Gestión financiera: Endeudamiento

Evitando el endeudamiento: el crowdfounding

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La financiación no convencional está ganando enteros en los últimos años y se erige como una opción que no genera deuda ni costes financieros.
05:26

Transcripción

El "crowfunding" es un sistema de captación de fondos colectivos para la financiación de proyectos de diversa índole. Se sirven de Internet para recaudar fondos de forma pública y abierta. Y los interesados en aportar financiación normalmente acuden movidos por intereses diversos, desde la simple búsqueda de actividades donde invertir, la mera simpatía, por altruismo o por mecenazgo, y otras veces el deseo incluso de participar directamente en algún tipo de negocio. El funcionamiento habitual es ofrecer una recompensa a cambio de pequeñas cantidades de dinero recibidas para llevar a cabo el proyecto. Las opciones en estos casos son prácticamente infinitas. El "crowdfunding" puede ser una fuente de financiación complementaria a la bancaria y, de hecho, ambas fuentes conviven en la actualidad. Las entidades bancarias financian proyectos más tradicionales, generalmente de importes superiores, mientras que el "crowdfunding" iría dirigido a proyectos más pequeños con características de innovación, de investigación científica, videojuegos, desarrollo de aplicaciones, producciones audiovisuales, etc. Pero la realidad es que conozco cada vez más empresas que se están planteando acudir a este tipo de financiación para no depender tanto del banco. Y creo que puede ser un acierto. Es tal el auge de los últimos años y la diversidad de modalidades de "crowdfunding", que por fin están siendo reguladas legalmente. Al menos, se están regulando las modalidades de "crowdfunding" en las que los inversores perciben un interés por los fondos que prestan y las que se dirigen fundamentalmente a empresas. Buscando, según sus legisladores, la protección de los inversores y para impulsar al mismo tiempo esta nueva herramienta de financiación directa. No están aun siendo reguladas las modalidades en las que la financiación captada se logra a través de donaciones, venta de bienes y servicios o préstamos sin intereses. Sigue habiendo una cierta ambigüedad legal en todas estas normas. La legislación española textualmente las define como aquellas plataformas cuya actividad consiste en poner en contacto de manera profesional, y a través de páginas web u otros medios electrónicos, a una pluralidad de personas físicas o jurídicas que ofrecen financiación a cambio de un rendimiento dinerario, denominados inversores, con personas físicas o jurídicas que solicitan financiación en nombre propio para destinarlo a un proyecto de financiación participativa, denominados promotores. Para el resto de países, recomiendo consultar en cada caso la legislación vigente. La regulación legal pretende poner límites y exigir ciertas garantías que puedan cubrir reclamaciones o posibles fraudes. A pesar de lo novedoso, hay quienes dicen que el "crowdfunding" es un mecenazgo como los que existían en la antigua Roma –hablo del siglo I antes de Cristo– y otros que sostienen que el "crowdfunding", como financiación colectiva de proyectos, existe desde el siglo XVIII, aunque el auge de Internet ha generado múltiples oportunidades. Uno de los ejemplos es el de Joseph Pulitzer, que en 1885 puso en marcha una campaña a través del New York World para recaudar fondos que permitieran financiar el pedestal de la Estatua de la Libertad, paralizado por la difícil situación económica en Nueva York. Seis meses después había superado los 100 000 dólares, la mayor parte procedente de microdonaciones. El total de donantes fue superior a los 125 000. En algunas plataformas ya consideran el "crowdfunding" anticuado y trabajan con otros modelos más evolucionados. Como ejemplo, una de las plataformas más famosas en Estados Unidos pone como condición para acceder a un crédito de hasta 9000 euros que previamente deban conseguir entre 10 y 20 familiares o amigos que aporten como mínimo 25 euros cada uno. De esta forma, aumenta el porcentaje de seguridad en las devoluciones y proporciona un estímulo importante a un sector que está atravesando por algunas dificultades. Es un sistema de financiación adecuado para proyectos pequeños, microcréditos, generalmente originales y que despiertan curiosidad y simpatía. Es una financiación barata. No tiene asociado el coste financiero de los intereses y, por ello, sería un endeudamiento sin coste. Prácticamente no es endeudamiento. Simplemente se reciben fondos que solo cuando el proyecto se lleva a cabo entregan una recompensa. Por ejemplo, un ejemplar del libro editado, una unidad del casco fabricado o figurar en la película para la cual se han aportado fondos. La tendencia es que se dirige cada vez más a pymes y a proyectos de más envergadura. Y en este caso sí esperan un rendimiento dinerario, con lo que el coste habría que calcularlo y medirlo antes de afirmar que no es endeudamiento.

Gestión financiera: Endeudamiento

Descubre cómo calcular los distintos tipos de endeudamiento y cuáles son los idóneos para conseguir fondos, ya que para una empresa decir endeudamiento es decir financiación.

1:09 horas (19 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
Fecha de publicación:11/05/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.