Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Fundamentos de la gestión de proyectos: Riesgos

Conoce los riesgos

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1288 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Cualquier cambio conlleva cierto nivel de riesgo. Tu forma de gestionarlo será lo que determine la diferencia. Vamos a ver distintos planteamientos para gestionar un riesgo cuando surja. La gestión de proyectos es la gestión de riesgos. Gestionar riesgos indica que eres consciente de los problemas y que has valorado tus opciones.
03:39

Transcripción

En los proyectos, hay cambios y estos conllevan riesgo. Los estudios indican que muchos gestores no están capacitados para afrontar bien los riesgos. ¿Estás preparado para gestionar el riesgo que surja en tu proyecto o en tu negocio? Cuando hablo de riesgos, me refiero a los sucesos que no han ocurrido. Existe una probabilidad de que ocurra algún tipo de hecho que cause un impacto en tu proyecto, este impacto puede ser positivo si todo va bien o negativo cuando las cosas salen mal. Conociendo la importancia de la gestión de los riesgos, veamos los dos tipos de riesgos principales: el positivo y el negativo. Los riesgos positivos se suelen llamar "oportunidades" y son hechos que hay que gestionar. Aunque no nos vamos a centrar en las oportunidades, la lógica y el proceso de gestionarlas son iguales que para los riesgos negativos. Sin embargo, en un proyecto, suele haber más instancias negativas, así que nos centraremos en este tipo de riesgo. Los riesgos negativos son hechos que pueden causar que tu proyecto se desvíe de su curso, así que es vital que les prestes atención. Estés lidiando con riesgos positivos o negativos, hay una serie de pasos normalizados para proceder con su gestión. Primero, tienes que identificar los riesgos de tu proyecto. Cuando ves que es probable que ocurra algo, deberías tomar medidas por adelantado antes de que afecte a tu proyecto. Sé proactivo en vez de reactivo. Para determinar apropiadamente cuándo actuar, tenemos el segundo paso de la gestión de riesgos, que consiste en valorar la probabilidad de que se cumpla un riesgo y determinar los riesgos que abordarás. Abordar un riesgo significa actuar. Determinar qué medidas implementarás es el tercer paso. Investigar alternativas para dirigir tu proyecto hace la sección menos turbulenta del camino o también puedes tratar de allanar esa parte del camino para que la conducción sea más cómoda. Sea cual sea la alternativa por la que te decidas, la idea es que el gestor determine a cuánto riesgo se expone su proyecto. El último paso del proceso de gestión es supervisar el riesgo de forma continuada. Es algo importante, ya que los riesgos van cambiando. Así que, deberías evaluar el proyecto constantemente para determinar su probabilidad y su impacto. Definir las consecuencias de un riesgo te ayudará a manejarlo. Lo último que te conviene es que el riesgo afecte a tu producto, el presupuesto o la calidad, cuando podrías haberlo solucionado. Cuando veamos cómo analizar los riesgos, ten en cuenta que la gestión de riesgos no quiere decir ir sobre seguro a toda costa. Cualquier cambio conlleva cierto nivel de riesgo. Tu forma de gestionarlo será lo que determine la diferencia. Te voy a ayudar a que valores distintos planteamientos para gestionar un riesgo cuando surja y no sembrar el caos en tus proyectos. La gestión de proyectos es la gestión de riesgos. Gestionar riesgos indica que eres consciente de los problemas y que has valorado tus opciones. Si entiendes el riesgo dentro de lo que quieres conseguir, tienes más probabilidades de que entregues el proyecto con éxito.

Fundamentos de la gestión de proyectos: Riesgos

Descubre cómo tramitar la tolerancia de las partes involucradas al riesgo, cómo crear un registro de riesgos y cómo mantener la continuidad del proyecto cuando estos aparezcan.

1:13 horas (20 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:27/04/2017

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.