estás trabajando. ¿Cuál es el factor principal? Seguro que estás a tiempo. Formúlale estas preguntas a tu cliente para saber cuál es el factor principal para no fracasar. Identifica la prioridad de tu cliente a partir de estos tres círculos o criterios comentados: tiempo, presupuesto y calidad.

Gestión de proyectos simplificada

Aprende el proceso de 12 fases para planificar y ejecutar proyectos. Descubre que, si no se planifica y controla, gestionar y completar un proyecto puede ser muy complicado.

1:25 horas (16 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:30/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.