Lightroom Classic CC: Trucos semanales

Hacer en Lightroom un lifting de retrato

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Con esta serie semanal aprenderás pequeños trucos que mejoren tu flujo de trabajo diario. El objetivo del curso es facilitar el día a día mediante soluciones creativas o formas novedosas de trabajar con Lightroom Classic CC. Dispondrás de distíntas técnicas y consejos que te ayudarán con el trabajo a la hora de la clasificación y organización de archivos, veremos algunos trucos y atajos para cuando llegue el turno de editar nuestras fotografías en el módulo revelado y tambien mejoraremos con algunos comandos la creación de libros, proyecciones y páginas web.
02:59
  Añadir a marcadores

Transcripción

En este truco semanal vamos a aprender a editar una fotografía de retrato, eliminando las ojeras y cualquier otro rastro de arrugas de una forma totalmente natural y que pase desapercibida. Vamos a ver cómo podemos realizarlo sin emplear un gran esfuerzo. Cuando estamos editando una fotografía de retrato, una de las cosas que más se marcan siempre son las ojeras o las bolsas, toda la zona que hay debajo de los párpados. Vamos a trabajar ahora mismo esa zona de debajo del ojo. De una forma muy sencilla vamos a hacer que pase totalmente desapercibido el retoque. Simplemente, vamos a hacer clic en la Eliminación de manchas y vamos a ajustar el pincel un poco al borde de la línea más marcada, a ese ancho. No vamos a tener miedo ninguno, simplemente, pinchamos y arrastramos, y dibujamos justo ese borde de esa línea. Solo ese borde de esa línea, lo dibujamos. El programa, automáticamente, va a decidir de dónde quiere clonar, no se lo deberíamos permitir, debemos de seleccionar nosotros de dónde queremos obtener el origen para pegar ahí encima. Vamos a pinchar sobre el punto de control y arrastrar y vamos a seleccionar la zona que esté mucho más cerca de ella. Vamos a hacer un poco más de lupa para verlo mejor, presionamos la tecla Barra espaciadora y arrastramos. Si nos fijamos, al clonar lo que estoy haciendo es meterme encima de los pelos de la pestaña y eso está contaminándome toda esta zona. Vamos también a utilizar este punto de destino, pinchamos y arrastramos hasta que veamos todos los pelos de la pestaña. Ahí estarían, pero acordaros, lo que queremos tapar es ese bloque. Esto, desde luego, es una barbaridad, no podemos hacerlo, pero tenemos la opción de variar la opacidad de este ajuste. Simplemente, pinchando y arrastrando, vamos a ir bajando hasta que adquiera un aspecto más natural. Por ejemplo, aquí, vamos a salir de la herramienta y vamos a ver un antes y un después mediante el atajo de teclado Y. Vamos a plegar aquí y vamos a visualizarlo. Como vemos, de una forma totalmente natural, pasando de una forma totalmente desapercibida, hemos bajado el nivel de ojeras en esta parte. No se nota el retoque, no es un clonado exagerado ni mucho menos, y esto lo podemos hacer con prácticamente todas las arrugas, con todos esos pequeños defectos que nos vamos encontrando en un retrato. Recordemos que es muy sencillo, simplemente, es utilizar el pincel de clonado, en modo Corregir, por supuesto, y utilizar el deslizador de Opacidad para que el efecto no se note demasiado. Tener en cuenta que siempre hay que coger parte de la textura de la propia piel para que el efecto pase más desapercibido.