El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Fundamentos de la evaluación del rendimiento

Cuida tu expresión

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La evaluación del empleado pondrá a prueba tus habilidades de comunicación más que en cualquier otra situación. En ella, tienes la posibilidad de añadir claridad y motivar, pero también corres el riesgo de crear conflictos y herir los sentimientos del otro.
04:19

Transcripción

Los empleados necesitan "feedback". En general, querrán saber si hacen las cosas bien y si cumplen las expectativas del jefe. A los jefes les encanta dar "feedback" cuando es positivo, pero es más difícil cuando es negativo o crítico, sobre todo al hacer la evaluación del empleado. Esta conversación formal, pondrá a prueba tus habilidades de comunicación más que en cualquier otra situación. En ella, tienes la posibilidad de añadir claridad y motivar, pero también corres el riesgo de crear conflictos y herir los sentimientos del otro. No puedes controlar cómo va a reaccionar a lo que le dirás, pero puedes reducir la negatividad eligiendo tus palabras cuidadosamente y diciéndolas de forma adecuada. El dicho de: "No es lo que dices, sino cómo lo dices" es falso, lo que dices importa. Y por eso tienes que haber hecho los deberes. Además, cómo lo dices es muy importante. Por eso debes prestar atención a tu forma de expresarte. La mayoría encuentra fácil decir frases positivas, por ejemplo, cuando alguien ha sido un gran trabajador no nos cuesta escribir y decir algo como: "Mejora el rendimiento de los demás" o "Sorprende a los clientes". Pero es más difícil cuando tenemos que usar frases negativas. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a dar "feedback" negativo y evitar problemas innecesarios. Primero, algunos temas y algunas palabras tabú. Nunca hagas apreciaciones sobre la edad, raza, género o discapacidad. No deben formar parte de una evaluación de rendimiento, y lo más probable es que te metan en problemas, así como a tu organización. Siguiente. Abstente de expresar gustos personales. Debes hacer una evaluación impersonal del empleado en relación con los objetivos y las normas. No compartir con él pensamientos personales sobre lo que te parece. Otro punto relacionado es llegar al punto de prácticamente desactivar tus emociones. Una pequeña cantidad es apropiada, pero deberías ser poco emocional menos de lo que serías normalmente y, en general, no muestres emociones negativas. También es importante que no te centres en afirmaciones generales como: "Eres bueno haciendo" o "Tus habilidades de comunicación pueden mejorar" son frases vagas y evasivas. En vez de eso, sigue tu afirmación general con "feedback" específico. En el caso de la comunicación, concreta si es la comunicación por "e-mail" o las habilidades de hacer una presentación. Cuánto más específicos sean los ejemplos, mejor. Otra norma es evitar las palabras y las frases extremas como: "siempre", "nunca" o "constantemente". Estas palabras son demasiado generales y resultan desagradables. Piensa cómo estructuras tus palabras. En una evaluación, es importante encuadrar las palabras de forma positiva. Por ejemplo, imagina que ves errores matemáticos en el trabajo de tu empleado. En la evaluación podrías decir: "Está claro que las matemáticas no son lo tuyo", eso podría ser preciso, pero es negativo y descortés. En vez de eso, puedes decir algo como: "Estoy seguro de que puedes aumentar la precisión de tu trabajo". Esto expresa la misma idea, pero de forma más positiva, de esta forma el empleado prestará más atención al "feedback" que le estás dando. También es importante evitar las frases que suenen inflexibles. Frases como: "Te equivocas", "Nunca haces" o "No me importa". Este tipo de frases hará que la persona deje de pensar y empiece a mover la cabeza como si estuviera escuchando, pero en realidad no lo hará. Sé más abierto y positivo. En vez de "Te equivocas", di "Yo lo veo de otra forma" o "Quizás hay una forma distinta de enfocar ese tema". Por último, nunca abordes un fracaso sin ofrecer claridad sobre cómo sería un buen resultado. Por ejemplo, no digas: "Los dos últimos trimestres ha disminuido tu productividad", sin añadir "Buscamos 100 concesiones por trimestre". Las palabras tienen mucho poder. Los empleados saben que la valoración será una parte permanente de su historial y afectará su futuro y sueldo. Y esto les produce estrés. Puedes reducirlo si eres cuidadoso con las palabras que utilizas. Empieza con estos ejemplos y darás la valoración que quieren escuchar.

Fundamentos de la evaluación del rendimiento

Aprende a establecer metas factibles para tus empleados, a darles feedback y cómo realizar las reuniones para hablar sobre el rendimiento que muestra cada miembro de tu equipo.

2:11 horas (27 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:24/04/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.