El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Cómo crear equipos de alto rendimiento

El proceso de toma de decisiones

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Para que tu equipo de alto rendimiento cause un impacto, tienes que tomar decisiones. Por eso eres el jefe. Para ello existe un proceso específico que puedes seguir. Prepárate para tomar la decisión, tómala, comunícala, ejecútala y mídela y haz ajustes.
07:28

Transcripción

Para que tu equipo de alto rendimiento cause un impacto tienes que tomar decisiones, por eso eres el jefe. Para ello existe un proceso específico que puedes seguir. Primero tienes que prepararte para tomar la decisión, después la tomas; fíjate que es el segundo paso del proceso. A continuación tenemos tres elementos fundamentales. Tienes que comunicar la decisión a los demás, dales a conocer lo que has decidido y por qué, luego tienes que ejecutar la decisión. Solo porque decimos que vamos a hacer algo no significa que se haga, tienes que controlar su ejecución. Por último, tienes que medir y hacer ajustes. Si la decisión va bien, sigue por ese camino. Sin embargo, si alguna medida te indica que ha sido una mala decisión, tienes que retroceder para hacer una revisión y quizás tomar otra decisión. En la toma de decisiones tenemos cuatro estilos, el primero es el autocrático: una persona es la que decide sin tener en cuenta la opinión de los demás. La decisión se toma de manera rápida y decisiva. El segundo estilo es el participativo. En este estilo el responsable de la decisión es una sola persona o bien un grupo pequeño, pero antes de decidir tiene en cuenta la opinión de los demás. El tercer estilo es el democrático. Las partes involucradas se reúnen en una sala y votan, ganará la opción más votada. El último estilo es el consensuado. Antes de seguir adelante, todos los involucrados tienen que estar de acuerdo con la decisión. Muchas veces tendemos a tomar decisiones de manera consensuada, a veces es la mejor forma, pero no siempre, ya que están en juego varias compensaciones. Para optar por el mejor estilo, evalúa la decisión en función de dos criterios. Primero, la premura de la decisión. Determina si es urgente y tienes que decidir ahora mismo para evitar consecuencias negativas o perder una oportunidad muy valiosa. Tal vez no hay apuro y tengas mucho tiempo para decidir. El segundo aspecto para determinar el estilo de la toma de decisiones es la relevancia de la decisión. Tendremos decisiones minúsculas y decisiones mayúsculas. Dependiendo de la premura y la relevancia de la decisión, elegiremos un estilo u otro. Veamos. Si tenemos una decisión relativamente minúscula pero urgente, lo mejor es que usemos el estilo autocrático. No es necesario involucrar a mucha gente porque las decisión es mínima, al igual que el riesgo a equivocarme. No necesito más opiniones para mitigar el riesgo y tengo que actuar rápidamente. No tengo tiempo para involucrar a más personas, debo decidir ya. Si la decisión es mayúscula pero dispongo de mucho tiempo, voy a recurrir al consenso para decidir. Tengo mucho tiempo, va a tomar mucho tiempo que todos los involucrados se pongan de acuerdo, pero en este caso lo tengo. Además, es una decisión relevante, así que quiero que todas las personas interesadas den su opinión, quiero que todos estén conformes. Recuerda que solo por tomar una decisión no quiere decir que se ejecute. Mediante el consenso consigo la aprobación de todos. Cuando la ponga en práctica todos estarán de acuerdo. El tercer estilo es el participativo, es el más apropiado cuando tenemos una decisión mayúscula pero no disponemos de tanto tiempo. Con una decisión así, necesito tener otras opiniones, así que tengo que involucrar a otras personas para decidir. Y puedo minimizar el riesgo reuniendo información adicional. Voy a conseguir su consentimiento para que, cuando ponga en práctica la decisión, tenga la seguridad de que va a salir bien. Otro motivo para usar este estilo es que urge decidir y no dispongo de tanto tiempo como para aplicar el estilo consensuado. Necesito recopilar información pero tomar la decisión rápidamente. El último estilo es el democrático. Lo puedo aplicar cuando dispongo de mucho tiempo, la decisión no es urgente y es poco relevante. Puedo reunir en una sala a las personas involucradas, darles información y un poco de tiempo, y no tengo prisa. La decisión no es muy importante, así que no resuelvo las cosas mediante consenso, hacemos una votación y simplemente tomamos la decisión. Además, podemos tomar tres tipos de decisiones. El primero es una decisión sin inconvenientes. No importa cual sea la decisión, va a ser la correcta. El segundo tipo es el de las condiciones favorables. Al comparar los riesgos y las recompensas, parece que tengo más probabilidades de estar en lo cierto y de conseguir beneficios. El tercer tipo se juega todo a una sola carta. El futuro es incierto, no sé qué va a pasar, pero tengo que actuar ahora o perderé esta oportunidad, y puedo obtener una gran recompensa o encontrarme con muchos inconvenientes. Al tomar decisiones ten en cuenta el ciclo, prepárate, tómala, comunícala, ejecútala y mide y ajusta. Delibera sobre el estilo de decisión que vas a aplicar en función del apremio y la relevancia de la decisión. Y sé explícito sobre el tipo de decisión que intentas tomar: si no hay inconvenientes, si es favorable o lo juegas todo a una carta. Si tienes en cuenta este proceso, el estilo de la toma de decisiones y los tipos de decisión, sabrás decidir de manera más rápida y eficaz.

Cómo crear equipos de alto rendimiento

Desarrolla y crea equipos de alto rendimiento, algo que te va a permitir mantener a tus empleados y tu empresa al más alto nivel y compitiendo por opciones de negocio.

2:18 horas (29 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:23/08/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.