Gestión financiera: Endeudamiento

Inversiones. Pagar al contado versus endeudarse

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En el supuesto de que una empresa tenga liquidez para pagar una inversión o elemento inmovilizado, se presenta el dilema de pagarlo al contado o endeudarse mediante algún crédito.
03:54

Transcripción

Cuando una empresa se encuentra en funcionamiento, saneada y con liquidez suficiente para afrontar pagos e inversiones, pero necesita realizar una nueva inversión, se encuentra ante la decisión de saber qué interesa más, si pagar al contado o endeudarse. Algo similar a cuando iniciábamos la empresa. Pero ahora tenemos histórico y contamos con datos reales. Debemos hacer, no obstante, varias reflexiones. Si la empresa tiene un porcentaje de rentabilidad económica mayor que el precio del dinero que nos cobraría un banco, aconsejaríamos que utilice financiación ajena. Pero ¿qué proporción es la conveniente? La respuesta no puede ser exacta, puesto que depende de varios factores. En cualquier caso, es una decisión subjetiva que puede variar dependiendo de la aversión al riesgo de los socios del negocio, que podrían optar por diferentes opciones. Opción moderada: la proporción fondos propios/financiación ajena estaría en torno al 40, 60 % como opción moderada y ortodoxa. Opción arriesgada: si la empresa no dispone de muchos fondos propios y opta o decide financiarse en mayor proporción con financiación ajena, estará incurriendo en un mayor riesgo, llamado en este caso apalancamiento financiero. Por ejemplo, con una relación del 30 % propios, 70 % ajenos. Pero obtendrá una rentabilidad financiera mucho mayor mientras mantenga que su rentabilidad económica es superior al precio del dinero. Recordemos que la rentabilidad financiera es el rendimiento que obtenemos de los fondos propios, que se calcula dividiendo el beneficio neto –después de intereses y de impuestos– entre los fondos propios aportados. No es conveniente abusar de esta opción de forma ilimitada puesto que, para proporciones de financiación ajena muy elevada, el beneficio después de intereses e impuestos se reduce por culpa de los mayores intereses bancarios, a la vez que el apalancamiento financiero o riesgo aumenta mucho y, en caso de algún contratiempo con la rentabilidad económica, la empresa podría tener grandes pérdidas. Opción conservadora: por último, si la empresa tiene la posibilidad pero decide prescindir de más financiación ajena, obtendrá una rentabilidad financiera menor, pero la empresa también estará bajo un menor riesgo. Es el caso de la opción conservadora con, por ejemplo, un 30 % de fondos ajenos y un 70 % de fondos propios. De forma análoga a la opción arriesgada, no es conveniente abusar de financiación propia excesiva. El motivo es que dejaríamos de aprovechar el potencial de la empresa. Proponemos un ejemplo ideal de estructura de empresa, donde vemos a la izquierda en qué invertimos la financiación que vemos la derecha, con una estructura idónea. El ejemplo es un supuesto de una empresa que necesita una inversión total de 100 000 euros, de los cuales 70 000 eran necesarios para inmovilizado y 30 000 para existencias, financiación a clientes y dinero en cuentas: activos corrientes. Por otro lado, el empresario dispone de 40 000 euros de fondos propios y se financia en 40 000 euros con un préstamo. Por último, está previsto que los proveedores y acreedores den crédito por otros 20 000 euros. Por otro lado, no debemos olvidar el coste de oportunidad. Es decir, si utilizamos nuestro dinero para una inversión a largo plazo, perdemos la opción de recurrir a él en cualquier otro destino más rentable.

Gestión financiera: Endeudamiento

Descubre cómo calcular los distintos tipos de endeudamiento y cuáles son los idóneos para conseguir fondos, ya que para una empresa decir endeudamiento es decir financiación.

1:09 horas (19 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
Fecha de publicación:11/05/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.