Aprende lectura rápida

La lectura rápida dirigida

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Como la lectura en diagonal se utiliza con demasiada frecuencia, y los autores y editores lo saben, se utilizan tácticas para facilitar esa lectura rápida utilizando hojas de estilos específicas. En ocasiones, incluso, se puede engañar al lector que lee deprisa forzando esos estilos en el texto.
02:27

Transcripción

Nuestros sentidos están desarrollados para diferenciar ciertas cualidades entre elementos que parecen iguales, incluso, cuando estas son muy sutiles; de forma que aquellos elementos diferenciados frente al resto provocan una fijación de información en nuestro cerebro sobre la gran masa de información. A la hora de llevar esta forma de diferenciación de contenido a la lectura y texto, usamos variaciones del elemento que leemos, la tipografía con marcado como las negritas, cursivas, mayúsculas, subrayados o cambios en el color o en la forma de la propia tipografía, cambiándola por otra. De esta forma, al crear textos así podemos facilitar la lectura rápida o incluso cambiar el sentido del propio contenido para quien haga una lectura rápida del mismo. El método es muy sencillo y es utilizar una variación tipográfica para marcar el contenido más importante que resaltará más sobre el texto de forma que en un modo de lectura rápida por escaneado, tranquilamente solo nos quedaremos con ese texto frecuentemente enmarcado en negrita. Un escaneado más profundo nos permitirá descubrir también las cursivas como forma de marcar contenido que tiene cierto valor. Precisamente por esto, te encontrarás con muchos textos en muchas ocasiones en prensa digital pero también en artículos y, en general, en otros muchos sitios en los que se utiliza esta política de marcado de contenido, precisamente, para facilitar la lectura rápida. Se marca esa información relevante de forma que con un escaneado puedes obtener los datos más importantes del documento o sus conclusiones. Esto puede utilizarse también para manipular al lector que hace lectura rápida contra un documento marcando, por ejemplo, solo los aspectos positivos o negativos del mismo con lo que, en lugar de recibir una información, cuyos argumentos están ponderados, solo recibiremos información de una única perspectiva, lo que nos puede llevar a error y sacar conclusiones del contenido que no son ciertas o que simplemente tienen un sesgo que nos ha sido impreso sub-conscientemente a través de la lectura rápida. También puedes utilizar este método para tu propio trabajo y facilitar la lectura rápida de documentación a tus compañeros utilizando estas tácticas, pero también es una variante que nos permitiría estudiar un documento marcando aquellas partes que resultan críticas para la retención de la información; algo que resulta habitual cuando nos estamos formando con documentación escrita o, incluso, digital.

Aprende lectura rápida

Aprende a captar los conceptos fundamentales de toda la documentación que pasa por tus manos, gracias a técnicas de lectura rápida con las que mejorarás tu compresión lectora.

37 min (15 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:7/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.