El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Cómo desarrollar la inteligencia intercultural

Las relaciones en oposición a las normas

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Culturalmente hablando, antes de ayudar a un amigo, los miembros de una sociedad universalista optarían por seguir las normas. En una sociedad particularista, las amistades prevalecerán en la decisión. Los conceptos de universalismo y particularismo fueron descritos por el teórico y asesor de gestión Alfonsus Trompenaars.
06:19

Transcripción

Es la última semana de clase y el profesor envía preguntas a cada estudiante para responderlas individualmente. Las normas son claras: el trabajo es individual. Tu mejor amiga te ha pedido ayuda, sabes que le está yendo mal en los exámenes. La ayudas pero disimulando las respuestas para que el profesor no se entere. O sigues las normas y te arriesgas a pasar al siguiente año sin tu amiga. Te puede parecer un dilema moral, pero es una historia real que demuestra las diferencias culturales, y la elección entre relaciones y normas. Culturalmente hablando, antes que ayudar a un amigo, los miembros de una sociedad universalista optarían por seguir las normas. En una sociedad particularista, las amistades prevalecerán en la decisión. Los conceptos de universalismo y particularismo fueron descritos por el teórico y asesor de gestión Alfons Trompenaars. En sus artículos distingue la importancia que la gente de una cultura específica deposita en la influencia de las relaciones personales, de las normas sociales de su entorno. Por la importancia de las relaciones, las normas son más flexibles, y en muchos casos dependen de la situación en una sociedad particularista. Un anuncio de la Master Card World Cup ilustra universalismo y particularismo. Muestra un partido de fútbol en el patio de una prisión que se interrumpe cuando un convicto se escapa. Una fuga perfecta se transforma con gracia en una vuelta al patio porque el convicto quiere seguir el juego y necesita estar con sus amigos. Las relaciones no tienen precio, como dice el anuncio, domina la necesidad de seguir las normas. Una cultura particularista se centra primero en las necesidades del individuo en su situación específica, y después en las normas que lo rodean. En esta cultura, hay más margen para la negociación, más opciones para implementar cambios y establecer nuevas normas de acuerdo con cada circunstancia particular. En esta cultura están los chinos, griegos, sudamericanos y rusos. Gente que dedica más tiempo a desarrollar las relaciones y establecer la confianza. Las críticas se expresan abiertamente para no perjudicar la relación. Por ejemplo, la reunión inicial con un cliente puede implicar muchos paseos por la ciudad, ir a cenar, y todo eso antes de hablar del acuerdo. Las frases: "Todos tenemos voz y voto". "Tenemos que satisfacer las necesidades de todos" son comunes y todos aportan su estilo y talento único. Puede sorprender a los miembros de una cultura universalista. En estas culturas donde están la holandesa, la suiza, la alemana, la británica y la estadounidense, las disputas se resuelven en tribunales y los procedimientos los manejan abogados. Se establecen sistemas y normas para ser coherentes y justos con todos. Así como la cultura particularista es propensa a adaptar las normas, en la universalista las normas son sagradas. Las conversaciones de temas empresariales van al grano, y los desacuerdos se expresan abiertamente. En una cultura universalista oirás: "Vamos a votar, las normas son para todos." "Tratemos a todos con justicia". Ambos estilos pueden ser contraproducentes. Una vez un equipo de consultores de una cultura universalista trabajaba en una empresa mediana de Sudamérica; en el proceso de selección se trabaron con las preguntas sobre la retribución y el seguro de incapacidad. Para los ejecutivos esos eran términos completamente ajenos. Dijeron: "Si alguno de los empleados se lesiona en el trabajo nos encargaremos de ély de su familia, no necesitamos políticas para eso." No era una compañía multinacional, pero cuando los consultores preguntaron sobre las políticas, que eran típicas para ellos, revelaron una falta de sensibilidad cultural. Su última recomendación incluía recortes en recursos humanos, algo que no se recibe bien en una cultura particularista. Para el otro extremo, recuerdo una conversación con un europeo del sur que trabajaba en el norte de Europa. Le pidieron que ayudara a seleccionar a un profesional para la apertura del departamento de operaciones. Me comentó que se había frustrado cuando recomendó a su prima y el seleccionador le pidió su currículum. "¿Para qué me preguntan a mí?", se dijo. "Sé que son formalidades pero es mi prima, mi familia, y deberían haber tenido la gentileza de concederle una entrevista." Aquí son evidentes las perspectivas particularista y universalista. En las culturas universalistas, existen normas contra el nepotismo. En una cultura particularista, las relaciones abren puertas que estarían cerradas por las normas. Tanto si vienes de una cultura basada en las normas como de una basada en las relaciones, la teoría de Trompenaars es muy importante cuando trabajas en el extranjero. Conocer estos conceptos hará que tus transacciones sean fructíferas y favorables.

Cómo desarrollar la inteligencia intercultural

Aprende a trabajar en ambientes con personal de distintas nacionalidades, cada vez más presentes en el mundo laboral actual, desarrollando para ello tu inteligencia intercultural.

1:12 horas (16 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:16/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.