Preproducción para animación 3D

La empatía, el personaje y su conflicto

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Debemos pensar qué es lo que nos empuja a seguir viendo el audiovisual que se nos presenta. Una manera fácil de conseguir esto es presentar un personaje con el cual podamos empatizar y un conflicto que ponga la historia en movimiento.

Transcripción

Debemos tener en cuenta que al final, cuando hacemos una producción audiovisual, cuando hacemos un proyecto de animación, no lo estamos haciendo para nosotros. Lo estamos haciendo para que sea visualizado por un conjunto de espectadores. Y, por tanto, no es que tengamos que renunciar a que el proyecto nos guste a nosotros. No debemos vender nuestra alma directamente a los espectadores, pero sí que es cierto que debemos tener en cuenta que el proyecto debe gustar a estos espectadores. Es decir, tenemos que hacer que el proyecto genere empatía. Y, finalmente, la empatía es la capacidad de conseguir que el proyecto que presentamos a nuestro espectador, sea capaz de despertar su interés. Es decir, debemos preguntarnos por qué debería interesar nuestro proyecto a la audiencia que nos está visualizando. ¿Qué tiene nuestra historia que es tan interesante? Finalmente, ¿qué nos invita, qué nos empuja, qué nos hace seguir viendo un cortometraje, un largometraje, hasta el final? El objetivo, por tanto, es crear un nexo entre el audiovisual y el espectador. Crear un enlace entre la historia que estamos contando y la persona que está visualizando el audiovisual, que está visualizando nuestro cortometraje, nuestro proyecto, nuestro largometraje o, en definitiva, aquello que estamos presentando en pantalla. Empatía no equivale directamente a simpatía, es decir, el personaje no tiene porqué simpatizar con lo que está viendo, pero en definitiva, sí que tiene que ser capaz de decir, "oye, voy a continuar viendo esto; me interesa esto que estoy viendo; quiero saber cómo acaba esta historia". A partir de aquí, qué genera nuestra empatía, es decir, qué es lo que hace que el espectador se meta dentro de la historia. Bueno, pues, no únicamente, pero desde luego el personaje es un vehículo muy fácil para canalizar la empatía, es decir, presentamos un personaje, con el que el público puede empatizar. El público no empatiza tan fácilmente con ideas. No empatiza tan fácilmente con conceptos. No empatiza tan fácilmente con cosas inmateriales. Pero es muy fácil empatizar con un personaje vivo. Finalmente, tenemos un personaje y suele ser un personaje el que actúa como conductor de la historia. Por cada cosa que yo diga, tú vas a poder sacar mil peros, mil excepciones. Por ejemplo, una excepción podría ser "El señor de los anillos". Sí, tenemos un personaje que es el que conduce la historia, pero básicamente hay varios personajes que van por diferentes partes de un mismo universo. Sí, bien, esto es una excepción, pero hay que tener en cuenta que es una excepción, no es la regla. Y, por tanto, qué te puedo decir, bueno tú puedes plantear una historia con varios personajes. Pero es más difícil llevar una historia con varios personajes, que llevar una historia con un solo personaje, por tanto, mi recomendación es, si no has hecho muchos audiovisuales, si no has hecho muchos cortometrajes, empieza por lo sencillo, empieza con un solo personaje. A partir de aquí, presentamos un personaje que nos deba causar interés. Presentamos un protagonista tal que, en un momento dado, deseamos seguir sabiendo qué es lo que ocurre con ese personaje. ¿Y qué le ocurre al personaje? Pues al personaje, lo recomendable es que le ocurra un conflicto. El personaje tiene un conflicto que resolver, porque si no hay conflicto, muchas veces se apaga el interés. Por tanto, como digo, necesitamos que el personaje se enfrente a un conflicto. ¿Qué sería un conflicto? Pues, por ejemplo, finalmente es una meta, por ejemplo, es un antagonista. Por ejemplo, es un cambio en su situación o, por ejemplo, la supervivencia del personaje se ve amenazada. Todos estos son ejemplos de conflicto. Para profundizar un poco más y para que entiendas mejor lo que estoy diciendo, voy a poner un par de ejemplos para ilustrarte muy claramente qué es un conflicto y qué no lo es. Así que, ejemplo uno, digamos, la ardilla quiere coger una bellota de un árbol. Hay una bellota en un árbol, así que la ardilla trepa por el árbol, coge la bellota y final de la historia. No hay conflicto, no hay interés. Es decir, la ardilla ve la bellota, coge la bellota y se acaba la historia. ¿Por qué tendría yo que empatizar con esa ardilla? No es que me caiga mal la ardilla, pero la historia no tiene ningún tipo de interés. Básicamente una ardilla ve algo, lo coge, se lo come y ya está. Si le damos un poco la vuelta a este ejemplo, tenemos una ardilla que es un personaje que en un momento dado nos puede causar cierta empatía porque una ardilla es un animal simpático. Es un animal que, bueno, suele actuar bastante como protagonista dentro de las películas de animación. Por tanto, vamos con el ejemplo dos, donde le damos una vuelta a esta idea. Una ardilla quiere coger una bellota, pero la bellota está al otro lado de la carretera. Claro, al introducir un factor que es la carretera, introducimos también el factor tráfico, deberá cruzar la carretera, evitando el tráfico. Y, por tanto, aquí ya tenemos estos dos elementos que nos hacen falta. Por una parte, tenemos un personaje con el cual podemos empatizar. Es fácil empatizar con una ardilla. Por otro lado, en el momento en el que vemos una ardilla y vemos una bellota, bueno probablemente no hace falta dar demasiada explicación al espectador. Ardilla, bellota, la ardilla quiere la bellota, porque es algo clásico. Y más, digamos, en el cine de animación. Pero en el momento en el que tú pones la ardilla en un lado de la carretera, y pones la bellota en el otro lado de la carretera, automáticamente has presentado el conflicto. Está claro que la ardilla debe cruzar la carretera y está claro que en esa carretera hay tráfico, y está claro que para conseguir su objetivo, la ardilla tiene que superar la carretera, cruzar la carretera no es tan fácil como subir un árbol, porque al cruzar la carretera, puede venir un coche y te puede pisar. De esta manera, por tanto, le damos la vuelta al ejemplo número uno, lo convertimos en el ejemplo número dos y le damos un poquito más de interés a la historia. El conflicto, por tanto, saca al personaje de su zona de confort. Le obliga a moverse. Se mueve el personaje y con el personaje se mueve la historia. Y, por tanto, se mueve la historia y nosotros nos movemos con ella. Y finalmente, este es el objetivo, el objetivo es que nosotros nos pongamos en movimiento, que la historia sea mueva y que nosotros nos queramos mover con la historia. Por tanto, finalmente, la historia debe reforzar la empatía. Debe reforzar el que nosotros queramos conectar. Debe reforzar el que aumente nuestro interés por el personaje y todo aquello que le pueda suceder.

Preproducción para animación 3D

Aprende a desarrollar un plan de preproducción para tus trabajos de animación, ya que es uno de los puntos más importantes y garantiza el éxito de tus producciones.

3:25 horas (32 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:5/01/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.