Aprende a resumir

El mejor entrenamiento para sintetizar

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Buscar cosas en Google es el mejor entrenamiento para experimentar con los resúmenes y la obtención de palabras clave: los resultados que obtendremos serán como un terrible profesor que nos indica desapasionadamente qué tal es nuestro proceso de síntesis y cómo podemos mejorarlo.
05:49

Transcripción

No hay mejor entrenamiento a la hora de sintetizar contenido que buscar la esencia propia de nuestras necesidades cuando hacemos búsquedas en Internet. Es el entrenamiento definitivo, porque intentamos buscar una información concreta a veces basándonos en unas necesidades muy difusas de información. Internet está lleno de tutoriales que explican las características técnicas de una búsqueda utilizando, por ejemplo, operadores "booleanos", el uso de comillas y otros trucos y tácticas, pero a la hora de expresar esa búsqueda que queremos realizar en unas muy pocas palabras clave, la cuestión se dificulta notablemente, porque, bueno, eso es algo que tienes que saber tú, nadie te lo va a explicar. Al final, la gente, en general, no busca porque no sabe buscar e incluso cuando domina la parte técnica de las búsquedas es incapaz de seleccionar aquellas palabras clave necesarias para encontrar la información deseada y eso es capacidad de síntesis necesaria para hacer un resumen y una búsqueda en Internet es el resumen máximo. Solo hace falta unas muy pocas palabras para encontrar lo que se busca, a veces en cantidades ingentes, pero el problema es saber elegir esas palabras, es la clave de todo. Para empezar, los buscadores no entienden del lenguaje natural. De hecho, en la mayoría de las ocasiones los confunden notablemente, por lo que escribir una frase de búsqueda que empiece por: "me gustaría encontrar esto o aquello" es un error terrible, porque los buscadores utilizan cada palabra como un concepto clave en la búsqueda y, por lo tanto, es tan malo la falta de palabras clave como el exceso de las mismas. ¿Cómo elegir entonces unas buenas palabras clave? Va a depender mucho del tipo de búsqueda que hagas, si es información o si es una acción. Para empezar, tienes que tener en cuenta que las palabras clave para cualquier búsqueda tienen que estar dentro del propio texto del documento que buscas, así que la primera regla es pensar en palabras comunes que ha usado la persona que ha escrito el documento que te interesa y que estén directamente relacionadas con tu interés. Estas palabras han sido indexadas por el motor de búsqueda de forma que cuando las utilizas, obtienes resultados. Porque una búsqueda por intención, de esas que incluye la frase "me gustaría", lo único que obtiene es personas con tu misma inquietud o necesidades. Precisamente por eso, empezar una búsqueda con un "me gustaría" devuelve resultados de personas que tienen tu misma inquietud y están buscando la información que necesitas y eso no es un buen resultado. Así que lo primero que aprendemos es que nos tenemos que poner en el lugar de quien escribió el contenido y utilizó una serie de palabras que nosotros tenemos que identificar como elementos básicos y válidos para una búsqueda, síntesis inversa, si la quieres llamar así. Después llega el momento de la propia estructura de la cadena de texto que vamos a utilizar para una búsqueda. Lo principal es ir acotando el contenido sintetizado a un elemento principal y añadiendo palabras clave detrás que vayan definiendo los parámetros de esa búsqueda. Aunque muchas veces el orden de estas palabras clave en la búsqueda parece que da igual, mantener esa estructura de empezar por el entorno global y luego ir añadiendo cualidades nos ayudará siempre a estructurar un resumen, y en el caso de las búsquedas se trata del resumen máximo. Volvamos a nuestro ejemplo sobre'Juego de tronos' como una búsqueda de información. Si queremos encontrar información sobre un personaje de'Juego de tronos', empezaremos precisamente por utilizar la cadena de texto "Juego de tronos", entre comillas, para activar la literalidad como palabra clave principal. Y a continuación añadiríamos las palabras clave que definen a ese personaje. Si conocemos su nombre, es muy fácil, solo tenemos que añadir su nombre. Pero si no conocemos el nombre y sí algún dato relacionado con ese personaje, lo añadiremos a continuación, como, por ejemplo, las palabras clave'cojo', 'tuerto', grande', 'enano'. La segunda opción es la búsqueda de una acción. En la mayoría de los casos, es para aprender a hacer algo y nuestra primera intención es utilizar la palabra 'cómo' o utilizar las palabras clave 'cómo hacer', cuando esto no es lo importante a la hora de sintetizar nuestra búsqueda. ¿Qué es lo importante? Lo importante es el verbo, aquel que define la acción sobre la que necesitamos información. Pero pongamos un ejemplo. Si yo busco información sobre el envío de correo electrónico, una búsqueda con una serie de palabras clave que confundirán al buscador será: "¿cómo hago para mandar correo? " Porque aunque parezca una selección de palabras clave adecuadas, son tan genéricas y poco específicas y añaden información tan poco relevante que lo más probable es que nos acabemos encontrando un tutorial sobre cómo escribir una carta, meterla en un sobre y pegarle un sello. Las palabras clave correctas serían: "enviar correo electrónico" y después indicar la plataforma sobre la que estamos interesados, el tipo de cuenta, etc. A partir de este punto, recibiremos una serie de resultados relacionados con tutoriales sobre el envío de correo electrónico, clientes de correo y más. La acumulación de palabras clave no es garantía de obtener el mejor resultado, sino la selección de aquellas que sean más acertadas y que se utilicen con más frecuencia. Aunque la frecuencia del uso de esas palabras no implica el mejor resultado, estadísticamente es mucho más fácil que encontremos información que si utilizamos palabras clave que no son frecuentes en el vocabulario general. Solo hay un caso en el que estas palabras clave, poco frecuentes, son válidas o útiles y es en la búsqueda de información muy específica, generalmente orientada a documentación científica o técnica.

Aprende a resumir

Aprende qué es realmente un resumen, cómo puedes emplearlo, cómo extraer las ideas principales, y luego, cómo plasmarlo. Además, aprenderás a sintetizar pensamientos complejos.

56 min (15 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:21/07/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.