El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Fundamentos del personal branding

Elige la tipografía que te representa

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En este vídeo veremos por qué, para la elección de una tipografía que te represente, será importante que tengas en cuenta qué quieres comunicar, con qué estilo, porque ello definirá qué tipo es el más representativo para la intención buscada.

Transcripción

Las personas especialistas en tipografía se dedican a elegir letras diseñadas con un determinado estilo para desarrollar una labor de publicación e impresión. La cual hace referencia a los elementos, letras, números y símbolos pertenecientes a un contenido impreso, ya sea en soporte físico o digital. Lo mismo que para la elección de un lenguaje determinado, y de colores para tu marca personal, para la elección de una tipografía que te represente, será importante que tengas en cuenta qué quieres comunicar, con qué estilo, porque ello definirá qué tipo es el más representativo para la intención buscada. Según una nota en la revista Forbes, la mayoría de las personas escriben con una tipografía al azar, los correos electrónicos, las presentaciones o los documentos, o simplemente lo hacen, con aquella que más les gusta, según su criterio personal. La realidad, es que cada tipografía dice algo, cada tipografía se lee e interpreta de una manera distinta a otra. También influye si escribimos en cursiva o en mayúsculas, si lo haces en cursiva, darás cierta sensación de velocidad a la persona que lo está leyendo, además, añade cierto valor manual, recordando la letra escrita a mano, de ahí que se emplee en citas muchas veces. Cuando sea en mayúsculas, estarás dando a entender que estás gritando, cuidado con ambas, es importante no abusar de ellas. Hay tipografías cuyas letras son más delgadas que otras, cuando redactamos con una tipografía gruesa, damos una sensación de poder, de fuerza, es algo más tosco, de todas maneras. Al hacerlo con una más fina, mostramos más delicadeza, más cuidado. Por supuesto, es importante no usar más de una tipografía en un mismo texto. Estas son las cuatro ramas tipográficas principales, y con cada una expresaremos un mensaje distinto. Así que úsalas de forma correcta. Romanas: basadas en la escritura manual presentando contrastes en los trazos y remates en las letras. Serifas: pueden producir una sensación de amabilidad, normalidad, humanidad, tono cercano. Las típicas son "Garamond, Baskerville, o Times". Didonas o modernas: gran contraste de los trazos finos y gruesos, transmiten elegancia, distinción o delicadeza. Son muy asociadas a la moda. La típicas son "Didot o Bodoni". Egipcias: permiten una sensación de confianza, firmeza. Tienen trazos gruesos, y los remates o serifas tienen el mismo tamaño que el resto de los trazos. Las típicas son "Clarendon o Archer". "Sans serif" o palo seco: son neutras en su mayoría, buscando no transmitir ningún tipo de connotación. Aunque suelen transmitir seriedad y formalidad. Las típicas son "Helvética o Futura". Y dentro de esta familia, hay otras tres sub-familias, las grotescas, las humanistas y las geométricas. Nuevamente, un buen diseñador gráfico será quien mejor pueda ayudarte a escoger una tipografía que te represente, que encuentre la asociación entre tus objetivos, tu forma de ser y hacer y tus valores. Luego tú, deberás seleccionar aquella con la que más cómodo te sientas y te represente.

Fundamentos del personal branding

Aprende a desarrollar y gestionar tu marca personal de forma que puedas obtener más contactos y negocios para tu empresa. En definitiva, mejorar en tu carrera profesional.

1:42 horas (24 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:23/01/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.