Cómo administrar por objetivos

Los problemas de la toma rápida de decisiones

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Un gerente que recurre a la toma de decisiones rápida fomenta las decisiones descentralizadas, confía en su instinto más a menudo que otros gerentes y tiende a analizar menos las decisiones. Alguien que toma decisiones rápidas cree que, a veces, la respuesta no depende de la información, sino de experiencia e intuición.
04:21

Transcripción

Vamos a detenernos más en la toma rápida de decisiones. Tu meta es moverte rápido, pero no en cada decisión. Primero, algunos aspectos de la decisión te ayudarán a determinar si deberías ir más despacio o más rápido, como si es urgente y lo que costará si no es muy efectiva. Pero además, hay consideraciones contextuales. Cada uno de ustedes trabaja en contextos distintos. Distintos compañeros, productos diferentes, distintos jefes, varias historias de empresa... Todo esto origina lo que llamamos cultura organizacional, la forma común de hacer las cosas. Al tomar decisiones, tendrás que mostrar respeto por la metodología de tu cultura particular. Otras veces, optarás por asumir los riesgos de hacer lo que crees que es correcto, aunque no siga las normas de tu empresa. En cuanto a las normas de la toma de decisiones, hay tres temas a tratar. El primero es si en donde trabajas las decisiones tienden a estar centralizadas o descentralizadas. Si están centralizadas, la autoridad de la decisión estará más arriba en la cadena de comando. Los gerentes no toman decisiones y luego actúan, sino que reúnen información, completan análisis y después presentan la información a alguien que está por encima de ellos para que tome la decisión. Esto genera decisiones coherentes y estratégicamente conexas. El problema es que este proceso es lento, y la velocidad es muy importante en la competitividad. Por eso otras organizaciones siguen un enfoque descentralizado, en el que los gerentes de los niveles más bajos tienen el poder de tomar algunas decisiones sin consultar a los gerentes de puestos superiores. Ambos tienen pros y contras, pero en las últimas décadas se va tendiendo hacia la descentralización. Otra norma común de la toma de decisiones es si tener un enfoque sistemático o uno intuitivo. Las organizaciones más grandes suelen ser más sistemáticas. Los gerentes usan una plantilla o una metodología acordada para tomar decisiones, mientras que los gerentes de empresas más pequeñas suelen actuar en función de la experiencia y la intuición en vez de usar un análisis estricto. Un análisis de los datos reduce el riesgo, pero si es demasiado exhaustivo, acabarás teniendo menos beneficios, y analizar más no implicará más ventajas. Aun así, los trabajadores se sienten cómodos haciendo análisis, lo que llamamos parálisis por análisis. Por otro lado, usar la intuición es rápido, pero a veces no es preciso. Por ejemplo, si la situación que analizas tiene muchos elementos nuevos en comparación con las decisiones anteriores, tu intuición no será la mejor. Ahora ya ves un contexto más amplio de la toma de decisiones. Con esto en mente, recuerda que un gerente que recurre a la toma de decisiones rápida fomenta las decisiones descentralizadas, confía en su instinto más a menudo que otros gerentes y tiende a analizar menos las decisiones. Alguien que toma decisiones rápidas cree que a veces la respuesta no depende de la información, sino de experiencia e intuición. Para actuar así en vez de fomentar el análisis excesivo puedes buscar la visión de expertos ajenos a la situación, como un jefe, un antiguo jefe, un mentor u otro experto que se haya enfrentado a situaciones similares. La toma rápida de decisiones es muy útil, y a veces esencial, pero dado el aumento de los riesgos, asegúrate de elegir el enfoque según tu contexto específico. Y no te olvides de revisar tus decisiones con la experiencia de otras personas ajenas a ellas. Así tendrás más probabilidades de que destaquen.

Cómo administrar por objetivos

Aprende a cambiar tu mentalidad, desarrollar una cultura de motivación y rendición de cuentas, tomar decisiones que importen y mantener una excelencia continua en tu trabajo.

1:16 horas (19 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:30/11/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.