Gestión empresarial: Trucos semanales

Comunícate con sinceridad

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1244 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:14
  Añadir a marcadores

Transcripción

Pasé muchos años predicando el poder del positivismo, es uno de mis temas favoritos y los estudios me dan la razón. Cuando somos parte de las relaciones positivas laborales, rendimos mejor y mostramos más lealtad y compromiso. Las relaciones entre empleados excepcionales valoran la sinceridad, incluso más que el positivismo y el civismo. Hablo de positividad en el contexto de un clima de rendimientos saludable. Eso significa que la sinceridad debe ser tan importante o más importante que el civismo. La sinceridad se refiere al diálogo abierto y franco. Se trata de una honestidad fuerte y directa, no es negativa, humillante o destructiva, se trata de tener conversaciones difíciles. Los buenos equipos tienen discusiones difíciles sobre la marcha cuando surge la necesidad y es precisamente porque su ambiente de trabajo es generalmente muy positivo y las conversaciones sinceras no son interpretadas como malas o como fuente de conflicto. De hecho, si tu equipo prefiere la cortesía y el constante positivismo y evita las conversaciones difíciles, te garantizo que su rendimiento está muy por debajo de su potencial. Sin franqueza, los problemas no se abordarán, el cambio necesario no sucede y el "statu quo" domina. Eso podría estar bien por un día, pero pronto se sentirá la falta de sinceridad. A nivel organizacional, una empresa que no promueva la franqueza tendrá problemas para competir. La competencia avanza rápido y tú tienes que ser ágil y flexible y eso solo es posible cuando tu equipo puede hablar sin temor. A medida que tu equipo aprenda a usar la sinceridad, es posible que alguien se incomode un poco, pero no te preocupes, ya que algunas personas ven la sinceridad como una fuente de tensión, podrían sentir que una conversación honesta y directa es algo personal. Tu trabajo es hacer que vean la sinceridad como una característica de la comunicación efectiva. Todo comienza contigo, si demuestras una comunicación franca, la fomentas y la aceptas de los demás, tener conversaciones sinceras y productivas será la norma, eso hará a tu equipo más productivo. El positivismo es vital, pero para lograr un alto rendimiento, también la sinceridad.