Lightroom Classic CC: Trucos semanales

Lightroom y el modo luces apagadas

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Con esta serie semanal aprenderás pequeños trucos que mejoren tu flujo de trabajo diario. El objetivo del curso es facilitar el día a día mediante soluciones creativas o formas novedosas de trabajar con Lightroom Classic CC. Dispondrás de distíntas técnicas y consejos que te ayudarán con el trabajo a la hora de la clasificación y organización de archivos, veremos algunos trucos y atajos para cuando llegue el turno de editar nuestras fotografías en el módulo revelado y tambien mejoraremos con algunos comandos la creación de libros, proyecciones y páginas web.
02:17
  Añadir a marcadores

Transcripción

Existen muchas formas de trabajar con la interface de nuestra aplicación, pero, desde luego, una de ellas en particular es la que nos permite concentrarnos al máximo en el trabajo de edición que estamos realizando. Vamos a ver la forma de activarla y cómo disfrutar de esta forma de visualización de nuestra aplicación. Una de las formas de trabajo en el módulo Revelado que más me gusta es trabajar con la aplicación apagada o semi apagada. Suelo trabajar con el panel lateral izquierdo plegado, para tener un poco más de espacio de trabajo, y como no suelo cambiar de modos de visualización más que vía atajos de teclado, pues, normalmente, la barra de herramientas, también la tengo plegada y solo tengo acceso a la totalidad de las secciones de revelado, y me gusta trabajar con la aplicación medio apagada. Para ello, utilizo el atajo de teclado L. Cuando utilizo el atajo de teclado L, vemos que la aplicación baja de nivel de luminosidad, puedo seguir trabajando, sigo viendo los ajustes, puedo pinchar sobre ellos y arrastrar, puedo hacer absolutamente todo, pero mi visualización se concentra siempre en la imagen. Siempre va a ser más fácil visualizar los efectos de lo que estoy haciendo mientras todo a mi alrededor está semi apagado. También puedo apagarlo del todo. Volviendo a presionar la tecla L, visualizo única y exclusivamente la fotografía y el espacio de trabajo que tengo solo para la imagen; no veo nada de la interface. Y, volviendo a apretar la tecla L, pues vuelvo al origen inicial del interface. En un momento determinado que yo necesite concentración sobre la fotografía, sobre todo cuando estoy trabajando con color y quiero ajustarlo al máximo, el eliminar distracciones y poder concentrarse en la imagen es muy interesante a la hora de trabajar con la fotografía. Recordemos utilizar el atajo de teclado L para trabajar con la interface mitigada o apagada.