Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Mejora tu concentración

Limitar las distracciones

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1292 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La concentración es un estado de la mente, y por lo tanto puede interrumpirse, costando mucho volver al estado inicial. Precisamente por ello es necesario y muy importante limitar las distracciones en la medida de lo posible, aunque resulta muy difícil por nuestra propensión a disipar nuestra capacidad de concentración en tareas banales.
04:48

Transcripción

Evidentemente, para poder activar nuestra concentración tenemos que limitar o eliminar todo aquello que la puede interrumpir. Ya he hablado de varios tipos de distracciones, pero vamos a ser un poco más precisos y a trabajar con cada una de esas distracciones. Para empezar, están las distracciones externas, aquellas con las que no puedes lidiar fácilmente porque a veces no depende de nosotros poder eliminarlas o el costo en trabajo resulta improcedente. La mejor forma de lidiar con estas distracciones al respeto de nuestra concentración es simplemente aceptarlas y buscar otras tareas o reorganizar nuestro tiempo moviendo unos bloques aquí y allá. Si hoy hay obras en la calle y el ruido no te permite trabajar, lo que es por definición una perfecta distracción externa, simplemente puedes buscar otro lugar menos ruidoso o enfrentar tareas administrativas retrasadas que no requieren gran concentración, como la respuesta de correos electrónicos o incluso la reorganización del tiempo, y si trabajas en casa, adelantar tareas de limpieza. Las distracciones externas no suelen ser eternas y cuando acaben podremos retomar las tareas que exigen una máxima concentración. Después están las distracciones personales, aquellas producidas por personas que, por ejemplo, trabajan con nosotros y que se acercan a solicitarnos algo o intentar iniciar una charla. Las dos palabras clave para esto es "no" y "luego". Si realmente no es importante esa interacción social o simplemente vienen a solicitar algo, debemos gestionar esas dos palabras muy rápidamente. Lo que ocurre es que es muy complicado a veces decir no, pero es mucho menos violento decir luego, emplazando esa tarea, solicitud, etc., para más tarde, porque ahora mismo simplemente no puedes porque estás concentrado en otra cosa. Recuerda tomar nota del asunto para no olvidarlo, pero aprende a decir "luego", porque ahora no es el momento. Con frecuencia, para evitar el tipo de interacciones casuales, mucha gente se pone los auriculares para indicar que no quiere ser molestado, incluso cuando no está reproduciendo música, lo que es una medida muy efectiva para decir a todo el mundo que salvo que sea algo muy importante, simplemente no estás disponible. Después tenemos todas las distracciones relacionadas con nuestros sentidos, especialmente la vista y el oído. Ambos sentidos, que siempre están activados en modo vigilancia, suponen dos puertas de entrada muy fáciles de utilizar, ya sea por la publicidad, como ejemplo de distracción, como por otras formas de distracción activa. El objetivo para evitar este tipo de distracciones, muchas de ellas digitales pero de las que hablaré más adelante, es limitar su acceso a tu persona. A veces esto parece imposible, porque nos hemos acostumbrado a aceptar que esas distracciones están allí y no las podemos eliminar, cuando esto realmente no es cierto. En general, las distracciones auditivas y visuales requieren un cambio del entorno, por lo que a la hora de eliminarlas debemos modificar nuestro entorno. Imagina, por ejemplo, que la mesa de tu trabajo está al lado de la ventana y que por esa ventana se ve una calle muy concurrida. De repente, se oye un ruido poco habitual e inmediatamente te pones a mirar por la ventana a ver qué ha pasado. Es el ejemplo perfecto de una distracción que empieza siendo auditiva y acaba siendo visual. La forma más sencilla para evitar este tipo de distracciones es cerrar la ventana, incluso cerrar la cortina, y si esto no es posible, quizás reorientar tu mesa de trabajo podría ayudarte para evitar esas distracciones, al menos las visuales. En general, cualquier elemento que se ilumine indicando una situación específica también debe ser apagado u oculto. Un LED parpadeante de un equipo informático crea microdistracciones al haber un cambio en nuestro entorno visual. Lo mismo ocurre con cualquier dispositivo que emita ruidos, aunque al respecto del ámbito tecnológico me detendré en detalle más adelante. Los que trabajamos en casa debemos también desactivar, ajustar o reconfigurar los sistemas de apertura de puerta remota, los porteros automáticos, para que no supongan una distracción. Adicionalmente, hay que entrenar a ciertos tipos de servicios como carteros o repartidores de publicidad que saben, porque hemos contestado varias veces, que estamos en casa y acabamos convirtiéndonos en el portero de todo el edificio. Decide si hay alguno que quieres que te distraiga, como es el caso del cartero, y obvia responder al resto. Es fácil identificarlos, porque llevan rutas y horarios bastante bien definidos. A la hora de gestionar las mascotas en casa, ellas realmente solo quieren estar con nosotros, por lo que es conveniente ponerles algún tipo de zona específica para ellos, como un cesto, un almohadón, etc. Situado cerca de nuestra zona de trabajo, en la mayoría de los casos, dejaran de reclamar nuestra atención, porque tienen sitio en el que se sienten acompañados.

Mejora tu concentración

Aprende a mejorar tu concentración al momento de trabajar y cómo enfrentarte a las interrupciones gestionando tanto tu entorno digital como físico para limitar notificaciones.

50 min (16 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Formadores:
Fecha de publicación:9/08/2017
Duración:50 min (16 Videos)

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.