LinkedIn para empresas

Cómo tener una presencia profesional eficaz en LinkedIn

Ver videos gratis

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
El perfil personal no debe ser una copia del currículum del profesional. Vamos a ver unos cuantos consejos para sacarle partido a esta potente herramienta de marca personal y mejorar su uso profesional.

Transcripción

Uno de los usos más extendidos que hacen los profesionales que están en LinkedIn es buscar trabajo. Sin embargo, LinkedIn no es, o no debe ser, simplemente una versión digital de nuestro currículum. El objetivo debería ser la mejora profesional, sea para un cambio laboral, informarnos y formarnos en nuestro área profesional, enriquecer nuestra red de contactos, etc. Además, no hay que olvidar que la carrera profesional es algo dinámico y cada vez los cambios se producen con mayor rapidez. Es imprescindible estar reciclándose regularmente, conociendo las tendencias, herramientas y novedades continuamente, trabajemos en el sector que trabajemos. Y, por supuesto, hoy en día pocas personas permanecen toda su vida profesional en una misma empresa y un mismo puesto. Por tanto, si nos movemos en un mundo cada vez más dinámico y más rápido, nosotros como profesionales necesitamos seguir ese ritmo y aunque hoy no busquemos trabajo, mañana podemos querer o necesitar cambiar, y aunque hoy estemos cumpliendo perfectamente con nuestras funciones profesionales, mañana podemos habernos quedado obsoletos, y puede llegar alguien que sí se haya adaptado a los cambios y desestabilice tu "statu quo". Por lo tanto, sea cual sea nuestra situación actual, lo importante es aprovechar las herramientas que tenemos y, en este caso, LinkedIn nos brinda una oportunidad de oro. El mejor punto de partida para sacar partido a LinkedIn será optimizar nuestra presencia en la red empresarial. Veamos algunos consejos prácticos. Comenzaremos hablando de nuestro perfil en LinkedIn. La primera impresión es fundamental, como en el mundo "offline". Cuida el contenido y la imagen de tu perfil, y ojo con las faltas de ortografía. Pero vamos por partes. Pon un titular profesional que explique en unas palabras lo que eres y lo que haces. El extracto debe ser conciso y claro, redactado pensando en aquellos que quieres que lo lean. Céntrate en lo que puedes hacer por aquellos que te buscan. Olvida los tópicos: hay cosas que se presuponen y no hace falta ponerlas, como que estás habituado a trabajar duro. La imagen debe ser profesional, que no se note recortada de una fiesta ni se vean otras personas en ella. Y, por supuesto, que salgas favorecido o favorecida. Muestra tu mejor yo, pero siempre desde un punto de vista profesional. La imagen que transmitas debe ser acorde al sector o la profesión en la que trabajas. Si eres abogado y lo habitual es que trabajes con traje, no salgas en ropa deportiva, y si eres diseñador y lo habitual es un aspecto más informal, no pongas la foto de aquella boda en la que ibas de chaqué. Incluye métodos de contacto. Por supuesto que te pueden contactar a través de LinkedIn, pero si alguien está interesado en ti por la razón que sea debe tenerlo fácil para enviarte un "email" o llamarte, por lo menos, y a eso solo tendrán acceso tus contactos directos. Rellena tu experiencia profesional con información valiosa y relevante. Lo que no aporte nada a tu perfil no lo pongas y céntralo en tus logros. Los títulos grandilocuentes que no explican nada no son útiles. La información, solo si es pertinente. El cursito que hiciste hace 20 años de un programa informático que ya ni existe no aporta nada. Incluye elementos visuales en tu perfil. Recuerda que puedes adjuntar presentaciones, documentos, imágenes etc. Incluye enlaces a tu blog, tu web personal o tus perfiles en redes sociales, siempre y cuando lo que publiques tenga un interés profesional. También a tu "portfolio", si lo tienes, en alguna plataforma especializada. Si te mueves en un ambiente internacional o los idiomas son importantes en tu profesión, incluye tu perfil en esos idiomas. Incluye información complementaria, como voluntariado, aficiones, idiomas, etc. Haz las recomendaciones que consideres a personas con las que has trabajado, proveedores, etc. Solicita las que puedan ayudarte a reflejar cómo trabajas de manera positiva. Ten siempre tu perfil actualizado, tanto la experiencia laboral, cuando haya cambios, como tus conocimientos y aptitudes. Utiliza palabras clave para optimizarlo. Te ayudará mucho a posicionarte a nivel de SEO y con las búsquedas que se hagan dentro de LinkedIn. Además de tu perfil, la cartera de contactos también es importante. Amplía tu red de contactos. Pero no se trata de coleccionarlos sin más: hay que relacionarse con ellos. Es cierto que una red de contactos amplia te facilita llegar a otros contactos, pero no descuides la relación, especialmente con aquellos que son activos en la red y te permiten interactuar con ellos. Únete a grupos que te interesen y a los que puedas aportar. Puedes limitarte a ser un mero espectador y leer lo que los demás publican, pero lo recomendable es publicar contenidos propios y comentar y aportar sobre los ajenos. Participa, establece conversaciones, comenta, aporta y, de paso, déjate ver, demostrando que eres un experto en lo tuyo. Por último, muy importante: dedica tiempo a LinkedIn, a ver las actualizaciones de los demás, a comentar y a aportar, a informarte, a ampliar tu red de contactos y saber las novedades de los mismos. Por ejemplo, si han cambiado de empresa, han ascendido en su carrera profesional o simplemente publican algo relevante. Lee con regularidad lo que se publica en los grupos de los que formas parte. Aporta siempre que puedas, tanto con contenido original como aportando tu granito de arena a lo que publican los demás.

LinkedIn para empresas

Aprende a usar los servicios que LinkedIn te ofrece para mejorar tu presencia en su red empresarial. Ya seas un profesional o una empresa, con estas pautas no dejarás nada al azar.

2:32 horas (31 Videos)
Actualmente no hay comentarios.

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.