El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Fundamentos del dibujo vectorial

La retroalimentación y los comentarios del cliente

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Necesitas a tu cliente en el barco y de tu lado, es él o ella quien tiene la necesidad de comunicación que estás buscando solucionar, su retroalimentación es vital para el proyecto. En este video vas a aprender cómo dirigir la conversación para que obtengas la retroalimentación que necesitas y hagas que tu cliente se sienta parte importante del proyecto.

Transcripción

Necesitas a tu cliente en el barco y de tu lado. Es él o ella quien tiene la necesidad de comunicación que tú estás buscando solucionar. Su retroalimentación o sus comentarios son vitales para el proyecto, incluso aunque parezca que están hablando chino. Vamos a ver cómo dirigir la conversación para que puedas filtrar muy bien sus comentarios y obtener la información que necesitas. Primer paso: se trata de hacer preguntas útiles. Estas preguntas útiles están libres de toda idea de que el asunto es personal. Cualquier comentario negativo, particular, extraño, chistoso que el cliente tenga sobre tu trabajo es sobre tu trabajo, no es personal. No te lo tomes personal. Paso uno: preguntas útiles para tener la información correcta, la información que necesitas para ajustar la imagen y cubrir mejor la necesidad de comunicación que tiene tu cliente. Estas tres preguntas aquí están y son muy sencillas. No importa si el cliente te dice "Ay, mi esposa dice que no está bonito", "Ay, creo que está medio feo", "Ay, como que no me encanta", "Ay, no sé si es lo que imaginé". No importa, esas cosas no te las tomes personales y haz esta pregunto primero: "¿estamos OK con la forma? " Escucha a tu cliente y cuando tengas tiempo de intervenir, preguntas: "Oye, ¿estamos OK con la forma en la que estamos presentando la imagen? " Siguiente pregunta: "¿estamos OK con el color? " Tal vez ahí te va a decir: "No, bueno, este color me gusta, tal vez este no, la paleta completa apesta o solamente hay que cambiar dos colores". No lo sé, pero ya estás dirigiéndolo al lugar que tú quieres, ya le estás preguntando por la información que tú quieres obtener. No importa si él o ella vuelve a divagar, vuelve a irse por las ramas, no importa. Tú lo vas a regresar con estas preguntas. Pregunta tres: "¿Afinamos la idea o estamos OK con ella? " Esto es una invitación a que tu cliente se sienta parte del proceso y que está contigo en esto. Esa estrategia, además, hacer que tu cliente se sienta contigo en el barco, es superútil, porque si a tu cliente se le ocurre que es buena idea repetir todo el proceso, cuando tú haces la pregunta de si afinamos la idea, le recuerdas que está en el proceso contigo y que el tiempo extra que necesites agregar a esto es tiempo que también a él le va a afectar. Haces que tome conciencia de que este proyecto finalmente es en conjunto. La ventaja de estas tres preguntas es que tienen respuesta afirmativa o negativa. Trata de obtener de inicio un "sí" o un "no" y después ya pueden trabajar en los porqués. Entonces es: "¿Estamos OK con la forma? ", "sí" o "no". No le vais a decir esto a tu cliente, esto tratas tú de obtenerlo via la conversación, porque si lo presionas directamente de "Oye, ¿estamos OK con la forma?, ¿sí o no?, dímelo ahora", no va a funcionar tan fácil, no va a ser tan lindo. Entonces, tú esperas un "sí" o un "no" en la forma en la que el cliente pueda dártelo. Entonces, muy atento o muy atenta. "¿Estamos OK con la forma? " - "Sí". Perfecto, continuamos. - "¿No? " OK, la ajustamos. "¿Estamos OK con el color? " - "Sí". Muy bien, continuamos. - "¿No? " Lo ajustamos. "¿Afinamos la idea? " - "Sí" Perfecto, vamos a afinarla. "No, no la afinamos". OK, ya estamos correctos, listo. Durante todo este proceso, por favor, sé muy asertivo o asertiva en cuanto a las preguntas, a la información que necesitas, y recuerda no tomártelo personal. Sé muy paciente, el cliente no va a usar el mismo lenguaje gráfico que tú ni va a tener tan clara la idea como tú. O viceversa, a veces pasa que tú tienes una confusión y el cliente tiene muy claro lo que necesita. Entonces, mucha paciencia para que la comunicación a través de estas preguntas funcione bien. Por favor, sé amable, yrata de no perder la cabeza. Si tratas con amabilidad a tu cliente, idealmente él o ella te van a tratar con amabilidad. Incluso si te tocara un cliente desquiciado, que realmente tenga problemas en su corazón y en su mente y tú eres asertivo, paciente y amable y él se comporta muy mal contigo, ya no quedó en ti y puedes en ese momento o hablar muy seriamente con él o con ella o incluso dar por terminado el proyecto. Pero mantenerte en esta línea te ayuda a que la comunicación sea así: amable, asertiva y paciente. Muy bien, vamos a repasar rapidísimo entonces. El cliente está en el barco y debe estar de tu lado. Él tiene la necesidad de comunicación. No siempre va a hablar tu mismo lenguaje, así que hay que ser amables, pacientes y asertivos. Hay que dirigir la conversación con preguntas útiles para obtener la información que estamos buscando. Con estas tres preguntas puedes empezar a dirigir la conversación: "¿Estamos OK con la forma? ", "¿con el color? " "¿o afinamos la idea? ". ¿Sí o no? Y este puede ser un gran punto de partida para que puedas filtrar los comentarios del cliente y trabajar con ellos para obtener la información necesaria y poder terminar de cubrir la necesidad de comunicación que el cliente te planteó desde un principio.

Fundamentos del dibujo vectorial

Aprende a crear dibujos vectoriales y como utilizar las herramientas, capas y paletas de color para ello, transforma tus bocetos en trazados vectoriales para formatos digitales.

3:16 horas (39 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:11/05/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.