Comunicación interpersonal

La precisión en la comunicación

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1268 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
A veces tu interlocutor no puede entenderte porque no eres demasiado preciso o eres muy subjetivo; porque crees que las palabras pronunciadas y los conceptos que empleas los entiende todo el mundo pero ¿verdaderamente todo el mundo entiende lo que dices?

Transcripción

Una última cosa, a veces tu interlocutor no puede entenderte porque no eres demasiado preciso, eres muy subjetivo porque crees que las palabras pronunciadas, los conceptos que empleas los entiende todo el mundo. Pero mira a tu alrededor, a veces debes autocuestionarte. ¿Todo el mundo entiende lo que dices? Esto es así sobre todo cuando manejamos las nociones abstractas. Podríamos establecer un coeficiente de precisión de una palabra o de una propuesta, en general relacionados con su grado de abstracción. Todo el mundo entiende lo que es una mesa, pero incluso en este caso puede resultar a veces útil verificar que todo el mundo habla de la misma. Pero ¿todo el mundo entiende lo mismo cuando hablamos de las dificultades que atravesamos o las soluciones queremos aportar? Voy a clasificar los enunciados en tres categorías: Totalmente unívocos, son las proposiciones en general concretas, observables, que no se prestan a interpretación. Que dan la sensación de ser unívocos, en segundo lugar, pero un poco de desconfianza no hace daño. Que son manifiestamente equívocos, es decir, no entendemos nada si no das una explicación. Entonces, no olvides darla. Por ejemplo, he hablado varias veces en esta formación del término 'congruencia', pero la primera vez que lo mencioné no lo expliqué, lo hice más tarde. ¿No te preguntaste de qué se trataba cuando lo abordé por primera vez? Si no conoces aún el término, ¿no te sientes un poco perdido? Imagínate que te preguntan: ¿Qué propone es para intentar salir de la crisis que atravesamos? ¿En qué categoría colocarías esta pregunta? a) Totalmente concreto y unívoco, no tengo ninguna duda, lo entendí bien. b) Probablemente he entendido lo que mi interlocutor quiere decir, corresponde en todo caso perfectamente a lo que considero de la situación actual y voy a responder a la pregunta sobre esta base. c) Tengo una ligera idea de lo que quiere decir mi interlocutor con "la crisis que atravesamos", pero aún así le voy a plantear la pregunta para estar mas tranquilo o tranquila antes de dar una larga respuesta, porque corro el riesgo de desviarme del tema y provocar un pequeño malentendido. Quizá ves a dónde quiero llegar y cuál es la respuesta correcta a este test. A veces presencio conversaciones que parecen desde el inicio de sordomudos, donde una persona plantea una pregunta relativamente vaga, utilizando términos que son imprecisos y que no son capaces de entender. Es normal, después de todo, no poder expresar con precisión lo que aún no entendemos y las situaciones en las que el interlocutor responde inmediatamente según la representación que se ha hecho por su parte de la pregunta. Desde el inicio, no podemos hacer nada con estas conversaciones. En general, cuando los términos son muy vagos o generales, el interlocutor va a pedir más contexto, pero en muchos casos se lanza a la conversación sin más. De hecho, creo que hace falta desconfiar de los enunciados de manera sistemática, al menos desconfiar de uno mismo y comprobar que se ha entendido bien. Funcionamos con mucha frecuencia con un piloto automático y entramos rápidamente en terreno de arenas movedizas. No prestamos la suficiente atención a los hechos, a la observación, a la verificación. Un ejemplo sacado de mi vida cotidiana: mi apellido 'Comte', ¿cuántas veces recibo un email en el que escriben mal mi apellido? No es un apellido común, pero mi propia dirección de email tiene mi apellido escrito correctamente, solo hay que comprobarlo y no lleva más de unos segundos. ¿Tiene esto relación con el tema de la precisión? Sí, sí lo tiene, porque la exigencia de precisión va con la desconfianza, en el buen sentido de la palabra. Escuchamos lo que se dice, verificamos lo que hacemos, nos preguntamos si hay algo vago, releemos para estar seguros de que hemos sido claros. No dejes de lado esta exigencia de precisión, utilízala en el contexto informativo, email, reuniones, comunicación de hechos y comportamientos. Cuando comunicamos emociones, por ejemplo, hay que ser también precisos con este tema, pero no de manera exagerada. El sentimiento, la emoción, no es abstracto, es personal y subjetivo, se puede describir, pero no es un experimento científico.

Comunicación interpersonal

Aprende a comunicarte de una manera eficaz, para lo que es importante tanto expresarse bien como interpretar las respuestas y reacciones de nuestro interlocutor.

Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:20/09/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.