Gestión financiera: Fondo de maniobra

Los almacenes y el fondo de maniobra

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Tener unos almacenes en su justa medida es el quebradero de cabeza de cualquier empresario o director financiero de una empresa. Veamos cómo afectan al fondo de maniobra.
06:36

Transcripción

Para analizar el fondo de maniobra, nos sumergimos en su composición. Analizamos ahora la combinación de partidas que forman el activo corriente. Se divide en tres grandes bloques que financieramente se denominan: existencias, de las que nos ocuparemos en este vídeo; realizable, está compuesto por los derechos de cobro de los clientes, que no es disponible pero si realizable; y disponible, que es lo realmente líquido, referido normalmente a la tesorería. El primer bloque hemos dicho que son las existencias, son los activos que la empresa posee y que dispone de ellos para ser transformados o vendidos en el curso normal de la explotación a lo largo del ejercicio. Pero atención porque, a pesar de encontrarnos en el activo corriente, en este caso la empresa tiene casi inmovilizados estos fondos en forma de existencias. No es su grado de permanencia –que efectivamente se van utilizando y vendiendo, van rotando cada pocos días o cada pocos meses–, el problema es que la empresa irá adquiriendo nuevas existencias, renovándolas, pero necesita mantener siempre un nivel de "stock". Ese nivel podríamos considerarlo fondos inmovilizados. La rotación, es decir, la rapidez de entradas y salidas, así como el nivel de existencias dependerá del sector. Una pescadería rota a diario, o prácticamente, el total de sus almacenes; son existencias perecederas. No ocurre lo mismo con una empresa de astilleros, que tardan más de un año en fabricar un barco y tiene las existencias inmovilizadas durante ese largo periodo de tiempo. La primera tendrá otros problemas, pero de liquidez generalmente no. Sin embargo, no se me ocurre mejor ejemplo para entender la inmovilización de las existencias y la problemática de convertirlas en dinero que las empresas promotoras de viviendas. Son empresas que construyen edificios, inmuebles y casas, y estas son sus existencias. Las construyen para ser vendidas, pero no siempre ocurre así, y la consecuencia inmediata es la falta de liquidez. Tienen bienes, claro que sí, pero no se puede transformar en dinero, no de forma inmediata. No tendrán más remedio que aumentar otras partidas de circulante para salvar esta situación. En este primer bloque de existencia se incluyen las materias primas, las mercaderías, aprovisionamientos diversos, productos en curso, semiterminados y productos terminados. Hacemos una breve descripción de cada uno. Mercaderías: son artículos para la venta sin transformación. Por ejemplo, frigoríficos en un negocio de electrodomésticos. Materias primas: para la venta previa transformación o elaboración. Por ejemplo, la harina en una panadería, que se transformará en pan. Elementos y conjuntos incorporables: son elementos comprados ya fabricados para incorporarlos a nuestro producto. Por ejemplo, las velas de la tarta si somos una pastelería. Combustibles: los almacenamos en la empresa; son depósitos de gasoil, pero no el gasoil que llevan los vehículos. Repuestos: piezas que necesitamos para sustituir otras. Embalajes y envases: cubiertas o envolturas para resguardar. Material de oficina: folios, bolígrafos, papel de cualquier tipo. Productos en curso y semiterminados: serán productos en fase de formación o de transformación. Productos terminados: serán los productos destinados al consumidor final. Subproductos: residuos o materiales recuperados. Tienen un carácter más accesorio o secundario y son consecuencia del principal producto. Por ejemplo, la chatarra en un taller de estructuras metálicas. La valoración de las existencias será el precio de adquisición o coste de producción descontando los posibles descuentos y añadiendo gastos que vayan asociados: transportes, aranceles o seguros. También se pueden considerar los deterioros de productos caducados o en mal estado, pero no se podrán aplicar deterioro de valor a las existencias si se espera incorporarlas al producto o venderlas en condiciones normales. El coste de producción incluye el coste de adquisición de la materia prima más todos los gastos directos e indirectos en los que incurra la empresa hasta que el producto está disponible para la venta: electricidad, mano de obra, coste comercial, publicidad, seguro, etc. No se considerarán costes de la producción los financieros ni tampoco los impuestos ni la administración general de la empresa. No quiero pasar por alto un comentario sobre el sistema de valoración de los almacenes tras las entradas y salidas de materiales. Se utilizará el método de precio medio ponderado, aunque como alternativa también se aceptará el método FIFO. Podría parecer que este apartado solo afecta a empresas industriales, distribuidoras o comerciales y no a las empresas de servicios, puesto que no entregan productos, solo prestan servicios. Pero esto es un grave error. También han de regularizar los proyectos que tengan en curso, los no facturados, incluyendo el coste de producir el servicio y otros costes indirectos hasta el momento de su valoración. Por ejemplo, un estudio de arquitectura está elaborando el proyecto del edificio más alto del mundo. Esto le llevará más de un año y necesitará arquitectos, ingenieros, delineantes, estructuristas... Además de equipos informáticos, equipos de medición, suministros, vehículos para visitar el terreno, laboratorios para estudios del terreno, etc. Al final del ejercicio pueden haber realizado el 60 % del proyecto y haber incurrido en cantidades asombrosas de costes. ¿Cómo decir que no tienen existencias? Claro que sí, de proyectos en curso. Eso tiene el valor de los gastos en los que ha incurrido y, por supuesto, debe figurar en sus existencias. Es su activo principal, que cuando lo facture lo venderá.

Gestión financiera: Fondo de maniobra

Comprende, calcula y controla bien el fondo de maniobra para realizar una gestión empresarial sostenible y responsable tanto con los proveedores como con los trabajadores.

1:18 horas (14 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
Fecha de publicación:11/05/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.