Gestión financiera: Punto de equilibrio

El punto de equilibrio calculado en moneda

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Una de las posibilidades de cálculo del punto de equilibrio son las unidades monetarias. Veamos en qué consiste.
03:57

Transcripción

El punto de equilibrio en unidades físicas es quizá el modelo de cálculo más básico que podemos encontrar en cualquier manual de economía de empresa. Pero, como se puede intuir, no es el único. El modelo más utilizado es el que veremos ahora, calculado en unidades monetarias. en este caso se trata de cocinar de forma diferente, pero siguen siendo necesarios los mismos ingredientes: costes fijos, costes variables y precio de venta. En este caso, en lugar de margen de cobertura unitario, lo necesitamos en porcentaje. Y se obtiene por diferencia entre uno y el llamado ratio de coste variable. El ratio de coste variable es simplemente el coste variable respecto del precio de venta. Pongamos el mismo ejemplo sobre el que hemos calculado el punto de equilibrio en unidades físicas. Pero ahora en unidades monetarias. Recordamos que deseábamos organizar una jornada solidaria que incluía un concierto y después una comida. El precio por asistente lo hemos fijado en 50 euros. Al cáterin le pagábamos 20 euros por cada comida servida y a la orquesta 1200 euros. En lugar del número de asistentes, queremos conocer la facturación necesaria, la recaudación, lo que coloquialmente decimos la caja necesaria para no tener pérdidas. Algo que parece bastante lógico. ¿Será suficiente con 1500 euros? ¿O con 1800? El coste fijo es la orquesta, a la que le pagaremos 1200 euros independientemente de la caja que hagamos. Es un precio fijo. Por otro lado, el coste variable serán los 20 euros del cáterin, que pagaremos por asistente. Luego irá proporcional a nuestra actividad en las ventas de entradas en este caso. Lo calculamos fácilmente con la fórmula que acabamos de ver. Primero, el ratio de coste variable, que será 0,4: se obtiene de dividir 20 entre 50, coste variable respecto del precio de venta. A continuación, calculamos el margen de cobertura en porcentaje, que será 0,6, 1 menos 0,4, que es el ratio de coste variable. Ahora ya podremos dividir los costes fijos entre el margen de cobertura porcentual. En el numerador indicamos 1200 y en el denominador tendremos 0,6. El punto de equilibrio dará como resultado 2000 euros, que será el mínimo de venta de entradas para no perder dinero en la organización del evento. En caso de la fábrica de sillas, si sus costes fijos son 10 800, los variables 60 y el precio de venta 150; calculamos primero el porcentaje de coste variable respecto de las ventas, que será 60 entre 150, 0,4. Y, a continuación, el margen de cobertura porcentual, que será 1 menos 0,4, por tanto, 0,6. ¿Cuántos ingresos serán necesarios para llegar al punto de equilibrio? Dividiremos los costes fijos entre el margen de cobertura y, como probablemente estéis calculando, el resultado será de 18 000. A partir de ahí, obtendremos beneficio. Es obvio y vale la pena insistir en la idea de que el punto de equilibrio no es el objetivo, sino el punto crítico. Las empresas tienen el propósito de superar siempre el punto de equilibrio y, por tanto, producir y vender una cantidad superior. En nuestra fábrica de mesas, no queremos vender 18 000 euros. Porque efectivamente no tendremos pérdidas, pero tampoco beneficio. Querríamos vender 28 000 o la máxima cifra posible. Es decir, alejarnos del punto crítico. Pues bien, la diferencia, la distancia, entre la facturación real y el punto de equilibrio se llama margen de seguridad.

Gestión financiera: Punto de equilibrio

Domina el concepto de punto de equilibrio y el modelo de cálculo en el ámbito empresarial fundamental para la buena salud de una empresa y para garantizar su supervivencia.

1:32 horas (21 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
Fecha de publicación:30/03/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.