Gestión empresarial: Trucos semanales

Interpreta el lenguaje corporal

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1271 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:52
  Añadir a marcadores

Transcripción

Cuando estás en un reunión, si realmente quieres entender lo que alguien está diciendo, sus palabras son solo el comienzo. No solo tienes que escuchar sus palabras, sino también todo su lenguaje corporal. Aproximadamente la mitad de lo que una persona dice no viene a través de sus palabras, sino a través de su cuerpo. A veces, el lenguaje corporal refuerza y mejora lo que se dice, pero otras lo contradice por completo. En cuanto a interpretar a los demás, quiero recalcar que es muy difícil si no imposible, saber exactamente lo que piensa una persona o si está diciendo la verdad; no supongas que lo sabes. Lo que es posible, coherente y fiable es determinar de forma general si la persona está interesada o no en tu conversación, si es sincera o no al hablar, o si está nerviosa o no. Busca desviaciones de conductas. El primer tipo es una desviación de la forma normal de comunicación de la persona llamado "Punto de referencia". Por ejemplo, si alguien se acerca siempre y habla lentamente, pero hoy está más lejos y habla rápidamente, esa es una desviación que indica que algo podría estar mal. Recuerda, no supongas que sabes lo que pasa. Puedes decidir si deseas hacer preguntas para averiguar qué es lo que podría estar pasando, pero no hagas suposiciones. El segundo tipo es una desviación de las normas contextuales. Por ejemplo, si estás sentado en un consultorio médico, mirar a otro paciente a los ojos brevemente y esbozar una sonrisa o decir "Hola" es normal. Mirar a los ojos mucho tiempo resulta extraño e indica algo anormal, pero no hagas suposiciones. La persona podría estar mirándote porque piensa que te conoce o porque le gusta tu camisa. Las desviaciones te dicen que pongas atención, pero no te dan la respuesta. Te aproximarás a la respuesta observando y haciendo preguntas, si crees que valga la pena el tiempo y el riesgo. Podrías fijarte en el rechazo al contacto visual o los movimientos inquietos. Mi favorito es el comportamiento de distanciamiento. Si a una persona no le gusta alguien o no le interesa la conversación, se alejará más de lo normal y, en ocasiones, apuntará los pies a una dirección distinta a la del hablante. Si investigas un poco, encontrarás buenos libros y otros recursos disponibles para mejorar tu habilidad para interpretar a las personas. Sin embargo, empieza de forma simple, escucha al otro en su totalidad, palabras y comportamientos no verbales. Establece unos puntos de partida y busca desviaciones significativas, cuando lo hagas te darás cuenta de que te estuviste perdiendo gran parte de la conversación.