Comunicación interpersonal

El cuestionamiento

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1267 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En este caso no hablamos de cuestionar en el sentido de poner en duda de manera negativa lo que afirma la otra persona, sino de realizar preguntas. Vamos a ver brevemente los tipos de preguntas que hay cómo nos puede ser útil cada uno de ellas.

Transcripción

Cuestionamiento, según la Real Academia Española, es la acción y efecto de cuestionar. Y cuestionar, según la misma fuente, es controvertir un punto dudoso proponiendo la razones, pruebas y fundamentos de una y otra parte. Es decir, en este caso, no hablamos de cuestionar en el sentido de poner en duda de manera negativa lo que afirma la otra persona. Se trata de hacer preguntas. Vamos a verlo brevemente. Existen cuatro tipos de preguntas: primero, las preguntas cerradas, las que solo tienen una respuesta, sí o no. Por ejemplo: "¿Estás contento con mi trabajo?" Técnicamente, solo podemos responder a esa pregunta con sí o no, sí lo estoy o no, no lo estoy. Pero es un poco breve, ¿no te parece? Este tipo de pregunta no siempre permite desarrollar el tema y la pregunta de mi ejemplo es una pregunta cerrada: "¿Piensas que no estoy satisfecho con tu trabajo porque no has alcanzado los objetivos, no?" Por suerte, en general, tu interlocutor responderá algo más que sí o no y desarrollará el tema. Por si no es el caso, es mejor plantear preguntas abiertas. Algunos ejemplos de preguntas abiertas serían: ¿Qué te hace pensar que no estoy satisfecho con tu trabajo? Aquí no se puede responder con un monosílabo, hay que dar más información, para así desarrollar la conversación. Hay preguntas que sugieren, más bien en un modo interrogativo van a orientar la respuesta. Por ejemplo: ¿No crees que tu trabajo se juzga sobre todo en función de la calidad de las relaciones que estableces con los clientes? En esta pregunta la respuesta se ve claramente influenciada. Puede ser útil en la conversación, pero si la usas no olvides que cierra las puertas. Diriges el espíritu de tu interlocutor para llevarlo donde quieres, con actitud más directiva. Hay preguntas de enlace que te permiten tener más contexto o mayores explicaciones y profundizar en lo que quiere decir o lo que piensa tu interlocutor. Por ejemplo: ¿En qué medida influyen tus asuntos personales en tu trabajo? Hay preguntas espejo, algo parecidas a la pregunta que te propuse al inicio: retoma los términos de tu interlocutor y los transforma en pregunta. Por último, hay preguntas más bien informativas, que permiten precisar los detalles por puntos: quién, qué, dónde, cuándo, hasta que llegas a algo que no te resulta claro. Por último, antes de sacar conclusiones, antes de encabezar tu tema, es útil preguntar, para estar seguro de haber recorrido tres etapas importantes. Una etapa de desarrollo que permite enriquecer tu comprensión de lo que dice el otro, porque sus primeras ideas siempre están incompletas. Alguien que se expresa no dice todo lo que quiere decir de manera espontánea la primera vez, hay que profundizar y permitirle decir todo lo que quiere. Esto pasa por preguntas abiertas y preguntas de enlace. A continuación, cuando te da la impresión de que tu interlocutor ha dicho ya todo lo que realmente quería, hay una etapa útil de precisión que utiliza preguntas más bien informativas. Tienes que prestar atención a no dejar de lado las informaciones útiles, las precisiones necesarias que podrían hacerle entender mal la situación y evaluarla mal: dónde, cuándo, cómo, con quién, etc. Por último, valida que has entendido bien, que lo que piensas, lo que entiendes corresponde realmente a la realidad y a lo que tu interlocutor quiere decir. Prueba alternativas con forma de pregunta: ¿Quieres decir que no te satisface tu trabajo? ¿Hubieras estado más satisfecho con tu trabajo si...? Y terminas con preguntas cerradas, que te permitirán validar realmente lo que dice el otro.

Comunicación interpersonal

Aprende a comunicarte de una manera eficaz, para lo que es importante tanto expresarse bien como interpretar las respuestas y reacciones de nuestro interlocutor.

Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:20/09/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.