El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Gestión empresarial: Trucos semanales

Gestiona a tu jefe

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:25
  Añadir a marcadores

Transcripción

El liderazgo no es una función descendiente. Si buscas éxito, es una actividad de 360 grados. Debes gestionar a tus empleados hasta cierto punto, tus compañeros, y también debes aprender a gestionar a tu jefe. Pero no es difícil, si sabes abordar la situación. Recuerda estos cinco pasos que te ayudarán a constuir una buena relación con tu jefe. Primero, aprende cómo le gusta comunicarse. Tal vez prefiere el "e-mail", tal vez le gusta el teléfono o hablar cara a cara. Tal vez le gusta hablar bastante o valora la comunicación concisa. Presta atención a sus preferencias, conócelas y úsalas. Si te comunicas como prefiere, escuchará y procesará mejor todo lo que tratas de decir. Luego, conoce sus expectativas sobre tu rendimiento, no creas que están sintonizados, hablen para asegurarte de que están de acuerdo sobre lo que se espera. Mantén el diálogo abierto para que se comuniquen al menos semanalmente. No solo tus objetivos necesitan claridad, esfuérzate por entender los suyos. Cuánto más comprendas el objetivo general de tu jefe, mejor entenderás tu papel, cómo encaja tu pieza de rompecabezas en el conjunto. Además, algo importante, debes rendir mejor que el promedio, nadie puede ser un superestrella siempre. Sin embargo, si deseas avanzar, además de una buena personalidad y una buena ética laboral, nada es mejor que un historial de éxito. Es lo que te permite tener éxito con el quinto y último paso, enviar señales a largo plazo sobre tus metas y deseos. Si deseas avanzar, debes ser tu mejor promotor. No supongas que tu jefe sabe tus aspiraciones, habla de ellas, pero no seas comedido. No seas abrumador, sé realista y no se lo recuerdes a diario. Habla de tus metas a largo plazo en el momento apropiado, una vez cada dos meses. Si lo haces más, parecerás imposible de complacer, si lo haces menos, dejarás tu destino en manos de otro. Tu jefe es importante para ti y está muy ocupado, aprovecha el tiempo con él usando estos cinco pasos, así sabrán en lo que trabaja el otro y para qué.