Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Cómo administrar por objetivos

Evalúa tu estilo de gestión

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1289 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Existen dos estilos conocidos de gestión que suelen adoptar la mayoría de gestores: la gestión orientada a tareas y la orientada a relaciones. Los dos pueden ser útiles, pero también tienen sus desventajas.
04:12

Transcripción

Antes de hablar de tu equipo, veamos si tu estilo de gestión encaja con él. No hay un estilo perfecto. Hay, sin embargo, dos estilos conocidos que suelen adoptar la mayoría de gestores: la gestión orientada a tareas y la orientada a relaciones. Los dos pueden ser útiles, pero también tienen sus desventajas. Un gestor orientado a tareas valora que se haga el trabajo. Quiere que se haga a tiempo y con una calidad aceptable. No considera las conductas laborales ni favorables ni negativas para que el equipo finalice el trabajo. No es que no valore los vínculos personales, sino que, en el entorno laboral, no es su preferencia. Un gestor orientado a relaciones es justo lo contrario. Presta más atención a la parte social del trabajo. Valora el trabajo, pero valora incluso más el contexto social en el que tiene lugar. Cree que pasar tiempo forjando relaciones positivas fomenta la productividad. Ambos tienen razón. Los equipos de mayor rendimiento valoran el trabajo y las relaciones, pero la mayoría de líderes no cubre ambos roles. Lo veremos en un momento. Ahora veamos qué tipo de gestor eres. Escucha las siguientes afirmaciones y pregúntate qué te parecen. No hay respuestas correctas. Solo piensa si estás de acuerdo o no. Todas las reuniones deberían empezar con unos minutos para ponerse al día y socializar antes de empezar a trabajar. Cuando veo a empleados socializando en vez de trabajando, no me molesta. El trabajo es más que solo cumplir fechas: los empleados necesitan cumplir un propósito, y es mi tarea crearlo. Recuerda que no hay una respuesta correcta. Si estás de acuerdo con las tres afirmaciones, eres un gestor orientado a las relaciones. Si no estás de acuerdo con ellas, eres un gestor orientado a las tareas. Si quieres administrar por objetivos, tendrás que presionar a tu equipo. Piensa en tu estilo y en qué podría implicar cuando interactúas con él. Recuerda que la mayoría de empleados están orientados a las relaciones. Si eres un líder más orientado a tareas, recuerda estos consejos: identifica momentos específicos para crear interacciones sociales, para hablar de la vida y no solo del trabajo. Puede ser al principio de una reunión, o que el equipo se vea y haga una tertulia los lunes por la mañana. Segundo, tienes que dar poder al menos a una persona para que hable contigo en privado si tu estilo se vuelve demasiado dominante. Como a veces representamos un estilo sin pensar en ello, es útil tener una fuente honesta de feedback. Por último, esfuérzate por dar gracias y mostrar gratitud cuando se haga bien el trabajo. Como para un líder orientado a las tareas la responsabilidad es importante, tiene que equilibrar ese enfoque con el agradecimiento sincero. Si eres un gerente orientado a relaciones, ten en cuenta estos consejos. Haz actualizaciones electrónicas individuales y en grupo para hacer ver al equipo que entiendes su estado y progreso hacia la meta. Cuanto más pendiente te vean, más tendrás que mostarles que valoras la rendición de cuentas para próximos hitos. También tú necesitas un confidente, en este caso para que te diga si socializas demasiado en vez de centrarte en el rendimiento del equipo y sus metas. En otras palabras, está bien que te vean social, pero no que te vean blando. Por último, asegúrate de comunicarte apropiadamente con tus compañeros y tu jefe para que entiendan el progreso del equipo. Cuanto más positivo y social es el grupo, con más motivo tendrás que mostrar las pruebas de que eres productivo y que no solo te lo estás pasando bien. No se trata de que centrarse en las relaciones o en las tareas sea correcto o no. Se trata de saber cuál es tu enfoque, y mientras funcione, no tendrás que cambiarlo. Sigue estos consejos y seguro que verás los beneficios de tu estilo y te ahorrarás dolores de cabeza.

Cómo administrar por objetivos

Aprende a cambiar tu mentalidad, desarrollar una cultura de motivación y rendición de cuentas, tomar decisiones que importen y mantener una excelencia continua en tu trabajo.

1:16 horas (19 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:30/11/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.