InDesign profesional: Tipografía y ortotipografía

Diferencias entre rayas y guiones

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1145 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Dentro del juego de caracteres de la mayoría de tipografías hay varios signos horizontales que son muy similares pero que debemos utilizar para situaciones diferentes. Son el guion, la raya corta, la raya y el símbolo matemático menos.
09:36

Transcripción

Dentro del juego de caracteres de la mayoría de tipografías, no de todas pero sí de la mayoría o al menos de las profesionales, hay varios signos horizontales, que he puesto aquí, que son muy similares, porque al final no dejan de ser rayas de diferentes longitudes, pero que debemos utilizar para situaciones diferentes, así que vamos a ver cuáles son las características de cada uno y para qué deberíamos utilizarlas. Primero, te las voy a presentar. El primero de ellos, de estos símbolos o de estos signos, es el guion, que además tiene una estructura diferente a la de la raya o de la semirraya, dado que tiene los bordes oblicuos. Aquí tenemos la raya corta o semirraya, aunque lo más normal es leer que la denominación es 'raya corta' y la 'raya normal'. Y por otro lado tenemos el 'menos', que lo he puesto junto al 'más', que no tiene nada que ver con este grupo, pero que sí que quería que se viera junto al 'más', que es en realidad con quien debe funcionar, con otros símbolos matemáticos y con números, mientras que estos otros pues van a funcionar en la mayoría de los casos entre letras. Hay que saber cuándo utilizar el menos, la raya corta y la raya. Y que cuando estamos poniendo 3 menos 2 es igual a 1, no usamos el guion para ese menos, sino que usamos el símbolo menos, que tiene una longitud y está alineado verticalmente como corresponde. Para que me creas y veas que no son 3 rayas iguales, esta sí que se nota por la longitud, pero el menos parece que es muy parecido a la raya corta o semirraya, cuando vemos que no, que el menos es un poquito más largo y que además está alineado verticalmente un poquito por encima para que quede mejor junto a los números. Así pues, vemos que son 4 elementos diferentes. Vamos a borrar ya el 'más' y nos quedamos con estos 4 elementos. Voy a dejar en azul los que irán en la mayoría de las ocasiones entre letras y el símbolo matemático menos. Vamos a empezar, por ejemplo, a hablar de la raya, que suele indicar separación, suele utilizarse para enumerar listas, para diálogos, por ejemplo, que es donde tú lo habrás visto o estarás más acostumbrado a verlo seguramente, porque esto lo hemos visto todos. El típico diálogo: Hola, buenos días. Buenos días, le contestó ella. Estamos muy acostumbrados a ver este uso de la raya. No es un guion, siempre es una raya. Y cuando hay un intercambio de líneas de diálogo, en una novela por ejemplo, a cada uno de los personajes, pues cada vez que cambia el interlocutor se introduce una raya. Se pone al principio de la línea de diálogo. Lo mismo para hacer un inciso, que muchas veces los escritores utilizan para ir orientando un poco al lector y que veamos quién está hablando en ese momento. Hola, buenos días, raya, buenos días, espacio, raya, y aquí pegado, le contestó ella. Y el otro uso más habitual sería el de inciso. Ya como un nivel diferente a cuando hacemos un inciso entre comas o entre paréntesis, hay un nivel mayor, o que suele considerarse, como digo, un tercer nivel para incisos que no tienen mucha conexión con el contexto o incluso si son irónicos, por ejemplo, también se utilizan mucho. A mí, personalmente, me gusta la raya más que los paréntesis, por ejemplo. Cuando hago un inciso que sí que tiene que ver bastante, que simplemente es una pequeña aclaración de lo que estoy contando, uso las comas. Y si no utilizo las rayas. Me parece que es una solución mucho más elegante que el paréntesis, que lo reservo para otro tipo de cuestiones. Por ejemplo: Tengo que reconocer —aunque no esperaba demasiado de esa fiesta— que me lo pasé genial. Por ejemplo. Tengo que reconocer que —aunque no esperaba demasiado de esa fiesta— que me lo pasé genial. Aquí estamos haciendo un inciso que podría ir entre comas, pero si no tiene nada que ver con el contexto, si es un pensamiento aparte, si queremos ser un poco irónicos o mordientes, como en este caso, podemos ponerlo entre rayas, como digo, también entre paréntesis o entre comas, aunque yo personalmente prefiero las rayas porque me parece una solución tipográfica mucho más elegante. Para utilizarlas: Tengo que reconocer, espacio, raya, y aquí pegado, empieza el inciso, cuando termine el inciso, pegado, raya, espacio, y seguimos escribiendo. Esto en inglés, por ejemplo, es diferente. En castellano, en español, sería así. ¿Cómo accedemos a la raya? En Mac, presionaríamos Alt, Shift o Mayúsculas y la tecla de guion, y nos aparecería la raya. Y en Windows, presionaríamos la tecla Alt y en el teclado numérico 0151. 0151 y accederíamos a la raya en Windows. En Mac, Alt, Mayúsculas, guion. Vamos a por la siguiente, la semirraya, que es esta de aquí, que es una herencia directa del inglés, este símbolo en español no existía hasta hace 50 años, y por eso no tiene un uso fijo, un uso tradicional, por decirlo así, o histórico. Así que, hay que saber que está allí, se saca con Alt, guion, en Mac. Recordemos que la raya larga era Alt, Shift, guion. Aquí sería solo Alt, guion. Y en Windows, pues si la raya era Alt + 0151, uno menos sería la raya corta o semirraya, que sería Alt + 0150. Yo lo utilizo a veces, sí que es verdad, para por ejemplo poner una fecha: 1984 hasta 1990, por ejemplo. Pues si veo que este guion se me queda un poquito corto, yo para los intervalos —si ponemos una raya vemos que es una exageración— uso la semirraya. Me parece una solución tipográfica mucho más elegante. Y lo mismo para los incisos, como el que estábamos viendo antes: Tengo que reconocer —aunque no esperaba demasiado— bla bla bla bla bla bla... que si vemos que, por lo que sea, estéticamente queda un poquito exagerada la raya y vemos que nos rompe el ritmo de la maquetación, el color de la página se rompe cada vez que ponemos una raya, no hay nada inamovible no ponemos nunca guiones, ponemos semirrayas y solucionado, si la raya de esa tipografía es lo suficientemente larga para entenderse que es una raya. Por ejemplo, con guiones veríamos que no funciona este inciso. Y por último, antes de pasar al 'menos', el último de los símbolos de texto sería el guion, que tiene tecla propia, así que en el teclado podemos poner tantos guiones como queramos, y que se utiliza para indicar la unión de dos palabras. Por ejemplo, vamos a poner 'científico-técnico'. Se unirían estas dos palabras, cuando hay palabras compuestas, —además esto es recomendación directa de la RAE— se unirían con un guion y sin espacio entre las palabras y el guion. Y luego el otro más que obvio uso es cuando... Voy a seguir con mi misma frase: Tengo que reconocer, ahora lo voy a poner con comas, aunque no esperaba nada de la fiesta, que me lo pasé genial. Vamos a ver si tengo activado lo de separar. Sí. Para esto también se utiliza el guion, no se utiliza la raya ni la semirraya, se utiliza el guion. Así pues, ya tendríamos estos tres elementos vistos y nos quedaría el 'menos', que se puede sacar desde el teclado numérico, pero que muchas veces la fuente o la configuración de nuestro teclado no es la correcta y no sale el símbolo de menos sino que sale el guion, con lo cual yo, para asegurarme siempre, lo que hago es ir a Pictogramas, en este selector elijo Símbolos matemáticos, y aquí ya tengo el 'igual', el 'mayor' y 'menor', el 'más' y por supuesto el 'menos'. Tengo el 'menos' e incluso tengo el 'por', que aprovecho para decir que cuando hacemos una multiplicación nunca utilizamos la equis, sino que utilizamos el símbolo 'multiplicar'. Hasta aquí, pues, el uso de los guiones.

InDesign profesional: Tipografía y ortotipografía

Aprende a dominar las pautas tipográficas más comunes y adéntrate en el mundo ortotipográfico para dar un aspecto mucho más profesional a todos los textos que realices.

2:52 horas (30 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.