Gestión empresarial: Trucos semanales

Encuentra el propósito de tu trabajo

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1268 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:39
  Añadir a marcadores

Transcripción

Es importante que tus empleados sientan que tienen un propósito. Muchos apenas toleran sus trabajos, saben que deben trabajar, sienten que el jefe es justo y aunque no aman lo que hacen, cumplen con las exigencias, lo toleran. Es una realidad deprimente. No importa cuánto amen el trabajo que hacen, quiero que sepas que tienes el poder de ayudarlos a sentir que tienen un propósito. Por propósito me refiero al sentido positivo de hacer algo importante, algo que añade valor, algo que te hace sentir bien cuando lo terminas. Con el jefe correcto y el equipo adecuado, cualquier trabajo puede tener un propósito. Ayuda a tus empleados a tener un propósito con estas tres pautas. Primero, piensa más flexiblemente sobre cómo asignar roles. Sabemos que la gente es contratada para hacer ciertos trabajos y que las descripciones del trabajo a menudo parecen rígidas, pero no tienen que serlo. A medida que las necesidades cambian y la gente crece, mantén un diálogo abierto con tus empleados para que puedas detectar oportunidades para ajustar sus roles o para cambiar completamente su papel. Cuanto más coincidan sus habilidades e intereses con el trabajo que les das, más naturalmente sentirán un propósito en su trabajo. Luego busca formas creativas de conectar a los empleados con el resultado final de su trabajo. La mayoría de los trabajos son parte de una larga cadena de tareas que tiene como fin un cliente, pero el tipo de cuentas por pagar nunca llega a ver a esos clientes felices, la mayoría no lo hace. Pero puedes cambiarlo, usar notas, correos de voz o vídeos de un cliente puede hacer maravillas. Imagina que estás sentado en un cubículo procesando solicitudes hipotecarias, ¿qué pasa si recibes un e-mail de un cliente agradeciéndote por ayudarlos a convertirse en propietarios por primera vez? De pronto, lo que haces en ese cubículo tiene un propósito. Por último, siempre esfuérzate por construir relaciones positivas. Muchos estudios indican qué motiva a los trabajadores y no siempre es dinero, anhelan relaciones positivas, respeto y un sentimiento de inclusión, todo lo cual crea un sentido de propósito. Algunos piensan que tienes que tener el trabajo ideal para sentir que tienes un propósito. No es verdad, cualquier trabajo puede dar satisfacción si has alineado inteligentemente a los empleados con sus roles, si los has conectado con el resultado final de su trabajo y si has mantenido relaciones positivas sinceras. Estas tácticas les ayudarán a ser más productivos y a entender que el trabajo es importante y que tienen un propósito.