Mejora tu concentración

Gestión de concentración

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La gestión de concentración es nuestra capacidad de poder enfocarnos en las tareas que tenemos que realizar, aprovechando el tiempo que hemos destinado a ellas y cumpliendo con los diferentes parámetros de calidad de trabajo en el tiempo establecido de forma razonable para hacer ese trabajo.
02:25

Transcripción

La gestión de la concentración es una tarea difícil, porque es una acción volitiva, es decir, queremos hacerla pero a la vez, si es algo que no nos apetece, simplemente la rechazamos y buscamos una distracción o hacemos caso excesivo a las distracciones externas como justificación. Es lo que se suele expresar con el dicho popular "distraerse con el vuelo de una mosca". No estamos por lo que estamos, no nos apetece invocar nuestra concentración y no es que no seamos capaces de hacerlo, es que simplemente no queremos. Evidentemente, no nos podemos engañar a nosotros mismos. Si la tarea es fácil o, lo que es más importante, es divertida, somos capaces de enfocar nuestra concentración casi inmediatamente y entonces todo es muy fácil. Pero precisamente no siempre ocurre así. Y cuando llega el momento hay que recurrir a las dos únicas cosas que pueden reconducir nuestra atención al trabajo que tenemos que realizar y a concentrarnos en la tarea: la voluntad y la disciplina. La primera nos obliga a querer hacer lo que hacemos sin buscar excusas, incluso enumerando por qué queremos hacerlo, sino simplemente hacer lo que nos toca hacer. Y la segunda es la disciplina, que nos obliga a seguir adelante incluso cuando las condiciones no son favorables para invocar la concentración, que es el momento en el que nuestro cerebro entra en modo analítico-productivo para procesar información y crear información nueva. El siguiente paso es conseguir el foco de la concentración. Entrar en ese estado de gracia a veces cuesta, sobre todo porque lo primero que tenemos que saber es qué hacer, y si desconocemos eso es precisamente cuando tropezamos. ¿Solución? Establece un punto de arranque muy corto con una tarea muy pequeña o con un plazo de finalización muy corto para poder centrarte durante unos minutos y a continuación engancha una tarea detrás de otra. Te será mucho más fácil que empezar con una tarea grande, ya las cogerás unas detrás de las otras cuando termines con esa primera tarea pequeña con la que vas a concentrarte. Apoyado en la voluntad y en la disciplina y usando el truco de la pequeña tarea inicial, es fácil arrancar un buen nivel de concentración inicial. Recuerda establecer pequeñas metas o dedica tiempo a esa organización de tareas previa y de tu tiempo, porque así no tendrás que pensar qué toca ahora, sino que lo consultarás en la lista y seguirás adelante, ya que la concentración tiene inercia y si la interrumpimos cuesta mucho volverla a poner en marcha.

Mejora tu concentración

Aprende a mejorar tu concentración al momento de trabajar y cómo enfrentarte a las interrupciones gestionando tanto tu entorno digital como físico para limitar notificaciones.

50 min (16 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:9/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.