Gestión empresarial: Trucos semanales

Inicia las conversaciones del cambio

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1240 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:51
  Añadir a marcadores

Transcripción

¿Alguna vez viste a alguien bienintencionado pero sin preparación sugerir algún cambio en una reunión? A veces es divertido, pero otras no lo es. Sin planificación, una conversación sobre un cambio puede ser muy difícil. El cambio representa estrés, riesgo y trabajo extra. Si quieres que te escuchen y te interpreten positivamente, hay algunos deberes que debes hacer antes de hablar en una reunión. Aquí tienes diez consejos para ayudarte a preparar e iniciar una gran conversación sobre el cambio. Primero, pregúntate si quieres hacerlo. Te guste o no, no siempre podrás cambiar cada pequeño problema. Elige tus batallas sabiamente. Segundo, considera tus probabilidades. Por ejemplo, piensa en los jefes por encima de ti en la organización. Basado en lo que sabe sobre ellos y sus decisiones recientes, ¿crees que apoyarán tu postura? Tercero, sé fiel a los hechos, no te dejes llevar por la emoción, opiniones o insinuaciones. Comienza con los hechos y rígete a ellos. Cuarto, si vas a tener una discusión amistosa, trae a tus amigos. Antes de la reunión, averigua cuál es su postura sobre el tema. Cuantos más amigos tengas, más probabilidades tendrás. Quinto, convierte lo negativo en positivo. Sé capaz de mostrar cómo tu postura ayuda a la oposición. Es difícil que los demás estén en desacuerdo contigo si tu solución les ayuda de alguna forma. Sexto, haz que el equipo de directivos no pueda refutar tu postura. Puedes enumerar de forma breve cómo tu postura apoya los objetivos y metas principales de la compañía. Séptimo, admite tu responsabilidad y no culpes a los demás. Cuando evitas culpar a otros y admites tu responsabilidad, es más probable que la oposición participe positivamente en la discusión. Octavo, valora los argumentos de quienes no apoyan el cambio y con los que tú estás de acuerdo. Trata de encontrar alguna parte de su postura que puedas aceptar, tu objetivo es construir un respeto mutuo que también los ayude a querer escuchar tu postura. Noveno, siempre plantea soluciones, no solo problemas. Si vas a exponer problemas difíciles, necesitas buenas ideas como respuestas. Ten algo preparado sobre cómo podrían cambiar el "statu quo" en esta cuestión. De lo contrario, mejor no digas nada. Y décimo, prepárate para ser voluntario. Si vas a ser capaz de pedir a un grupo de personas que use su valioso tiempo y energía en un nuevo cambio, es mejor que seas el primero en ofrecer tu tiempo para la causa. El cambio es inevitable; puede ser divertido o muy estresante. Antes de que pienses en proponer algún cambio, considera seriamente estos consejos y tu argumento será fundado.